Operación bikini en 5 pasos

Mi “operación bikini” en 5 pasos

Este año el asunto de la “operación bikini” me ha pillado desprevenida nivel esto no hay anticelulítico que lo arregle y creo que voy a necesitar una lipoescultura por lo menos para volver a ponerlo todo en su sitio. Pero de verdad, ¿eh? No es ninguna hipérbole de esas que buscan arrancar alguna carcajada.

No sé cómo he podido descuidarme tanto este invierno. Bueno, sí que lo sé: entre que nunca he sido yo muy de obsesionarme con el peso y que desde la mudanza llevo varios meses enclaustrada en casa escribiendo, lo raro sería seguir usando la misma talla de pantalones que el verano pasado. Y si a eso le sumamos que en Torquay hay más restaurantes de los que da tiempo de probar en un par de años, y que la mayoría sirven sus deliciosos menús a domicilio, ya tenemos el cóctel culpable de mi disgusto primaveral.

Yo soy muy fan de todas aquellas ayuditas de medicina y cirugía estética que no impliquen anestesia general (ese es mi límite personal), y siempre y cuando sea poniéndonos en manos de personal 100% profesional y acreditado. Y aunque el año pasado sí que me animé con la Criolipoplastia, esta primavera no me da el presupuesto para ayudas extras y me ha tocado ponerme manos a la obra con la “operación bikini” siguiendo estos 5 pasos un poco más convencionales. Continue reading “Mi “operación bikini” en 5 pasos”

Trucos caseros de belleza usando ¡bolas de algodón!

Trucos de belleza caseros con bolas de algodón

Las bolas de algodón están infravaloradas: hasta hace poco yo misma no les daba más uso que el de desmaquillarme o el de servirme de separadores de los dedos de los pies al hacerme la pedicura. Pero hace unos meses descubrí deambulando por Pinterest que podían usarse también para fabricar monodosis de algunos de nuestros cosméticos favoritos. Monodosis que ni pesan ni ocupan lugar, por lo que son la opción perfecta para esos criminales clutches de fiesta en los que apenas nos cabe el móvil y una barra de labios.

A raíz de ahí me picó la curiosidad y me puse a investigar que otros usos además de los evidentes se le podía dar a este elemento tan asequible y fácil de conseguir, y el resultado es el Cosmoclip de esta semana.

Ver vídeo - Trucos de belleza con bolas de algodón

Como curiosidad os contaré que mientras buscaba más usos que experimentar me encontré con la desagradable sorpresa de que alguna que otra modelo había dicho que para mantenerse en su peso comía bolas de algodón empapadas en zumo de naranja, porque de esta manera se saciaba y el algodón al ser natural era reabsorbido por el cuerpo sin problemas.

Como ya supondréis me quedé en shock. Ya sé que me he enterado de la noticia muy a toro pasado -la moda de la dieta de bolas de algodón al parecer se hizo popular hace un par de años y muchas mujeres ingenuas se subieron al carro de la tendencia- pero me indigna que haya quienes sean capaces de creerse estupideces de este tipo y de poner en riesgo su salud solo porque lo diga la famosa de turno. Ojalá quienes tienen tal poder de prescripción fueran un poco más responsables con lo que dicen. Bueno, y ojalá que no hubiera tantas presiones para obligarnos a las mujeres a encajar en determinados cánones estéticos, que al final estas presiones son las verdaderas culpables de tanta dieta milagro y tanta tontería.