Starbucks refresha, café refrescante para los que no nos gusta el café

Starbucks Refresha

Sé que suena a tópico pero una de las cosas que más me gustaba hacer cuando vivía en Madrid era sentarme a escribir en el Starbucks de la calle Fuencarral, sobre todo en invierno. Me pedía un chocolate con nata y caramelo y me hundía en uno de sus estupendos sillones con el portátil mirándome sobre la mesa, listo para postear. Puedo estar perdida en cualquier rincón del mundo, o de paso en cualquier estación o aeropuerto, pero si me encuentro con un Starbucks enseguida me siento como en casa: la misma decoración, el mismo tipo de asientos sencillos pero acogedores, el mismo ambiente relajado… Supongo que son detalles que ellos tienen calculados al milímetro, pero he de admitir que conmigo funcionan.

En verano cambiaba el chocolate caliente por un Frapuccino de crema, aunque reconozco que meterse tal bomba de calorías entre pecho y espalda sin el amparo de la ropa de invierno da alguna que otra punzada de culpabilidad. Por eso me dio tanta alegría descubrir en uno de mis últimos viajes sus nuevas bebidas Refresha.

Lo tienen en dos variantes, Mora Hibiscus y Lima. Como a mi el descubrimiento me pilló en uno de esos días de treinta grados a la sombra me decanté por el de Lima, que me sonaba más refrescante. Me lo prepararon al momento. La chica que me atendía me explicó que llevaba extracto de café verde sin tostar, por lo que tenía cafeína aunque no supiera a café. Me gusta que de vez en cuando piensen en aquellos a los que no nos gusta el café porque todos necesitamos de vez en cuando una dosis extra de energía que el té no siempre consigue, y tampoco es cuestión de ir a base de Red Bull por la vida. 

 

Puede que los Refresha no tengan tanta caféina como el resto de cafés de Starbucks pero tienen la ventaja de que son bajos en calorías, entre 40 y 130 dependiendo del tamaño (tall, grande o venti, como el resto de bebidas de la cadena), algo de agradecer sobre todo en verano. Además del extracto de café verde, mi Refresha de Lima llevaba zumo de cítricos, un toque de menta y una rodaja de limón. Una combinación más que apetecible con estas temperaturas.

Ahora solo me queda probar el de Mora Hibiscus, pero de mi próxima visita a Madrid no pasa, así que en un par de semanas os cuento qué tal.

¿Habéis probado alguna de las dos bebidas? ¿Qué os ha parecido?

 

Post Patrocinado

LA MOCHILA de Manuel Bolaño

Mochilas Manuel Bolano 080 Barcelona Fashion

Hace poco os hablaba de mi recién estrenada obsesión por las mochilas, consecuencia inevitable de pasar demasiadas horas viendo The Walking Dead y reflexionando sobre cuál sería el look perfecto para ganarle el pulso al fin del mundo. La adicción a las mochilas es difícil de superar: una vez que te das cuenta de que puedes llevar encima la Nikon, el iPad, un neceser y todo lo que necesites para sobrevivir a tu día a día de forma cómoda no quieres volver al dolor de espalda causado por un bolso con exceso de peso colgado de un solo hombro.

Un claro signo de que la cosa se te está yendo de las manos es que cuando ves mochilas en los escaparates de las tiendas ninguna te parece excesivamente grande. A todas sabrías sacarle partido. Esa para el verano, que hace mucho frío en los cines por el aire acondicionado y así puedo llevar una rebequita dentro (…) Esa otra para los viajes de fin de semana en los que no quiera llevar maleta (…) Aquella de más allá para cuando vaya de picnic con ocho comensales y quiera llevar mi vajilla completa…  Sigue leyendo “LA MOCHILA de Manuel Bolaño”

Videoblog de belleza desde el espacio

Videoblog de belleza desde el espacio

Y yo que pensaba que ya lo había visto todo en lo que a tutoriales de belleza se refiere. Pero aquí llega la astronauta Karen Nyberg ejerciendo de videoblogger ocasional para contarnos paso a paso cómo se las apañan los tripulantes de la Estación Espacial Internacional para lavarse el pelo. Un gesto que puede parecer trivial pero que se complica bastante con la dificultad añadida de luchar contra la gravedad cero.

