Benedict Cumberbatch regalos de Navidad

Benedict Cumberbatch te enseña cómo disimular si recibes un regalo de Navidad que no te gusta

Como buena fan suya que soy, a mí me hace muchísima gracia cualquier cosa que venga de Benedict Cumberbatch —a excepción de ese bigotillo que le ha dado por dejarse ahora—, y justo acabo de encontrarme con este vídeo suyo en el que nos da una master class de interpretación para que no se nos vea el plumero si estas Navidades recibimos algún regalo poco acertado.

(Ni que decir tiene que todas las técnicas son susceptibles de aplicarse también en cumpleaños y demás ocasiones especiales en las que nuestros amigos y seres queridos tengan a bien agasajarnos con presentes de dudoso buen gusto…)

Bálsamo casero de aceite de coco para proteger tus labios del frío

Cómo hacer un bálsamo labial casero de aceite de coco

Aquí el frío ha llegado de golpe y de forma casi inesperada —inesperada al menos para mí, que como no veo la tele no me entero de la predicción meteorológica hasta que me da por mirarla en el móvil—, y buena prueba de ellos son los tres grados bajo cero de sensación térmica que tuvimos ayer en algunas zonas de la Riviera Inglesa.

Cuando la temperatura baja tan drásticamente hay que tener cuidado porque nos puede pasar factura en la piel del rostro, de las manos, y en el pelo. Los labios suelen ser los que más sufren con el frío, así que quiero compartir con vosotros esta receta para fabricar un bálsamo labial casero a base de aceite de coco y manteca de cacao que estoy usando estos meses.

Gracias a este bálsamo casero mis labios están hidratados y protegidos todo el tiempo, y he conseguido evitar de momento que se me acaben despellejando como viene siendo habitual para mí en esta época del año. ¡Espero que este Cosmoclip os parezca interesante!

Cómo fabricar un bálsamo casero para los labios

Cosméticos de ingredientes naturales

¡Mira la etiqueta! Ingredientes que evitar en los cosméticos

Sabes que te estás haciendo mayor cuando pasas más tiempo mirando la etiqueta de los ingredientes de un cosmético que la que marca el precio. Y tres cuartos de lo mismo con la ropa: si una rebaja de las de ganga no es suficiente para pasar por alto ese porcentaje de poliéster eso quiere decir que estás en una etapa de la vida de la que ya no hay vuelta atrás.

Reconozco que yo empecé mirando las etiquetas de la composición de las prendas que compraba más por pereza que por otra cosa. Por muy atractivo que fuera el precio no era suficiente excusa para llevarme esa prenda a casa si la compra implicaba que iba a tener que andar lavando a mano o evitando la secadora. A medida que fui siendo más consciente del impacto que la industria de la moda tiene en el medio ambiente, además de preocuparme de que la ropa que compraba no exigiera demasiados cuidados, empecé a apostar cada vez más por fibras naturales y por marcas que cuidasen en ese sentido su producción.

Y ya no solo por altruismo o por no contribuir a cargarnos el único planeta que tenemos para vivir, sino también por una cuestión más inmediata como es la salud a medio y largo plazo. Porque otra de las cosas que me dejó en shock cuando investigué un poco sobre el asunto fue la cantidad de reacciones alérgicas y enfermedades de la piel que podían llegar a causar ciertos químicos que se utilizan durante las distintas fases de producción de la moda low cost.

Pero si nos preocupa —y con razón— la ropa que está cada día en contacto con nuestra piel, no deberían preocuparnos menos las cremas y productos cosméticos que absorbemos continuamente a través de este órgano tan maravilloso y fascinante, al que muy a menudo no le prestamos toda la atención que se merece. Sigue leyendo “¡Mira la etiqueta! Ingredientes que evitar en los cosméticos”

5 tips para sacar partido a tu perfume

5 tips para sacar partido a tu perfume

Pocos cosméticos causan tanta fascinación como los perfumes. Puede que no tengamos el olfato tan desarrollado como nuestros ancestros, pero una fragancia bien elegida sigue siendo una forma más que eficaz de dejar huella en aquellos que nos rodean.

Y aunque entiendo que un producto de este tipo pueda parecer el regalo perfecto para una ocasión especial, no comparto esa costumbre de regalarlos así sin más como parece pasar por ejemplo durante la época navideña. Para mí la elección de un perfume es algo muy personal ligado a los gustos —y muchas veces a las experiencias y recuerdos— de cada persona. A menos de que conozcamos muy muy bien al destinatario del regalo, o que ya sepamos que el perfume en cuestión es uno de sus favoritos, en mi opinión creo que deberíamos de abstenernos de hacer un regalo de este tipo.

Porque a veces ni siquiera tenemos todas de nuestra parte para acertar cuando compramos el que creemos que es el perfume favorito de la persona a la que queremos hacerle el regalo. Los gustos cambian con el tiempo, y por ejemplo en el caso de las mujeres incluso las hormonas o el día del ciclo en el que nos encontremos pueden hacer que no soportemos un determinado olor que en otro momento nos encantaría.

También hay quienes son fieles a una misma fragancia durante toda la vida —o hasta que dejan de fabricarla, como me ha pasado a mí en tres ocasiones— y quienes no tienen reparos a la hora de saltar de una a otra conforme el envase se les termina. Pero si algo tenemos todos en común es que todos queremos sacar el máximo partido a nuestro perfume y conseguir que su estela nos acompañe durante el mayor número de horas posibles. Y para eso nada mejor que tomar nota de estos consejos que os cuento en mi último Cosmoclip.

Ver en Cosmo tips para aplicar perfumes