Entresuelo1a plato de sopa

El que no se haya mentido a sí mismo alguna vez de esta manera tan descarada, que tire la primera piedra. Un oscar deberían darnos a los que dejamos el juramento de Escarlata O’Hara a la altura de una aficionada a base de repetir una y otra vez que de este año no pasa, que nos apuntaremos al gimnasio, que nos pondremos a dieta, que xxxx (puedes colocar en este espacio ese idílico propósito que se te resiste una y otra vez).

Pero de forma inevitable el ardor de las promesas de Nochevieja empieza a disiparse, y nos deshacemos de los buenos propósitos de la misma manera que quitamos las cintas de espumillón del árbol de Navidad: deprisa, de mala gana y sin que nos importe mucho que se enreden en el cajón del olvido. Ya habrá tiempo de volver a sacarlas el año que viene.

El problema llega en forma de bofetada de la realidad cuando te subes a la báscula una mañana que te sientes optimista, pensando que tampoco puedes haber engordado tanto estos días. En mi caso, dado que mi religión me prohibe terminantemente acercarme a ninguno de estos diabólicos artefactos, mi dosis de realidad viene de la mano de mis vaqueros favoritos. Todo parece ir bien hasta que me doy cuenta de que estoy librando una batalla encarnizada para convencerlos de que suban más allá de mis caderas, y cuando finalmente consigo abrocharlos me veo obligada a reconocer que no tengo tan buenos pulmones como para aguantar en apnea el resto del día. 

Así que, como puede que este año me haya pasado un pelín con el tema de los excesos navideños, he decidido cuidarme un poco hasta que las aguas vuelvan a su cauce. Nada de dietas en realidad, que la propia palabra me causa sarpullidos, sino solo comidas un poco más equilibradas (más verduras y menos turrones) y cenas frugales. Nada de pan. Esas cosas.

Entresuelo1a plato sin pan

Y en estas divagaciones andaba yo cuando he llegado al blog de Unico & Cool y me he encontrado con estos ingeniosos platos de Entresuelo1A. ¿Qué tienen que ver con mis propósitos de comida sana? Pues que teniendo en cuenta que el pan es una de mis perdiciones, y que como alma débil que soy aprovecho la excusa de usarlo para subir los guisantes y verduras al plato para zamparme un buen pedazo. ¡Pero con este plato se acabaron las excusas! Lo único que me echa un poco para atrás es el precio de 20 euros cada pieza, apto solo para solteros que no necesiten vajilla completa.

Entresuelo1a taza para galletas

Tienen también platos ya inclinados para que resulte más fácil coger la sopa con la cuchara, y otros con la forma adecuada para beber gazpachos y cosas similares. Aunque yo me quedo con la taza especial para mojar galletas, eso sí que es un invento.

My fridge food

Por cierto, qué maleducada que soy, no te he dicho feliz Año Nuevo y esas cosas. ¿Qué tal las vacaciones? ¿Bien o en familia? ¿Has aprovechado para viajar? En ese caso, si acabas de regresar y tienes la nevera bajo mínimos te recomiendo que visites la web My fridge food. Solo tienes que marcar los ingredientes que tienes a mano para que te sugiera posibles recetas que puedes hacer con ellos. Eso sí, no te garantizo que sean todas muy sanas. ;)