Salerm 21 destacada

Salerm 21: ¡No más pelo verde por culpa del cloro!

Nadar es uno de los pocos ejercicios que no me aburre soberanamente, junto con las artes marciales, patinar, tirar con arco y poco más. Nunca he servido para machacarme en el gimnasio haciendo repeticiones de movimientos sin sentido, sin embargo hasta hace no mucho era capaz de pasarme dos horas seguidas haciendo largos en la piscina sin apenas descansar. Me encanta la sensación de paz y aislamiento del resto del mundo que se tiene al sumergir la cabeza bajo el agua. Como si, además de un ejercicio, fuese algún tipo de meditación, concentrándome únicamente en mi cuerpo y mi respiración.

Pero a pesar de todos los beneficios que me aportaba la natación terminé dejándola por un motivo de lo más frívolo: es incompatible con el pelo rubio en general y las mechas en particular. Para mí ya era habitual —incluso cuando era pequeña y aún me mantenía alejada de los tintes capilares— terminar el verano con la melena plagada de reflejos verdosos por culpa de los químicos necesarios para mantener limpias las piscinas. Y cuando empecé a aclararme el pelo uno o dos tonos más que mi tono natural, el problema empezó a ser incluso peor.

Supongo que el color rubio no es el único factor que influye, sino que también puede deberse a aspectos como la porosidad o la textura de mi cabello. Y aunque ya tengo un buen repertorio de trucos caseros para eliminar esos reflejos verdosos, lo cierto es que me da mucha pereza tener que estar pendiente de ello. Por eso este verano quería probar un nuevo protector, ya que no me apetecía pasar las vacaciones preocupada preocupándome en exceso por el asunto. Sigue leyendo “Salerm 21: ¡No más pelo verde por culpa del cloro!”

Tintes rubios: Manual de uso y disfrute (videoblog)

Videoblog Tintes Rubios

A los seis años cogí mis tijeras de manualidades y me hice un flequillo de un centímetro de largo que ya lo hubiera querido Jacques Dessange para Amélie. La bronca materna que me cayó habría sido mucho más leve de no ser porque mis tijeritas de recortar cartulinas se llevaron también por delante un buen puñado de los angelicales tirabuzones rubios de mi hermana pequeña (en mi defensa añadiré que ella, no solo no se resistió, sino que se mostró encantadísima de jugar a las peluqueras). Lo que quiero demostrar con esto es que nunca he sentido ningún tipo de temor a la hora de experimentar con mi pelo.

Esta temeridad capilar mía me ha llevado a lucir looks bastante insólitos tanto en lo que a corte (asimetrías radicales, flequillos semi rapados) como a color se refiere. Respecto a este último aspecto puedo afirmar con orgullo que mi cabellera ha viajado prácticamente por toda la gama cromática, desde el negro azulado al rubio platino, pasando por diferentes castaños y pelirrojos, e incluso coqueteando con mechas moradas y fucsias. Dado que la experiencia es un grado, yo en este terreno he tenido tantas que podrían nombrarme Catedrática del Peróxido y del Agua Oxigenada, y es por eso que hoy he decidido compartir mis experiencias con vosotros por si estáis pensando hacer vuestro el lema de Clairol de Si solo tengo una vida, ¡déjenme vivirla como rubia!  Sigue leyendo “Tintes rubios: Manual de uso y disfrute (videoblog)”