DIY accesorio secador para rizar el cabello

DIY: recicla una botella de plástico para conseguir una melena con ondas

Mi Remington Spin Curl fue una de esas compras inesperadamente maravillosas: se me había roto mi secador durante un viaje y el que había en la habitación del hotel tenía tan poquita potencia que tardaba casi tres cuartos de hora en secarme el pelo con él —era mi época de melena a lo Rapunzel por la cintura—. Así que decidí que era el momento perfecto para hacerme con uno nuevo.

No quería gastarme demasiado porque ya había hecho alguna que otras compras esa semana, y tampoco es que tuviera demasiadas exigencias. Solo quería un secador con potencia suficiente como para no tener que pasarme una hora encadenada a él cada vez que me lavara la cabeza. El dependiente no tuvo que insistirme demasiado para que me llevara el Remington Spin Curl: entraba dentro de mi presupuesto y era ligero y manejable. Al principio no le presté demasiada atención al accesorio que traía para crear ondas a medida que el pelo se secaba, pero al volver a casa empecé a experimentar con él y me pareció el cachivache más práctico de entre todas las herramientas de estilismo capilar que poseía hasta la fecha, que no eran pocas.

Más de siete años duró mi feliz matrimonio con este magnífico secador y su accesorio para rizar el pelo, hasta que de repente un día explotó. Literalmente. Y me dio un susto tremendo. Puede que fuera casualidad, que ya le hubiera llegado su momento. O quizá tenga algo que ver el hecho de que mi chico hubiera empezado a usarlo también y lo pusiera siempre a la máxima temperatura y a la máxima potencia. Que no es que esté yo acusando a nadie de nada , ¿eh? Pero menuda coincidencia, ¿verdad?

El caso es que corrí a comprarme uno igualito y me encontré con que ya está descatalogado y no hay forma de conseguirlo. Y me tocó conformarme con otro que, aunque tiene buena potencia, obviamente no es compatible con el accesorio para rizar. Y buscando alguna alternativa, acabé dando con esta idea que os muestro en mi último Cosmoclip y con la que podemos matar dos pájaros de un tiro: por un lado reciclamos y por el otro lucimos pelazo. Win/win!

DIY recicla una botella de plástico ondas para el cabello

3 formas de hacer ondas con una tenacilla

3 formas de hacer ondas con tenacilla

Una de las normas inquebrantables para quienes tenemos el pelo largo o estamos en proceso de dejarlo crecer es reducir al mínimo el uso de cualquier tipo de herramienta de estilismo que aplique calor, ya sean secadores, planchas o tenacillas.

Si eres de las que sueña con una melena por la cintura, más te vale reconciliarte con la textura natural de tu pelo. Porque si lo tienes ondulado pero no soportas llevar ningún otro peinado que no sea un liso casi oriental y te pasas la plancha día sí, día también, ya te adelanto yo que no vas a lograr que el pelo te llegue a media espalda en buenas condiciones. Para quienes odien la textura natural de su cabello (probablemente el 90% de las mujeres de este planeta) lo mejor en lugar de una melena XXL es una más cortita y manejable, que sea más fácil de peinar y que podamos sanear con la frecuencia necesaria.

Me preguntan mucho al respecto, pero la verdad es que el largo de mi pelo no tiene muchos secretos: un buen champú, una buena mascarilla y aceite para las puntas. Eso, y el hecho de que en todo lo que va de año habré usado como mucho dos veces la plancha para el pelo y no más de diez veces el rizador. Y el secador solo lo uso en la zona de las raíces; los medios y puntas los dejo secar al aire siempre que puedo.

Normalmente recurro a los trucos para hacer ondas sin calor que os contaba en este vídeo o en este otro, pero creo que también hay que saber manejar la tenacilla con propiedad, aunque solo sea para esas ocasiones especiales en las que queremos llevar un look diferente. Por eso esta semana en mi Cosmoclip he hecho un pequeño recopilatorio en el que explico tres formas distintas de usar un rizador o tenacilla en función del efecto que queramos conseguir. Mi favorita es la tercera técnica, y es la que uso cada vez me ondulo la melena usando calor.  Sigue leyendo “3 formas de hacer ondas con una tenacilla”