Mascarilla Shea Moisture Black Jamaican Castor Oil y Coconut Balm de Lee Stafford

Así me he librado de tener que cortarme el pelo después del verano

Este verano se han juntado en mi ecuación capilar varios factores peligrosos: que vuelvo a llevar gran parte de la melena de color casi platino, que he pasado mucho tiempo en la playa y que mi padre ha inaugurado oficialmente la piscina de su nueva casa —con todas las partidas familiares de voley-piscina que eso supone—.

A pesar de que he sido responsable y he estado usando protectores para el sol y para el cloro, supongo que la felicidad veraniega tiene un precio y que ha sido a mi pelo a quien le ha tocado pagarlo.

Viendo el estado en que llegó mi cabellera al mes de septiembre, mucho llegué a temerme que me tocara pasar por la tijera para hacerme un buen corte. Pero con algunos mimos extra y echando mano de un par de productos casi milagrosos he conseguido resucitarla lo suficiente como para que haya bastado con sanear las puntas y poco más. Sigue leyendo “Así me he librado de tener que cortarme el pelo después del verano”

Salerm 21 destacada

Salerm 21: ¡No más pelo verde por culpa del cloro!

Nadar es uno de los pocos ejercicios que no me aburre soberanamente, junto con las artes marciales, patinar, tirar con arco y poco más. Nunca he servido para machacarme en el gimnasio haciendo repeticiones de movimientos sin sentido, sin embargo hasta hace no mucho era capaz de pasarme dos horas seguidas haciendo largos en la piscina sin apenas descansar. Me encanta la sensación de paz y aislamiento del resto del mundo que se tiene al sumergir la cabeza bajo el agua. Como si, además de un ejercicio, fuese algún tipo de meditación, concentrándome únicamente en mi cuerpo y mi respiración.

Pero a pesar de todos los beneficios que me aportaba la natación terminé dejándola por un motivo de lo más frívolo: es incompatible con el pelo rubio en general y las mechas en particular. Para mí ya era habitual —incluso cuando era pequeña y aún me mantenía alejada de los tintes capilares— terminar el verano con la melena plagada de reflejos verdosos por culpa de los químicos necesarios para mantener limpias las piscinas. Y cuando empecé a aclararme el pelo uno o dos tonos más que mi tono natural, el problema empezó a ser incluso peor.

Supongo que el color rubio no es el único factor que influye, sino que también puede deberse a aspectos como la porosidad o la textura de mi cabello. Y aunque ya tengo un buen repertorio de trucos caseros para eliminar esos reflejos verdosos, lo cierto es que me da mucha pereza tener que estar pendiente de ello. Por eso este verano quería probar un nuevo protector, ya que no me apetecía pasar las vacaciones preocupada preocupándome en exceso por el asunto. Sigue leyendo “Salerm 21: ¡No más pelo verde por culpa del cloro!”