Cuidado con las piscinas engañosamente tentadoras

Yo derrochando estilo en mi antigua piscina desmontable

En Logroño (también conocido como Invernalia) esto del verano nos ha pillado un poco por sorpresa. O al menos a mí. Hace dos semanas no podía salir de noche sin una chaqueta o cazadora de cuero y ahora de repente estamos inmersos en la ola de calor que azota a todo el país desde hace unos días. Y esto de que el verano haya entrado de lleno de forma súbita tiene un principal inconveniente que es el de las piscinas engañosamente tentadoras.

Te explico. Tú bajas con tu revista y tu toalla dispuesta a broncearte en una pose glamourosa mientras haces oídos sordos a los berreos de los hijos gritones de tus vecinos. Cuando llevas apenas diez minutos la ola de calor empieza a hacer de las suyas y empiezas a darte cuenta de que, por mucho que estilice, quizá no haya sido buena idea ponerte un bañador negro. Porque el sol se encarga de calentarlo tanto que tienes la sensación de que podrías hacer una barbacoa sobre él. Mañana me pongo el biquini blanco, te dices, ese que tienes reservado para cuando luzcas un bronceado envidiable.

Entre tanta reflexión trascendental la temperatura sigue subiendo y es entonces cuando barajas las posibilidad de darte un chapuzón rápido y volver a tu pose digna sobre la toalla. Dejan de importarte los alaridos de los niños mimados y chillones engendrados por tu vecindad que salpican y chapotean de forma ruidosa, frente a la idea, que cada vez va cobrando más fuerza, de convertir ese bañador negro que te abrasa en algo húmedo que refresque de forma agradable tu piel.

Leer Más

Clon del mono corto de Louis Vuitton en ASOS (y las rebajas son una tomadura de pelo)

Clon del mono de Louis Vuitton en ASOS

Ayer hice mi primera incursión en las rebajas de este verano y salí bastante mosqueada. No fue una incursión planificada: tenía algo de tiempo libre después de comer y decidí dar una vuelta por el centro comercial para ir fichando las posibles adquisiciones. Después de recorrer cuatro tiendas mi conclusión es que este verano las rebajas son una monumental tomadura de pelo.

Empieza a cansarme mucho eso de que retiren las prendas de la temporada y ocupen los percheros con toda la basura que tienen escondida de temporadas anteriores. Una cosa es un outlet y otra muy diferente son, o deberían ser, las rebajas. Si quiero ropa de otras temporadas a buen precio puedo visitar cualquier centro outlet físico u online en cualquier momento, pero si me tomo la molestia de ir hasta tu tienda en época de rebajas es porque espero encontrarme eso, ropa de esta temporada rebajada. Y no me refiero a un mísero 10% de descuento.

No quiero que las dependientas me cuenten mentiras milongas de lo agotadísimo que está desde el segundo día de rebajas el vestido que estoy buscando, ni quiero encontrarme con que los vaqueros que me gustaban estén rebajados de 39,95 a 35,95 euros y colgados bajo un cartel en el que de lejos puedes leer 20 euros, pero en el que a medida que te acercas descubres un diminuto desde. Porque 20 euros son 20 euros, pero desde 20 euros pueden ser 50, y de hecho muchas veces lo son.  Leer Más

12 vestidos de novia para presupuestos low cost

12 vestidos de novia low cost portada

Keira Knightley era la culpable de que a principios de esta semana el término ecochic sonara en muchos blogs de moda del mundo. ¿La razón? Dar el sí, quiero a su prometido con un vestido que, además de sencillo, era reciclado, ya que lo había lucido hace unos años en la fiesta previa a la entrega de los premios BAFTA.

Independientemente de que las más supersticiosas crean que no es de buen agüero casarte llevando un vestido que ya luciste de la mano de tu ex, no nos queda más remedio que aplaudir la sensata iniciativa de no gastarse un cantidad desorbitada en un vestido de novia que solo iba a lucir un día.

Creo que es relativamente fácil marcarse el tanto de ser muy ecochic cuando eres famosilla y las marcas te obsequian con vestidos de fiesta que puedas reutilizar para casarte, pero como ese no es el caso de las que estamos aquí hoy quiero proponeros que le demos la vuelta a la tortilla y busquemos el ecochic comprando un vestido de novia que, además de baratito, podamos reutilizar en otras ocasiones.

La selección de vestidos que he reunido en este post tiene precios que oscilan entre los 230 y los 60 euros (ordenados desde el más caro al más barato), y creo que son una buena opción para todas esas novias que quieren estar cómodas y naturales sin renunciar a un toque chic, y sin gastarse el sueldo de un mes en un vestido al que luego no podrán darle más uso que el de rigor. La mayoría son cortos, perfectos para ceremonias civiles o íntimas en la que lo realmente importante es dar el sí, quiero a esa persona tan especial.

Leer Más

Preparada para la primavera con Forté Pharma

Forté Pharma

Este año me he propuesto que la primavera no me pille por sorpresa, y como durante los últimos años me notaba un poco de astenia primaveral esta vez he decidido anticiparme para que todas las cosas que tengo ahora mismo entre manos no me encuentren falta de energías.

Reconozco que siempre he sido un poco reticente a la hora de tomar jalea real por dos razones: la primera es que creía que el efecto que puede llegar a tener era casi imperceptible, y la segunda y más importante es que no me gustaba su sabor, demasiado ácido e intensoLeer Más