El cambio climático y las rebajas

Así a bote pronto y después de leer el título alguno habrá que piense que estoy mezclando churras con merinas y que qué tendrá que ver el tocino con la velocidad (aunque todo runner sabe que a mayor cantidad de tocino, menos es uno capaz de correr deprisa). Pero lo cierto es que juntar ambos términos en una misma frase no es algo tan disparatado, y si no que se lo pregunten a los pequeños comerciantes de la zona norte de nuestro país.

El mal tiempo afecta a las rebajas de verano 2014

Los que me seguís en Twitter ya me habréis leído bromear alguna vez sobre lo mucho que me gusta el verano de Logroño porque es el mejor día del año. Aunque eso de que el verano dure un solo día por estos lares es una exageración andaluza en todo su esplendor, sí que es cierto que parece que cada año el verano se toma más tiempo para hacer su entrada en escena, hasta tal punto que este año estamos a mediados de julio y podemos decir que solo hemos disfrutado aproximadamente de una semana de meteorología veraniega con temperaturas rondando los 30ºC.

Antes de eso, lluvia y frío. No frío invernal, obviamente, pero sí el frío suficiente como para ignorar todas esas colecciones de primavera-verano que trataban de tentarnos desde los escaparates de las tiendas. De hecho recuerdo mi frustración, hace aproximadamente un mes y medio, cuando trataba de encontrar sin éxito un par de jerséis finos de manga larga para hacer frente al largo entretiempo de este año entre percheros absurdamente atiborrados de biquinis y vestidos de tirantes. Digo absurdamente no porque no fuese eso lo que tocaba encontrar en cualquier tienda a principios de junio, sino porque era del todo incongruente con el tiempo que hacía más allá de los escaparates.  Leer Más

Clon del mono corto de Louis Vuitton en ASOS (y las rebajas son una tomadura de pelo)

Clon del mono de Louis Vuitton en ASOS

Ayer hice mi primera incursión en las rebajas de este verano y salí bastante mosqueada. No fue una incursión planificada: tenía algo de tiempo libre después de comer y decidí dar una vuelta por el centro comercial para ir fichando las posibles adquisiciones. Después de recorrer cuatro tiendas mi conclusión es que este verano las rebajas son una monumental tomadura de pelo.

Empieza a cansarme mucho eso de que retiren las prendas de la temporada y ocupen los percheros con toda la basura que tienen escondida de temporadas anteriores. Una cosa es un outlet y otra muy diferente son, o deberían ser, las rebajas. Si quiero ropa de otras temporadas a buen precio puedo visitar cualquier centro outlet físico u online en cualquier momento, pero si me tomo la molestia de ir hasta tu tienda en época de rebajas es porque espero encontrarme eso, ropa de esta temporada rebajada. Y no me refiero a un mísero 10% de descuento.

No quiero que las dependientas me cuenten mentiras milongas de lo agotadísimo que está desde el segundo día de rebajas el vestido que estoy buscando, ni quiero encontrarme con que los vaqueros que me gustaban estén rebajados de 39,95 a 35,95 euros y colgados bajo un cartel en el que de lejos puedes leer 20 euros, pero en el que a medida que te acercas descubres un diminuto desde. Porque 20 euros son 20 euros, pero desde 20 euros pueden ser 50, y de hecho muchas veces lo son.  Leer Más

5 botas de piel por 22 euros

Botas Groupon

Una entrada relámpago para daros un chivatazo: hasta las doce de la noche de hoy podéis conseguir a través de Groupon estas botas convertibles por solo 22 euros. En la descripción pone que son de piel, y están disponibles en tres colores: negro, marrón y taupe. Aunque la suela me parece un poco fina, creo que por el precio merece la pena hacerse con ellas, y que con leggings y vaqueros pitillo tienen que quedar estupendas.

A los 22 euros del cupón tenéis que sumarle otros 7 euros más de gastos de envío que se pagan al hacer el pedido en la web original. Yo las he pedido en color taupe, ya os contaré qué tal cuando las reciba. Os dejo con un vídeo para que veáis cómo se van transformando desde unas botas altas a unos botines ribeteados, pasando por distintos modelos de media caña. Ya me contaréis si os animáis a haceros con unas. 😉

Leer Más

Una dosis de inspiración divina para comprar en rebajas

Prendas que comprar en rebajas

Cada vez que llega la época de rebajas todos los blogs de moda soltamos la misma monserga: que si hay que planificar, que si mejor llevar un presupuesto definido, que no hay que dejarse seducir por lo chollos ni ser una ilusa con el tema de las tallas (¡cuántos armarios se atragantan a base de faldas y pantalones de esos para cuando acabe con la dieta!).

A continuación, todos damos nuestra opinión sobre cuáles son las prendas de la temporada a las que debemos dar caza para conseguir a precio de saldo. Pero seamos realistas: con tanto recorte y tanto ajustarnos el cinturón no solo para presumir de cintura de avispa, ha llegado el momento ahora más que nunca de invertir en prendas que no se nos queden obsoletas el invierno que viene.

Parto de la base de que ya guardáis como oro en paño en vuestro armario unos vaqueros perfectos de corte acorde a vuestra figura, unos pantalones rectos oscuros, una falda lápiz y un par de blazers en tonos neutros. Teniendo en vuestro poder estas primeras piezas del rompecabezas que supone para la mayoría de nosotras un buen fondo de armario, hoy quiero hablaros de algunas de las prendas a las que les tengo yo echado el ojo.  Leer Más

Crisis outlets de moda

¿Nos dejará la crisis sin outlets de moda?

Crisis outlets de moda

Antes de nada quisiera disculparme por los tintes sensacionalistas del título. No sé a vosotros, pero ha sido plantearme la hipótesis de un mundo sin Factorys y a mi cuenta de ahorros y a mí ha empezado a darnos una especie de ataque de ansiedad de esos asfixiantes.

Hace unos años comprar en un outlet era una costumbre de esas muy de pobres, reservada para los sueldos excesivamente modestos y para las familias numerosas en las que solo el cabeza de familia hacía una aportación económica, y la prioridad eran los gastos serios de la casa que no permitían despilfarrar ni un céntimo en algo tan frívolo como la ropa.

Las fashionistas de pura cepa no podían hacer sino arrugar la nariz en señal de desagrado y desprecio ante esa gente que compraba ropa barata que antes de salir de la tienda ya estaba desfasada y pasada de moda en el mejor de los casos, o tenía algún tipo de tara o defecto en el peor.

Leer Más