Decálogo fachonbloggersfacts

Tengo la inmensa fortuna de ganarme la vida con un trabajo que me apasiona y que me permite dedicar mucho tiempo cada día a navegar por decenas de blogs de moda. Puede que el tuyo sea uno de ellos. Puede que tú también pretendas convertirte en blogger profesional o editora de contenidos online algún día. Y puede que te estés preguntando por qué ninguna publicación se ha fijado todavía en ti, a pesar de que actualizas a diario y has dejado bien claro en tu bio que tu sueño es dedicarte al mundo de la moda.

La respuesta es muy sencilla: probablemente tu blog se encuentra dentro de este Decálogo cuyo cumplimiento te asegura que nadie va a tomarte nunca en serio, escribas lo que escribas.

(NOTA: Este decálogo va también dirigido a algunos de los llamados egoblogs, aunque desde mi punto de vista no son blogs de moda propiamente dichos, sino más bien diarios de estilo personal).

1. Empieza con un saludo cursi

Nada como encabezar un post con un !!!Hola Princesas!!!, o cualquier cursilada empalagosa similar. No importa que no sepas cómo se colocan las exclamaciones, lo importante es que haya muchas, para demostrar tu efusividad hacia tus lectoras y el entusiasmo que pones en escribir.

2. Escribe un párrafo en inglés macarrónico

Escribir en plan bilingüe tiene sus ventajas, no importa que tu nivel de inglés sea de Opening. Por un lado el texto abulta más y no se nota mucho que tienes poco que decir, y por otro, en el hipotético y poco probable caso de que alguien de habla inglesa te lea pensará que escribes mal en su idioma, pero que probablemente seas buena en el tuyo. Esto también funciona al revés, ya que las lectoras españolas que no hablen inglés (como tú, en realidad) te perdonarán las faltas de ortografía pensando que es porque el manejo de tantos idiomas te tiene un poco despistada.

3. Pon un solo post en cada página

El objetivo es ganar clicks a cualquier precio, y si para ello hay que fastidiar un poco a los lectores tampoco es tan grave. Es solo un insignificante daño colateral.

4. Incluye en cada post 18 fotos de tu look

El número puede aumentar hasta 50, pero en ningún caso debe ser menor de 18. Hay que mostrar tu estilismo desde todos los ángulos posibles, y es imprescindible incluir al menos una fotografía en la que te miras los zapatos con pose tímida, mientras con la mano izquierda sujetas el bolso y con la derecha te apartas el pelo de la cara. Súbelas con muchísima resolución, seguro que a tus lectoras no les importa esperar un ratito a que se cargue la página. ¿Que Google penaliza las páginas que tardan en cargar? ¡A ti plin! Los fotógrafos profesionales tiran cientos de fotos para seleccionar al menos una buena, qué culpa tienes tú de que todas las tuyas sean dignas de ser publicadas.

5. Deja claro que tienes un Mac/iPhone

Si eres algo vergonzosa y no te gusta subir fotos tuyas a tu blog, siempre puedes sustituirlas por las fotos de los últimos cosméticos que has comprado. La clave está en que dichos cosméticos estén estratégicamente colocados delante de tu Mac Book Pro, independientemente de que se trate de pintauñas cutres de Deliplús.

6. Jamás uses la etiqueta “more”

Pon las tropecientas fotos seguidas en la home, y que no te dé por dividir el post, no vaya a ser que alguien se pase sin verlo. ¿Otra vez Google dando la lata con el tiempo de carga de la web? No le hagas ni caso, al fin y al cabo a nadie le importa lo que diga Google, ¿verdad?

7. No te conformes con las negritas

¿Por qué conformarte con las sosas negritas, cuando tienes a tu disposición todos los colores del arco iris? No será serio, pero es taaan bonito

8. Pide a todos que se suscriban

¿Quién quiere seguidores espontáneos, pudiendo insistir de forma cansina en cada post para que sigan tu blog? Esta regla puede extrapolarse también a los comentarios en blogs ajenos: nada como escribir a diestro y siniestro en todos los blogs por los que pases cosas del tipo “ME ENCANTA. SÍGUEME http://cursiflowerblog.blogspot.com/”, independientemente de que hayas leído o no la entrada en la que lo escribas.

9. Opina aunque no sepas

No se puede hablar de física cuántica sin tener nociones sobre el tema, pero lo bueno de la moda es que si no tienes ni idea de patronaje siempre puedes hablar de lo mucho que se llevan los estampados de flores en tal o cual desfile. Lo importante es opinar. Además, despotricar de la última colección de Christian Dior queda muy pro, aunque nunca hayas llegado a oler siquiera un libro de Historia del Traje.

10. Que no falten los besitos rosas

Para terminar, remata la faena con una despedida que supere la cursilada del encabezamiento. Parece difícil, pero todo es ponerse. Valen despedidas del tipo “besitos rosas”, “xoxo corazones” o cosas que hagan que cualquier lector con criterio vomite purpurina.

¿Te identificas con cualquier punto de este Decálogo? Pues no olvides que nunca es tarde para ponerse manos a la obra.