Las cosas que importan

Vacaciones 2012

Hace mucho que las redes sociales tomaron el relevo a los emails en muchos aspectos. Uno de los más incómodos es el de la propagación de absurdas cadenas que nos piden que copiemos un texto en nuestro muro si queremos luchar contra el cáncer, o que hagamos click en el botón Me gusta si estamos de acuerdo con una foto en la que el Dalai Lama o Gandhi aparecen junto a una cita que habla de los inciertos pasos de nuestra sociedad por el sendero equivocado.

Así precisamente ha sido como ha llegado hasta mí esta semana un breve texto en el que se nos acusa a hombres y mujeres de desperdiciar la salud para juntar dinero, y de luego gastar ese dinero para intentar recuperar la salud. Decía también que pasamos tanto tiempo pensando en el futuro, que no vivimos el presente, y que además de vivir como si no tuviéramos que morir nunca, morimos como si nunca hubiésemos vivido.

Resulta complicado saber a quién pertenece la cita en realidad, porque según el sitio en el que aparece la ponen en labios de Buddha, Gandhi o el Dalai Lama. Pero está claro que algo de razón sí que tiene, independientemente de cuál fuera la mente iluminada que la compartiera con el resto del mundo.

El caso es que a mí me ha hecho reflexionar y volver a ver las cosas con cierta perspectiva. Y como creo que no hay momento más propicio que este, a las puertas de las vacaciones, para pensar sobre estas cosas, voy a permitirme el lujo de darte un consejo: deja de preocuparte. Relájate. Puede que en tiempos de crisis te parezca contraproducente que te pida que no le concedas a tu trabajo más importancia de la que realmente tiene, pero creo que ya está bien de ver cómo cada vez más empresas se escudan en la situación económica para pedir a sus trabajadores que se aprieten el cinturón e imponer condiciones y horarios abusivos, siempre amparándose bajo la amenaza tácita que se oculta en la frase son tiempos difíciles.

No te engañes. Los tiempos nunca han sido fáciles, al menos para los trabajadores de a pie. No tiene sentido pasar todo el año fantaseando con tus quince días de vacaciones si llegado el momento, tienes tal cantidad de estrés acumulado que ni siquiera un mes de asueto puede devolverte las energías que necesitas para volver a enfrentarte a tu día a día.

No dejes que la falta de presupuesto haga que este año tus vacaciones se limiten a descansar en casa. Cambia de aires y de costumbres en la medida de lo posible. Si no puedes permitirte un viaje largo, haz pequeñas excursiones de un día, o aprovecha para respirar el aire de la sierra con una buena caminata o un paseo en bicicleta. Aléjate del ordenador y del correo de empresa. 

Dedica tus horas a esas cosas que te encantan y que no puedes hacer durante el resto del año, como escribir, pintar, o hacer un curso de cata de vinos o de cocina. Sigue descubriéndote a ti mismo, no te conformes con las etiquetas que otros te han puesto. Y llegado el momento pregúntate qué es lo que separa tu vida actual de la que siempre has querido llevar. Dar el primer paso puede parecer un mundo, pero te aseguro que cuando vayas por la mitad del camino la perspectiva hará que lo veas todo de forma diferente.

Y te darás cuenta de cuáles son las cosas que importan de verdad, como la salud, pasar tiempo con los tuyos e intentar descubrir quién eres en realidad.

No se me ocurría mejor manera de terminar este post que rescatando el vídeo Querido yo a los dieciséis, que ya he publicado por aquí en alguna otra ocasión, pero que se convierte en imprescindible con este verano que tenemos por delante.

19 respuestas a “Las cosas que importan

    1. Muchísimas gracias por el comentario. El vídeo es conmovedor, sobre todo teniendo en cuenta las tonterías que hacemos cuando somos más jóvenes. Lo importante es que ayuda a ver las cosas con perspectiva, y a alejarnos lo suficiente de los árboles como para poder ver el bosque.

      Un besazo.

      Me gusta

  1. Que bonito post. La verdad es que esta reflexión ahora mismo me viene de perlas, en mitad de los últimos exámenes de la carrera y sin planes de trabajo a la vista. Me han animado mucho tus palabras, desde luego las vacaciones las voy a disfrutar al máximo porque me lo merezco;)
    Un beso!

    Me gusta

  2. Un post que sin duda te deja pensando en lo que tienes y como valorarlo más. Tienes toda la razón es preferible disfrutar el día a día que preocuparse por el futuro y cosas insignificantes. Gracias por posts maravillosos :).

    Me gusta

  3. Gracias por tu post de hoy, siempre te leo xq me encantas pero hoy me has tocado ahí donde lo necesito. A recordarme que hay que valorar lo q de verdad importa y lo que tenemos, a disfrutar de mi día a día,a no pensar tanto en el mañana y ver las cosas de manera diferente… Gracias xq a veces se nos olvida…Muy buen post! Un besote!

    Me gusta

  4. Si eres aventurero hay varias posibilidades no demasiado caras: el surf coaching – dormir en el sofá de gente que se ofrece a acogerte; cambiar tu casa con otra familia – hay webs especializadas para evitar que a la vuelta la casa esté “desvalijada” que se llevan una pequeña comisión por asegurarte que “los otros” son de fiar.

    Estoy de acuerdo en que hay que vivir más tranquilos. Yo vivo en Lyon, y cuando vuelvo a España, en cuanto 3 personas se juntan se ponen a hablar de la crisis y de lo mal que está la cosa… Y cuando regreso, lo hago super-depre, porque me he acabado contagiando. Pensemos en el futuro y luchemos por él.

    Un beso

    Me gusta

  5. ¿Qué os parece un fin de semana en el pueblo de al lado?
    Muchas veces, tenemos cerca un paraíso que aprovechan quienes más lejos viven.
    Un bonito paseo, probar su gastronomía en tascas y garitos varios, visitar alguna iglesia(al margen de las creencias, son lugares maravillosos para meditar unos minutos).
    En estos tiempos que corren, posts como el que has escrito, son un auténtico tratamiento de belleza interior.
    ¡Gracias brujilla!
    The outfits of my dreams

    Me gusta

  6. Me has hecho pensar y reflexionar. Tantas cosas importantes que a veces dejamos que se nos escapen, y luego pensamos ¿por qué no aproveche aquellos momentos?
    Gracias Carmen por el post y gracias por este vídeo que me ha llevado a la reflexión.
    Un abrazo

    Me gusta

  7. Pues tienes toda la razón cariño. Yo no tengo “vacaciones” pero podríamos decir que he pasado de una época que me ha generado mucho estrés a estar “mejor” y ahora resulta que mi salud se quiere resentir, pero he decidido que no, que no la voy a dejar. Si las cosas están mejor hay que disfrutarlas y si vuelven a estar mal, pues habrá que intentar no tomarlas tan mal y verlas en perspectiva.

    Me gusta

¿Charlamos sobre esto? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.