El ocaso y decadencia de los blogs de moda

Bloggers en el front row

No quería escribir este post. ¿Acaso hay algo más endogámico que una bloguera de moda reflexionando sobre el ya trilladísimo asunto del fin de la hegemonía de los blogs de moda? Pero este fin de semana he leído un artículo en Vogue que me ha tocado la moral.

El artículo en cuestión aplaude la medida por parte de la organización de la New York Fashion Week de restringir al 20% las invitaciones y acreditaciones a blogueros, y recoge declaraciones del tipo «No entiendo cómo los diseñadores sientan en tercera fila a un comprador y sin embargo a un bloguero, casi en pañales aún, en el front row. Las cosas tienen que cambiar», o «Las pasarelas se estaban convirtiendo en un zoo».

¿Pero quiénes son los responsables de este zoo?

En el artículo de Vogue da la sensación de que la culpa es de los propios diseñadores, que de forma alocada e irresponsable invitan a blogueros en pañales que solo se preocupan de dar autobombo a su fama vacía, y que les quitan los asientos a esos posibles compradores, que al fin y al cabo son los que realmente importan.

No conozco de primera mano cómo se gestiona el tema de las acreditaciones en la semana de la moda de Nueva York, pero de lo que sí puedo hablaros con conocimiento de causa es de cómo se hace aquí en España.

Leer Más

Egoblogs

Hace unas semanas, y a raíz de la polémica surgida por los resultados del concurso de la revista Marie Claire para buscar el mejor blog de moda de nuestro país, leí un comentario, anónimo por supuesto, que criticaba duramente el bajo nivel del concurso, y concretamente de los finalistas, ya que decía que era una vergüenza que de los clasificados, sólo dos fuesen blogs profesionales y con criterio de moda, mientras que el resto eran blogs sobre ropa o lo que dicha persona calificó con mucho desprecio como «egoblogs».

Imagino que se refería con ello a blogs en los que la persona que escribe va contando detalles de su vida, y pone fotos de los eventos a los que asiste y de los outfits o estilismos que lleva para cada ocasión. Dejando a un lado el dato de que yo creo que subir outfits es mucha más moda que otras cosas que se puedan publicar en blogs «profesionales», me hizo especial gracia eso de los egoblogs. Leer Más