El bolso más caro del mundo

Birkin más caro del mundo

Diversos medios online se hacían eco esta semana de la noticia: un Birkin de Hermès batía la cifra récord jamás conseguida por un bolso en una subasta. Hasta ayer este récord lo marcaban los 200.000 euros que se pagaron hace cuatro años por un bolso decorado con oro y diamantes que en su día perteneció a Elizabeth Taylor. Y antes de ese, fue otro bolso de Hermès el que ostentó el título de bolso más caro del mundo, vendiéndose por 186.000 euros también en subasta.

Desde ayer el merecedor de tal reconocimiento es un bolso modelo Birkin realizado en piel de cocodrilo en color fucsia y decorado con detalles de oro blanco de 18 quilates y diamantes. Ha salido a subasta en Hong Kong a través de Christie’s, y un comprador anónimo ha pagado por él 1.720.000 dólares hongkoneses, que al cambio actual equivalen a unos 204.600 euros, una cifra que a muchos les parecerá incluso indecente.

A mí eso del bolso más caro del mundo me recuerda inevitablemente a aquella publicidad navideña del turrón más caro del mundo, así que no sería descabellado pensar en el buen movimiento de marketing, casual o no, que esto supone para Hermès. Porque aunque la firma francesa está entre las que mejor está capeando la crisis económica que afecta a toda la industria, también es cierto que durante los últimos meses estaba perdiendo cuota de mercado en China.

Subasta Birkin

Para el que aún no lo sepa diré que el precio habitual de un Birkin parte de los 6.000 euros en el caso de los modelos más discretos, para llegar hasta los 60.000 que pueden alcanzar por ejemplo algunos modelos más sofisticados, normalmente en piel de cocodrilo. Pero lo que realmente le otorga el aura de exclusividad a los bolsos Birkin no es su precio elevado, sino el hecho de que exista una lista de espera que obligue a esperar hasta dos años para poder comprar uno. El resultado inevitable es la aparición de un mercado de reventa en el que también se alcanzan precios estratosféricos.

Y siempre que hablamos de reventa aparece también el mayor temor de las posibles compradoras: las falsificacionesSigue leyendo “El bolso más caro del mundo”