Comprar y vender de segunda mano es bueno para el medioambiente

Mercado de segunda mano: el gran aliado del medioambiente (¡y de tu bolsillo!)

Al llegar a Inglaterra hace cinco años una de las cosas que más me llamó la atención fue que prácticamente todos los pueblitos y ciudades, al margen de su tamaño, tenían una inmensa cantidad de tiendas de segunda mano de todo tipo de artículos: desde ropa a scooters eléctricas, pasando por joyerías y por su puesto gadgets y videojuegos.

Reconozco que hasta entonces yo era un poco prejuiciosa, o debería decir escrupulosa, con lo referente a comprar artículos usados. Pero un buen día entré a curiosear a una de estas tiendecitas y tuve un flechazo con una chaqueta bomber de cuero de ensueño con el infame precio de seis libras esterlinas. Seis libras. SEIS LIBRAS. La chaqueta, no solo era de mi talla, sino que además estaba impoluta, casi como nueva, sin manchas ni imperfecciones, sin olores raros. Supongo que porque había llegado a la tienda en un estado estupendo, pero también (como descubrí después) porque el personal de las organizaciones benéficas que están detrás de estos establecimientos hace un gran trabajo limpiando y preparando cada prenda para la venta. Leer Más

Consejos para poner tu melena a punto después del verano

Pocas cosas causan tanta envidia como el aura que acompaña a quienes acaban de volver a la realidad después de dos semanas de vacaciones en la playa: la piel ligeramente bronceada, un aire relajado de despreocupación y el pelo dorado de forma sutil por el sol. Pero por mucho que nos gusten esas mechas naturales que el verano tan generosamente nos regala, no debemos olvidar que al fin y al cabo el sol siempre pasa factura y este es el momento perfecto para poner nuestra melena a punto de cara al otoño con estos sencillos pasos. Leer Más

Tips para hacer la maleta - cómo doblar bikinis y sudaderas

Cómo doblar bikinis y sudaderas para llevarlos en el equipaje

Hasta hace no demasiado yo era de las que cometen el trágico error de echar de cualquier manera a la maleta la ropa interior y los bikinis. Ya sé que lo de trágico error suena muy a drama queen, pero te aseguro que hay pocas cosas más embarazosas que eso de que te abran la maleta en el control de seguridad del aeropuerto y que toda tu lencería quede ahí expuesta de repente sin piedad ninguna.

Que yo como soy de letras no entiendo mucho de probabilidades, pero ya me extraña que no me toque nunca el sorteo de los Euromillones y en cambio me toque un control aleatorio de seguridad dos de cada tres veces que piso un aeropuerto. Vaya suerte rara la mía, debo de tener cara de terrorista o de traficante de drogas tratando de hacer fechorías.

Leer Más

Truco para hacer un moño alto con media melena o pelo muy fino

Cortarme el pelo el año pasado fue un gesto de lo más liberador, aunque desde entonces he recibido en más de una ocasión mensajes de seguidores del blog diciéndome que echaban de menos mis tutoriales de trenzas, o preguntándome directamente si no tenía pensado volver a dejarme el pelo largo para hacerme los peinados que me hacía antes.

De momento las ventajas del pelo corto (o más bien media melena, que es lo que tengo ahora) son muchas más que las de la melena a lo Rapunzel que había llevado durante tantos años. Pero si hay algo que echo de menos es la capacidad de hacerme un moño rápido informal cuando quiero apartarme el pelo de la cara y conseguir que quede bien. Porque si ya era difícil conseguir que los recogidos me quedasen con volumen cuando tenía el pelo tres veces más largo, ahora directamente es misión imposible.

Leer Más

Cómo limpiar y reciclar recipientes de velas

Aquí en Inglaterra me da la sensación de que mucha gente le tiene un poco de fobia a las velas hasta el punto de que incluso en algunos contratos de alquiler se menciona expresamente que está prohibidísimo usarlas en el piso o apartamento en cuestión. No les faltan motivos para preocuparse, porque la mezcla de fuego con paredes de madera y moquetas por todas partes les da razones de sobra para hacerlo.

Pero como el piso en el que estoy ahora no tiene alfombras ni moqueta —es lo primero que cambiamos antes de mudarnos— he recuperado la afición y he vuelto a usarlas para ambientar las habitaciones. Mis favoritas son las de Yankee Candle: aunque tienen un precio un poco más elevado que otras marcas me gusta la variedad de fragancias que tienen, que las velas arden muchísimas horas y que se van derritiendo de forma homogénea, por lo que se aprovecha hasta la última gota de cera. También suelo comprarlas en Marks & Spencer, sobre todo en Navidad porque suelen lanzar colecciones especiales y con olores dulces y originales por esas fechas.

Leer Más