Truco para cortarte capas delanteras tú misma

Truco para desfilar tú misma la parte delantera de tu melena

Sé que a algunos os parece de lo más exagerado mi decisión de no volver a pisar la peluquería hasta que tengamos una vacuna para este coronavirus que nos ha tenido todo patas arriba durante los últimos meses. Pero después de haberme informado bien sigo pensando que meterme con gente extraña en un local cerrado lleno de corrientes de aire de secadores solo por capricho estético es un riesgo que realmente no me merece la pena asumir.

Y es una verdadera contrariedad, porque ya había decidido que quería volver a llevar el pelo cortito para este verano. Mi plan A es intentar convencer a mi peluquera habitual para que venga a cortármelo al jardín de casa cuando por fin les permitan trabajar a partir del mes que viene. Y mi plan B en caso de que ella no quiera o no pueda por el motivo que sea, es cortármelo yo misma con la ayuda de Edu. Porque como lo quiero bastante corto no creo que sea capaz de hacerme bien la parte de atrás sin ayuda externa. Mi marido tiene un historial bastante descorazonador de desastres domésticos perpetrados tijeras en mano, así que no os podéis imaginar el acto de valor que supondría dejarlo trasquilarme. Pero cualquier cosa es preferible desde mi punto de vista a la alternativa de pasar por la peluquería.

Además, el pelo solo es eso, pelo. Y crece. Y a mí encima me crece rapidísimo, así que por muy terrible que fuera el desastre no habría mal que cien años durase en ese sentido. El caso es que como ya estoy mentalizada con que terminaré por cortármelo de una manera u otra, estoy aprovechando para experimentar un poco, y ahora acabo de hacerme yo misma capas desafiladas en la zona delantera de la melena con este truco tan sencillo que os cuento en mi último Cosmoclip. ¡Espero que os guste!

Truco para cortarte capas delanteras - ver vídeo en Cosmo

Cómo cortarte un flequillo lateral desfilado

Flequillo lateral desfilado paso a paso

A principios de este año fui a una peluquería de Logroño a sanearme las puntas abiertas. Me apetecía volver a llevar un flequillo lateral, así que llevé en el móvil imágenes de actrices y modelos con el tipo de corte que yo quería. Creo que fui bastante clara y que mencioné expresamente las palabras flequillo lateral desfilado. Pero aún así a la peluquera, que estaba charlando animadamente con el resto de personal y clientes que había allí ese día mientras me cortaba, parece que se le fue el santo al cielo, y cuando se quiso dar cuenta me había hecho un horroroso flequillo redondeado, corto en el centro y más largo en los laterales. Justo lo que mi cara, ancha y redondeada, no necesita.

Cuando se dio cuenta del error trató de arreglarlo empuñando la tijera de descargar y llevando el pelo hacia el lateral y desfilándolo más y más. A base de estirarlo y plancharlo consiguió disimular levemente el estropicio. Pero fue al volver a lavarme el pelo al día siguiente cuando me percaté de la magnitud del desastre capilar: en lugar de un flequillo lateral, lucía un flequillo cortísimo, descargado y muy ochentero que hubiera sido la envidia del David Bowie de Dentro del laberintoSigue leyendo “Cómo cortarte un flequillo lateral desfilado”