¡Quiero un sofá Marshmallow!

No sé si será porque albergo alguna oscura e inconfesable pasión secreta por los sofás de colores, o si simplemente como se acerca el fin de semana empieza a invadirme la pereza, pero el caso es que ha sido ver el sofá Marshmallow y descubrirme tan entusiasmada como una niña ante el escaparate de una juguetería. Leer Más