¡Socorro, vuelven los náuticos!

Ya he llegado a una edad en la que resulta inevitable que antes o después los ciclos de la moda terminen llevándome de vuelta a lo que ya me puse o me negué a ponerme durante mi adolescencia, y eso es lo que me ha pasado exactamente cuando hoy he descubierto que esta primavera volverán a llevarse los zapatos náuticos.

Desde mi punto de vista, se trata de un tipo de calzado que carece de sentido más allá del ámbito para el que fueron creados: la práctica de deportes náuticos. En los modelos originales de principios del siglo XX, la suela era de caucho antideslizante con cortes en zig-zag que se abrían al andar y que escupían el agua, y estaban fabricados en cuero muy flexible y resistente al agua salada. Una descripción que nos permite hacernos a la idea de que unos náuticos están tan fuera de lugar en un colegio de la sierra cordobesa, como unas katiuskas en medio del Sahara.

Me refiero obviamente al colegio en el que estudié yo, y en el que el 98% de los chicos usaban este tipo de zapatos aunque no tuviesen pensado acercarse ni remotamente a un barco. Y lo combinaban con otra prenda casi igual de útil: el mítico barbour. Y la califico como útil (modo irónico ON) teniendo en cuenta que el barbour está pensado para climas húmedos como el de la campiña inglesa, que tiene muchísimo que ver con el duro y seco invierno continental que se puede disfrutar en mi ciudad natal cada año. En resumidas cuentas el barbour era perfecto porque, aunque no abrigaba demasiado, te protegía en caso de que se hiciera realidad la posibilidad remota de que la lluvia te pillara desprevenido en Córdoba.

Afortunadamente yo pertenecía al 2% que, en señal de rebeldía usaba Dr. Martens y unas horribles camisas de franela, de cuadros, que me negaba religiosamente a meter por dentro del pantalón, y que traían por el camino de la amargura a los curas que me daban clase. Camisas que en verano cambiaba por camisetas de Metallica… (sí, yo también fui adolescente…). Cualquier cosa con tal de rebelarme contra el uniforme tácito de náuticos/mocasines y barbour.

Y era feliz por saberme tan diferente a los demás, aunque lo cierto es que, ahora que lo pienso, todos los que formábamos ese 2% de inconformistas vestíamos más o menos así. Se ve que ni siquiera cuando creemos que rechazamos la moda estamos al margen de ella…

Fotografía | Stradivarius

One response to “¡Socorro, vuelven los náuticos!

¿Charlamos sobre esto? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.