Mascarilla para pelo seco

Mascarilla casera para reparar la melena después del verano

Mas carilla casera de aceite de coco

Por mucho cuidado que pongamos en proteger nuestro cabello es inevitable que el sol, la sal y el cloro terminen por pasarnos factura después del verano. Pero con todo el ajetreo de volver a la rutina después de las vacaciones muchas veces no tenemos el tiempo o la energía suficiente como para plantarnos en la peluquería para hacerle a nuestra melena la puesta a punto que se merece de cara al otoño.

Por eso en el Cosmoclip de esta semana os cuento los pasos para preparar de forma fácil y rápida una mascarilla casera 100% natural con la que hidratar y reparar nuestro cabello sin tener que salir de casa.

Ver Cosmoclip mascarilla casera para el cabello

A quienes les dé pereza incluso el hecho de ponerse a preparar mascarillas caseras, les aconsejo que al menos prueben a aplicar el aceite de coco y poner a continuación el plástico y la toalla caliente del mismo modo que en el vídeo una vez a la semana. ¡Los resultados son espectaculares!

Y no, el aceite de coco no huele a coco. De hecho el que uso yo de la marca Marny’s no tiene ningún tipo de fragancia. Lo digo porque sé que hay quien no se anima a probarlo porque el aroma de coco les resulta de lo más empalagoso. 😉

Oro Mágico de Belle

Gama Oro Mágico de BELLE: melena de lujo a precio low cost

Belle, la marca de cosmética de los supermercados Eroski, se acaba de apuntar a la tendencia de las gamas capilares a base de aceites esenciales que tan de moda están desde hace algunos años —y que tan bien nos vienen a quienes tenemos el cabello un poco seco, ya sea por culpa del secador o de los tintes—.

Belle gama Oro Mágico

Como muchas me preguntáis en vuestros mensajes y correos por el tono de tinte que llevo ahora, aprovecho para contestaros aquí y recordaros que llevo dos años sin teñirme. En primavera del 2014, tras dos años de llevar el pelo de un rubio casi platino como el que podéis ver en estas fotos, estaba cansadísima de ser esclava de los continuos retoques de raíz. Porque mi base natural no es oscura, pero el pelo me crece tan deprisa —y yo soy tan tiquismiquis con el tema de la raíz— que me pasaba la vida retocándome el color.

Así que hace dos años decidí que ya estaba bien de teñirme tanto sin necesidad, y durante unos meses me di baños de color para oscurecer un poco la melena y que se fuera igualando todo con mi cabello natural, mientras iba cortando a medida que crecían las zonas más decoloradas.

El resultado dos años después es que parece que llevo californianas, pero es algo totalmente fortuito. Lo que ocurre es que el cabello hasta algo más abajo de los hombros es mi cabello, sin teñir, y el resto es lo que aún queda que previamente estuvo muy aclarado. Y aunque el largo del cabello que tengo sin teñir está bastante sano, las puntas las tengo muy secas por culpa de tantos años de tinte. Y como toda hidratación extra se agradece, estuve encantada de aceptar la propuesta cuando hace unas semanas me ofrecieron probar la gama Oro Mágico de Belle. Leer Más