odcast Ximena de la Serna destacada

‘Asalto emprendedora’, el podcast de las mujeres con iniciativa

Asalto Emprendedora Ximena de la Serna

Creo firmemente que la foto de mi amiga Ximena debería aparecer en el diccionario al lado de la palabra emprendedora. Siempre que nos reencontramos anda inmersa en una nueva aventura a la que dedica un entusiasmo envidiable y contagioso. Lo mismo está preparando un ebook, que recopilando consejos de belleza o productividad en sus vídeos para Youtube. Es polifacética y todoterreno como pocas, y es imposible no dejarse arrastrar por ese torbellino de energía que le imprime a todas las cosas que hace.

Por eso cuando este verano me propuso ser una de las primeras entrevistadas para su nuevo podcast no me lo pensé dos veces. Siempre es un placer colaborar con ella, pero la experiencia es aún más gratificante cuando además el objetivo no es otro que el de ayudar a otras mujeres a emprender en internet una nueva aventura laboral que se ajuste a sus deseos y expectativas.

Con esta idea en mente ha nacido Asalto emprendedora, un podcast semanal en el que Ximena reúne los consejos y experiencias de mujeres que de un modo u otro, han decidido liarse la manta a la cabeza y buscarse la vida en internet.  Sigue leyendo “‘Asalto emprendedora’, el podcast de las mujeres con iniciativa”

Ventajas de trabajar desde casa

Celebrando el Día del Trabajo en Casa

Día del Teletrabajo

La empresa Microsoft promueve por segundo año consecutivo su iniciativa el Día de la Oficina en Casa, con la intención de concienciar a las empresas de las innumerables ventajas del teletrabajo. Antes de nada quiero dejar claro que no soy tan boba como para afirmar que cualquier profesión pueda desempeñarse lejos del centro de trabajo, aunque es cierto que no comparto esa reticencia de muchas empresas de nuestro país a permitir que sus empleados administren su jornada laboral, sobre todo en sectores relacionados con la creatividad o la tecnología.

Puede parecer exagerado, pero a muchos empresarios les gusta sentirse dueños absolutos del tiempo de sus trabajadores. Aunque suene a broma, es una forma actual del dicho de la esclavitud no se abolió, sino que se cambió a ocho horas diarias. Ellos creen que la empresa será mucho más productiva cuantas más horas puedan disponer de sus empleados ya que piensan que cuando estos acaben de desempeñar su labor podrán encomendarles otra, pero lo cierto es que por cuestiones de supervivencia y para preservar la salud mental, los empleados dosifican su rendimiento.

Si se les dijera que podrían tomarse el resto del día libre cuando terminaran su labor, nos sorprendería ver cuántos han acabado a la hora de comer. Pero el trabajador sabe que no va a ser así, y que como poco tendrá que estar sentado en su sitio hasta las siete de la tarde en el mejor de los casos, por lo que se toma las cosas con calma. El empresario, que puede elegir entre productividad/resultados o tener a una persona a su disposición durante un número determinado de horas, suele preferir esto último.  Sigue leyendo “Celebrando el Día del Trabajo en Casa”

Las cosas que importan

Vacaciones 2012

Hace mucho que las redes sociales tomaron el relevo a los emails en muchos aspectos. Uno de los más incómodos es el de la propagación de absurdas cadenas que nos piden que copiemos un texto en nuestro muro si queremos luchar contra el cáncer, o que hagamos click en el botón Me gusta si estamos de acuerdo con una foto en la que el Dalai Lama o Gandhi aparecen junto a una cita que habla de los inciertos pasos de nuestra sociedad por el sendero equivocado.

Así precisamente ha sido como ha llegado hasta mí esta semana un breve texto en el que se nos acusa a hombres y mujeres de desperdiciar la salud para juntar dinero, y de luego gastar ese dinero para intentar recuperar la salud. Decía también que pasamos tanto tiempo pensando en el futuro, que no vivimos el presente, y que además de vivir como si no tuviéramos que morir nunca, morimos como si nunca hubiésemos vivido.

Resulta complicado saber a quién pertenece la cita en realidad, porque según el sitio en el que aparece la ponen en labios de Buddha, Gandhi o el Dalai Lama. Pero está claro que algo de razón sí que tiene, independientemente de cuál fuera la mente iluminada que la compartiera con el resto del mundo.

El caso es que a mí me ha hecho reflexionar y volver a ver las cosas con cierta perspectiva. Y como creo que no hay momento más propicio que este, a las puertas de las vacaciones, para pensar sobre estas cosas, voy a permitirme el lujo de darte un consejo: deja de preocuparte. Relájate. Puede que en tiempos de crisis te parezca contraproducente que te pida que no le concedas a tu trabajo más importancia de la que realmente tiene, pero creo que ya está bien de ver cómo cada vez más empresas se escudan en la situación económica para pedir a sus trabajadores que se aprieten el cinturón e imponer condiciones y horarios abusivos, siempre amparándose bajo la amenaza tácita que se oculta en la frase son tiempos difíciles.

No te engañes. Los tiempos nunca han sido fáciles, al menos para los trabajadores de a pie. No tiene sentido pasar todo el año fantaseando con tus quince días de vacaciones si llegado el momento, tienes tal cantidad de estrés acumulado que ni siquiera un mes de asueto puede devolverte las energías que necesitas para volver a enfrentarte a tu día a día.

No dejes que la falta de presupuesto haga que este año tus vacaciones se limiten a descansar en casa. Cambia de aires y de costumbres en la medida de lo posible. Si no puedes permitirte un viaje largo, haz pequeñas excursiones de un día, o aprovecha para respirar el aire de la sierra con una buena caminata o un paseo en bicicleta. Aléjate del ordenador y del correo de empresa.  Sigue leyendo “Las cosas que importan”