Travel Vlog - Descubriendo Devon - Seaton

Descubriendo Devon: Seaton (vlog)

Con la excusa de poner a prueba la cámara de acción del Motorola One Action parece que me he vuelto a animar con esto de los vlogs y que estoy cogiendo un poco de carrerilla en el asunto. Es mucho más sencillo hacer un par de fotos y escribir una reseña sobre alguno de los sitios que visito, pero es muchísimo más divertido grabarlo todo para crear un vídeo que con el paso del tiempo termine por convertirse en un maravilloso recuerdo de alguna aventura.

Mi trabajo para Cosmo consiste en grabar y editar vídeos, y aunque es un trabajo que me encanta, a veces no puedo evitar que eso haga que acabe percibiendo la actividad de vloggear como trabajo, aunque el vídeo que esté haciendo sea para mi canal de YouTube y lo esté haciendo solo por diversión. El otro motivo por el que había dejado de hacer vlogs es porque le había cogido un poco de vergüenza a eso de ir por la calle hablando sola a la cámara de mi móvil.

Seaton Beach

Pero después de pasar unos días en Berlín rodeada de otros vloggers y youtubers me he dado cuenta de que los apasionados de los vídeos estamos todos un poco locos, así que he conseguido dejar a un lado esa timidez que me había dado de repente para volver a grabar vlogs de forma más regular.

Algunos de estos vídeos los seguiré subiendo a mi canal de YouTube, como siempre, pero también habrá otros que grabaré en formato vertical y que publicaré exclusivamente en Instagram TV (popularmente conocido como IGTV), como el tutorial con mi maquillaje diario que tengo preparado para esta misma tarde. Así que aprovecho para dejaros aquí el enlace a mi perfil para que estemos en contacto también en Instagram y me comentéis qué os parecen las publicaciones que hago por allí. Ya sabéis que la mayoría de las redes sociales premian las interacciones (los likes y los comentarios), y que es la única forma de que los algoritmos de  las plataformas no entierren nuestros vídeos y nuestras fotos en el fondo más remoto del timeline. Así que si os gusta cualquier cosa que haya publicado tanto en Instagram como en YouTube, os agradezco infinitamente el apoyo en forma de me gusta o de comentario. 🙂

The Hideaway - Seaton

Y ahora os dejo ya con el último vlog que hice durante un viaje de un día a un pueblecito encantador del suroeste británico llamado Seaton. En él os enseño el lugar perfecto para desayunar algo delicioso con las mejores vistas del lugar, y me monto en un peculiar tranvía rosa que atraviesa el campo junto al río Axe para llevar a sus pasajeros a las localidades vecinas. ¡Espero que os guste!

Comprar aceite de oliva español en Inglaterra

Así consigo el mejor aceite de oliva virgen extra desde que vivo en Reino Unido

Siendo andaluza no podía ser de otra manera: tengo el paladar un tanto exquisito en lo que a aceites de oliva se refiere. Mientras preparábamos nuestra mudanza a Reino Unido, hace ahora casi dos años, ya intuíamos que el asunto de encontrar un aceite en condiciones por estos lares iba a ser una tarea ardua. Así que nos marcamos un Paco Martínez Soria y, aunque no vinimos cargados de gallinas, sí que echamos un par de garrafas de las de 5 litros de mi aceite favorito al maletero del coche.

Pero 10 litros de aceite no duran para siempre, y mucho menos al ritmo al que lo gastamos en casa entre ensaladas, tostadas y demás comidas. Por lo que el drama llegó a la hora de buscarle sustituto a mi aceite andaluz en las estanterías de los supermercados ingleses. Lo más parecido que encontramos fue una marca llamada Filippo Berio, supuestamente aceite italiano pero que, según su etiqueta, se elaboraba con aceitunas de Marruecos, Grecia y España. No estaba mal, pero su precio era algo elevado para la calidad que tenía.

Mi oliva gourmet - comprar aceite de oliva virgen extra español el Reino Unido

Aprovecho para aclarar que para los ingleses en general el aceite de oliva es un gran desconocido. No solo para cocinar: en los pocos restaurantes en los que te ponen aceite y vinagre para que te aliñes tú las ensaladas, el aceite suele ser de poca consistencia y de un amarillo radioactivo como para desconfiar de su calidad y procedencia. Igual suena exagerado, pero yo culpo a ese aceite horrible de los restaurantes de los kilos de más que fui cogiendo durante los primeros meses aquí. Los aliños de las ensaladas dejan tanto que desear que, a pesar de lo mucho que me gustan, fui dejando de pedirlas cada vez que salíamos a comer fuera, y las acabé sustituyendo por opciones mucho menos saludables. Hola, hamburguesas. Hola, fish and chips. Sigue leyendo “Así consigo el mejor aceite de oliva virgen extra desde que vivo en Reino Unido”