Chanel congela sus bolsos

Si Mahoma no va al Polo Norte, el Polo Norte va a Mahoma, o lo que es lo mismo, hay que ser el Káiser de la Moda para poner un iceberg real en una pasarela. Son cosas que sólo se le ocurren a Karl Lagerfeld, que no es sólo que sea único, sino que probablemente la especie humana está preparada de algún modo para evitar genéticamente que dos individuos como él coincidan en la misma generación. Por cuestiones de supervivencia básicamente.

Y no es de extrañar que con tan bajas temperaturas se les acabaran congelando todos los bolsos. Porque la propuesta no podía ser más original: icebags, bloques de hielo y cubiteras que tendrás que agarrar de sus cadenas ribeteadas en pieles. No podía faltar el logo de la casa.

Leer Más