House of Marbles Torquay

House of Marbles: un viaje nostálgico a los juguetes del pasado

House of Marbles en Devon

Están a punto de cumplirse ya dos meses desde aquel post que os escribí desde una de las cubiertas del ferry rumbo a Plymouth. Y, aunque estás últimas ocho semanas han sido tan intensas que no acabo de creerme que solo hayan sido ocho, ya puedo decir que estoy más que adaptada a la vida en Torquay.

Las tres principales preocupaciones que atañían a todos a quienes comentaba mis planes de pasar una temporada en tierras británicas —el clima, el idioma y la comida— al final no han sido para tanto. Respecto al clima, de momento no me puedo quejar: apenas ha llovido en estos dos meses, e incluso ha llegado a hacer calor suficiente como para disfrutar de las increíbles playas de esta preciosa zona conocida como Torbay.

En lo referente al idioma reconozco que los primeros días me sentía dura de oído. No me costaba expresarme, pero entender al 100% todo lo que me decían era misión imposible muchas veces. Pero dicen que la mejor forma de aprender un idioma es teniendo que comprar el pan todos los días en el país en el que lo hablan, así que creo que voy bien encaminada. Si os estáis planteando aprender inglés mi consejo es que —una vez que tengáis unas nociones decentes de gramática— quedéis con nativos para conversar. O que vayáis a una academia donde la conversación se trabaje lo suficiente (si estáis en Barcelona podéis echar un ojo a CallanSchool). Porque a andar se aprende andando, y a hablar inglés, hablándolo. 😉

El mejor desayuno en Torquay

Y respecto a la comida, ¡no os voy a engañar, echo un poco de menos la dieta mediterránea! Pero hay que reconocerles a los ingleses que saben cómo hacer unos desayunos espectaculares.

Visitando House of Marbles

Además Devon es una zona preciosa, llena de atracciones turísticas, restaurantes de todo tipo y rincones curiosos que descubrir. Este fin de semana hemos estado en un lugar llamado House of Marbles (la Casa de las Canicas).

marbles-en-house-of-marbles

Está a unos veinte minutos en coche de Torquay, cerca de un pueblo llamado Bovey Tracey. Allí se pueden visitar tres pequeñas exposiciones: una de juguetes antiguos, otra de cerámica y, como no, una de canicas donde encontraremos varias carreras de canicas —no estoy muy segura de si es la mejor forma de traducir marbles run—. Se trata de recorridos laberínticos por los que se van deslizando canicas con solo pulsar un botón. Un espectáculo hipnótico capaz de hacerte perder la noción del tiempo.

Marble run

Big marble run

En los expositores encontramos cosas muy peculiares. Me llamó particularmente la atención una caja llena ¡de ojos de cristal!

Caja con ojos de cristal en House of Marbles

Ajedrez de bolsillo

Y este ajedrez portátil que veis sobre estas líneas me pareció de lo más ingenioso. Había vida mucho antes de los smartphones y las videoconsolas portátiles. 😛

Pero el plato fuerte del lugar es el hecho de poder ver a los artesanos trabajando el vidrio para dar forma a todas esas maravillas que luego se pueden comprar en la tienda. Eso sí, en la sala en la que trabajan hace calorcillo, así que si tenéis previsto visitar el lugar os aconsejo que llevéis una camiseta de manga corta debajo para que no os pase como a mí, que casi salgo de allí como de la sauna de lo abrigada que iba.

House of Marbles

visitando-house-of-marbles-1

Las instalaciones incluyen también un pequeño restaurante del que no puedo hablaros mucho porque nosotros terminamos la visita antes de la hora de comer.

visitando-house-of-marbles-3

Y por supuesto, nos encontramos también con una tienda de dos plantas donde comprar, desde ropa, accesorios y piezas decorativas de vidrio, hasta, como no podía ser de otra forma, canicas de todo tipo y juguetes de inspiración nostálgica.

Juguetes en House of Marble

visitando-house-of-marbles-5

En el camino de vuelta pasamos de casualidad por delante de Seale-Hayne y aprovechamos para ver una exposición de ilustraciones de los libros de Harry Potter que justo terminaba el domingo. Fue allí donde aproveché para hacerme esta divertida foto a punto de coger la Snitch dorada.

Illustrating Harry Potter

Este año (obviamente) no he podido asistir a la semana de la moda en Madrid, pero la he estado siguiendo desde la distancia como corresponde a toda blogger de moda que se precie, y en el último post del COSMOJurado os cuento lo que más me ha gustado y lo que no me ha gustado tanto. Podéis leerlo en este enlace.

Que no te pase como a Ana Botella: aprende inglés con The phrasal verbs machine de Cambridge

The phrasal verbs machine que no te pase como a Ana Botella

Supongo que a estas alturas de la película ya no queda nadie por echarse unas risas con el vídeo del intento de Ana Botella de expresarse con los miembros del COI en la lengua de Shakespeare. No resulta difícil sentir vergüenza ajena al ver el lamentable nivel de inglés de nuestros políticos, sobre todo teniendo en cuenta que cobran un plus de idiomas. Sí, has leído bien.

Pero claro, teniendo en cuenta que en nuestro país solo el 30% de la población habla inglés y que de dicha cantidad solo dos de cada diez personas tienen un nivel aceptablemente alto, ya sería demasiado pedir que los miembros de nuestro querido gobierno perteneciesen todos a este ilustre sector de españoles duchos en la lengua anglosajona.

Hoy en día no hay excusas que valgan: existe una cantidad ingente de cursos gratuitos en internet de todas las temáticas imaginables, así que el que no sabe inglés es porque no quiere. Y precisamente hablando de recursos gratuitos a tu alcance para aprender idiomas, no quería dejar pasar la oportunidad de escribir sobre una aplicación que me descubrió mi hermana hace unas semanas.  Continue reading “Que no te pase como a Ana Botella: aprende inglés con The phrasal verbs machine de Cambridge”