Consejos para poner tu melena a punto después del verano

Pocas cosas causan tanta envidia como el aura que acompaña a quienes acaban de volver a la realidad después de dos semanas de vacaciones en la playa: la piel ligeramente bronceada, un aire relajado de despreocupación y el pelo dorado de forma sutil por el sol. Pero por mucho que nos gusten esas mechas naturales que el verano tan generosamente nos regala, no debemos olvidar que al fin y al cabo el sol siempre pasa factura y este es el momento perfecto para poner nuestra melena a punto de cara al otoño con estos sencillos pasos. Leer Más

Trucos caseros usando la plancha del pelo

Cosas (que no sabías) que puedes hacer con la plancha del pelo

Os contaba en aquel post sobre formas de planchar la ropa sin plancha que en muchas ocasiones, cuando estoy de viaje, uso la plancha del pelo para retocar un poco la ropa que se ha arrugado demasiado en la maleta. Y aunque en casa sí que tenemos plancha (de la de planchar ropa quiero decir) la verdad es que la usamos más bien poco, por un lado porque nos da mucha pereza y por otro porque poco a poco vamos comprando ropa de tejidos que no se arruguen mucho, para que sea suficiente con pasar las prendas un poco por la secadora para que estén en un estado más que decente. Leer Más

Cómo limpiar tu secador, tus planchas y tu rizador

Cómo limpiar secadores planchas y tenacillas

En el caso de las herramientas para moldear el cabello —como planchas y tenacillas— ir a lo barato suele salir caro a la larga, y al final quien acaba pagando el pato y sufriendo es nuestra propia melena. Antes que comprar algún modelo de dudosa calidad es preferible esperar a ahorrar un poco más e invertir en unas que sepamos que van a cuidar nuestro cabello de forma adecuada.

Y ya puestos en comprar unas buenas herramientas para dar forma a nuestra melena lo lógico es cuidarlas todo lo posible para alargar su vida útil y rentabilizar el gasto.

El primer paso para asegurarnos de que nos duran muchos años es almacenar estas herramientas de forma correcta. ¡Nada de retorcer el cable sobre el secador y abandonarlo en un cajón a su suerte! Yo evito que los cables se enreden y se estropeen simplemente usando una goma elástica o coletero para recogerlos.  Leer Más