Vestidos camiseros sin arrugas en la maleta

Así doblo los vestidos camiseros para que no se me arruguen en la maleta

Llevar en la maleta vestidos de tejidos vaporosos y conseguir que lleguen a su destino sin arrugas es todo un reto, pero en el caso de los vestidos camiseros la dificultad se la tarea se multiplica de forma exponencial.

La mayoría de los vestidos de fiesta o de verano pueden doblarse siguiendo estas indicaciones —de hecho yo llevé así mi vestido de novia para la boda civil en mi maleta de mano y conseguí evitar tener que plancharlo antes del gran día—. Pero el vestido camisero nos lo pone un poco más complicado por el cuello y las mangas, y porque por el tipo de tejido es muy probable que llegue hecho un higo si lo enrollamos sin más.

Pero basta con echar mano de alguno de los dos trucos que os cuento en mi Cosmoclip de esta semana para perderle el miedo a llevar este tipo de vestidos en nuestra maleta, y que son perfectamente válidos para llevar también camisas masculinas. ¡Espero que os gusten!

Ver en Cosmo vídeo cómo doblar vestidos camiseros en la maleta sin arrugas

Cómo llevar vestidos en la maleta sin que se arruguen (vídeo)

Cómo llevar vestidos en la maleta sin que se arruguen

Este verano me he propuesto viajar a todas partes con lo imprescindible, llevando por supuesto solo equipaje de mano. Reconozco que al principio no me resultó nada fácil porque yo soy de esas personas que lleva siempre encima un montón de por si acasos.

Cuando viajamos con una única maleta de mano hay que economizar muy bien el espacio, y una de las mejores formas de aprovechar bien cada centímetro dentro de nuestro equipaje consiste en echar mano de ese truco tan socorrido de enrollar los pantalones y colocar de forma vertical los tops y camisetas, previamente doblados en pequeños rectángulos, tal y como os mostraba aquí. De esta forma todas las prendas están siempre accesibles y apenas se arrugan.

A la hora de llevar vestidos en una maleta pequeña el asunto puede parecer mucho más complicado, pero no lo es. Por eso he querido hacer un pequeño vídeo explicando cómo doblo yo los míos para que lleguen en perfectas condiciones al lugar de destino del viaje.

Si a pesar de doblarlos así te encuentras con alguna pequeña arruguita debido a que el tejido sea excesivamente delicado, cuando llegues al hotel puedes hacer uso de estos trucos para planchar sin plancha que te mostré hace algunas semanas.