3 vestidos low cost para novias curvy

Hoy en día conviven dentro del mundo de la industria nupcial dos tipos de novias: por un lado están aquellas que llevan toda la vida soñando con ese día y que no están dispuestas a escatimar en gastos con tal de que todo sea perfecto y poder dar el sí, quiero a lo grande y por todo lo alto; por otro están aquellas que prefieren una celebración más íntima y relajada en la que lo realmente importante es disfrutar del momento en compañía de la familia y amigos más cercanos.

Y son precisamente estas últimas las que no están dispuestas a gastarse el sueldo de un o dos meses en un vestido que tan solo lucirán durante unas horas, y que luego terminará metido en un portatrajes de plástico para acabar guardado en algún trastero o altillo de armario. Atrás quedaron esos tiempos en los que los vestidos de novia pasaban de generación en generación y eran usados por madres e hijas.

Para aquellas que quieran llevar un vestido especial pero lo suficientemente asequible como para no tener que preocuparse demasiado por si se mancha o se estropea durante el gran día hay opciones como la línea ASOS Wedding —una de mis favoritas y de la que ya he hablado en varias ocasiones en el blog—, que además tiene vestidos específicos para novias curvy, como estos tres que hoy os muestro y que rondan los 150€ de precio. Leer Más

Vestidos de fiesta para mujeres orgullosas de sus curvas

Vestidos de fiesta ASOS Curve 02

Hasta hace unos años entrar a una tienda de tallas especiales era algo estigmático que se hacía casi escondidas. Hartas del martirio que suponía buscar un vestido de la talla 46 entre las perchas de las marcas más populares, muchas mujeres se resignaban y se decidían a cruzar el umbral de una de esas tiendas que ondeaban un rótulo de Tallas especiales por bandera. Y lo hacían no sin cierta vergüenza, como si se sintieran culpables por no haber completado con éxito la absurda misión impuesta por la presión social de encajar entre las tallas bien vistas según el criterio de la revista Vogue.

Recuerdo que en Córdoba, cerca de la Plaza de las Tendillas, había una de estas tiendas. No sé si a día de hoy sigue allí. Recuerdo también que la ropa que lucían los maniquíes del escaparate era bonita, aunque también es cierto que parecía enorme comparada con la ropa de la talla 34 que suele actuar de reclamo en los escaparates de marcas como Zara, Benetton y compañía.

Pero lo que más me sorprendía era que esta tienda no tuviera ni la décima parte de la afluencia que otras que se empeñaban vilmente en marcar en la 44 el límite de las tallas normales, a pesar de que muchas de las clientes sobrepasaban dicha talla.  Leer Más