Cuarto de baño sin plásticos

Cómo librarte de una vez por todas de los envases de plástico en tu cuarto de baño

En el vecindario en el que vivo pasan a recoger el reciclaje una vez por semana, los miércoles por la mañana. No es como en España, que uno puede ir cualquier día con su bolsa al contenedor correspondiente para quitarse de en medio los envases de vidrio o plástico que tenga por casa. Toca guardarlos durante toda la semana, y a veces en las casas pequeñas eso supone tener que andar jugando al Tetris en algún armario o trastero, o incluso en la propia cocina.

Pero el lado positivo es que, cada vez que hago la compra en el supermercado ahora me lo pienso dos veces antes de comprar algo que venga en bandeja de plástico, y siempre intento encontrar otros productos alternativos. Aunque solo sea por el egoísmo de no tener que andar bregando con el reciclaje en casa durante toda la semana, pero lo importante es que el efecto es positivo en el medio ambiente.

Champú sólido de Lush

Desde hace tiempo y por cuestiones prácticas a la hora de viajar con equipaje de mano me he pasado a los champús y acondicionadores en pastilla. Empezó siendo solo un truco para saltarse las dichosas restricciones referentes a los líquidos al viajar en avión, pero la verdad es que me parece un formato muy práctico para este tipo de producto. Y como estaba segura de que tenía que haber también otras soluciones similares para otros productos cosméticos, me propuse hace algún tiempo llegar a tener un cuarto de baño lo más libre posible de plásticos. Y justo la semana pasada me crucé en Facebook con este vídeo al respecto que me ha dado algunas ideas y que hoy quiero compartir con vosotros.