Gana 400 euros para ir de compras (#miplanA1Sportback)

Audi A1 Sportback

Los tiempos cambian. Antes cuando uno iba a un concesionario a comprar un coche se preocupaba por los litros de gasolina que consumía el automóvil en cuestión cada cien kilómetros, por la potencia del motor, o por el tamaño del maletero. Llegó un momento en el que los más exquisitos dejaron de conformarse con el aire acondicionado para exigir climatizador, y si durante mi niñez tener un coche con radiocassette era un adelanto asombroso, hoy en día nadie se dignaría a mirar ningún utilitario que no incorporase lector de mp3 o alguna manera de conectar nuestro iPod.

Quizá por eso cuando he leído que el nuevo Audi A1 Sportback posee un punto de acceso WiFi propio con el que se pueden conectar a internet hasta ocho dispositivos móviles, o que permite planificar una ruta en tu ordenador, para luego visualizarla a través de la pantalla desplegable del sistema de navegación del coche con la ayuda de imágenes aéreas o de satélite de Google Earth o Google Street View, me ha parecido la evolución más lógica del asunto.

Cada vez somos más exigentes y no nos conformamos con que un vehículo se limite a cumplir la función básica para la que fue creado, que es la de servirnos de transporte para ir de un sitio a otro. Incluso tenemos en cuenta que el diseño exterior encaje con nuestro estilo de vida, y por eso es más frecuente que cada vez haya más marcas que se esfuercen por complacer los espíritus más fashionistas con curiosas y originales ediciones especiales de sus modelos más emblemáticos.

Pero al margen de esta pequeña reflexión, en lo que probablemente coincidiremos todos los apasionados de la moda es en que el mejor uso que se le puede dar a un Audi 1 Sportback es el de acompañarnos en una maratoniana sesión de compras. Y si encima uno no tiene que hacerse cargo de pagar dichas compras, el negocio nos sale redondo.

No, no estoy fantaseando en voz alta, porque este va a ser precisamente el premio que se va a sortear entre todos los que os acerquéis durante esta semana a probar el coche al concesionario Baigorri de Madrid (c/ Víctor de la Serna 39). Solo tenéis que hacer click en este enlace para registraros y reservar vuestra cita para probar el coche, y entre todos los que se atrevan a probarlo se sorteará una jornada de compras a bordo de un Audi A1 Sportback y un cheque de 400 euros para gastar en moda, complementos o tecnología.

¿Qué más se puede pedir? 😉

El irregular “casting” de Dove: Desaparecen misteriosamente las bases legales

bases legales casting Dove

La marca Dove continúa con más irregularidades dentro de su peculiar casting en el que pretende reclutar a seis aspirantes a modelo dispuestas a ceder de forma indefinida su imagen a la marca para anuncios de televisión, prensa, medios digitales y puntos de venta a cambio de un jugosísimo (modo irónico ON) cheque regalo de 500 euros.

Esta mañana me disponía a pasar el enlace a las bases legales del concurso a una lectora que me las había pedido en un comentario, cuando he comprobado con estupor que han sido retiradas. El casting sigue su curso y ya han sido publicadas las fotografías de las cuarenta finalistas que tendrán el privilegio de realizar la semana que viene el casting presencial (con el consiguiente gasto de desplazamiento para las que vivan fuera de Madrid).

Pero de las bases legales ni rastro. No están en ninguna de las webs colaboradoras (este es el enlace donde podían encontrarse antes en la web de Vogue), ni he conseguido encontrarlas por ningún sitio después de mirar y remirar de arriba a abajo la página de Facebook de la marca.

¿Qué pretenden con esto? Me extraña mucho que no tengan asesores legales que les hayan advertido de que las bases de un concurso deben estar en todo momento a disposición de los participantes. Me gustaría ser optimista y pensar que han hecho esto para poder modificarlas y ofrecerles a las ganadoras un sueldo justo a cambio de su trabajo y de la cesión de la explotación de sus derechos de imagen, pero de una marca que en una situación como esta prefiere no pronunciarse y dar la callada por respuesta no creo que podamos esperar tal alarde de generosidad desinteresada repentina.