Yo si fuera ella me rapaba la cabeza, a lo teniente O’Neil. No por caer en el tópico más típico, sino porque no quiero ni imaginarme lo que tiene que ser lidiar con mi melena pantojil mientras persigo volando gotas de agua que huyen de mi cabeza. Tardaría una barbaridad en lavarme el pelo, y teniendo en cuenta que se me ensucia rápido y que me lo tengo que lavar día sí día no, al final me pasaría la mayor parte de mi estancia en la estación embadurnándome de champú sin aclarado en lugar de investigando o haciendo cosas de provecho.  Sigue leyendo “Videoblog de belleza desde el espacio”

Formas de lucir un pañuelo

27 + 1 formas de llevar un pañuelo

27 formas de llevar un pañuelo

Sabes que te estás haciendo mayor, en el buen sentido de la palabra, cuando empiezas a concederle a los pañuelos el valor y la consideración que se merecen. Cuando eres más jovencita te pones unos shorts, una blusa y unas sandalias y sales a la calle sin pensar en más accesorios o complementos que el bolso de turno o quizá un puñado de pulseras. Pero a medida que maduras en lo que a cuestiones de estilo se refiere empiezas a descubrir que la clave del saber vestir no está en tener el modelito más fashion de la temporada, sino en saber actualizar tu little black dress con los accesorios adecuados.

Y probablemente un pañuelo sea el accesorio que más juego puede darnos: como turbante, pareo, top o incluso como pulsera, por qué no. Por eso hoy quiero compartir contigo una estupenda guía que las chicas de Styles You Love han elaborado, en la que nos cuentan paso a paso y con fotos 27 formas diferentes de lucir un pañuelo. La guía está en formato PDF y puedes descargarla en este enlace y guardarla en el ordenador o en el iPad para leerla tranquilamente mientras tomas el sol, o simplemente para tenerla a mano cuando la necesites.

Formas de llevar un pañuelo

Yo soy de las que no sale en invierno sin un fular al cuello, y en verano me encanta usar mis pañuelos a modo de cinturón tanto para vestidos como para pantalones, como podéis ver en esta foto que me hizo mi amiga María hace tiempo para su blog de street styleSigue leyendo “27 + 1 formas de llevar un pañuelo”

Bronceadas, listas… ¡Ya!

En lo que a bronceados se refiere existe una Ley de Murphy que dice: la velocidad de tu piel al broncearse será inversamente proporcional a las ganas que tengas de ponerte morena. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo: que basta con que salgas a correr quince minutos para que se te queden las marcas blancas de los calcetines en los tobillos, pero que si lo que buscas es broncear tus piernas antes te dará una insolación que ver ningún avance al respecto.

Bourjois Summer in the Riviera

El caso es que entre lo amiga que soy yo de la protección solar de factor 50 y lo poco que aguanto en mi engañosamente tentadora piscina este año me he plantado a mediados de julio con la piel de un blanco nuclear que más que blanco podría decirse que es incluso reflectante.

Por eso supongo que no es de extrañar que he agradecido como agua de mayo el hecho de que la colección Summer on the Riviera de Bourjois haya caído en mis manos justo cuando más la necesitaba, ya que así al menos puedo presumir de buena cara a pesar de mi palidez invernal.  Sigue leyendo “Bronceadas, listas… ¡Ya!”

Cuidado con las piscinas engañosamente tentadoras

Yo derrochando estilo en mi antigua piscina desmontable

En Logroño (también conocido como Invernalia) esto del verano nos ha pillado un poco por sorpresa. O al menos a mí. Hace dos semanas no podía salir de noche sin una chaqueta o cazadora de cuero y ahora de repente estamos inmersos en la ola de calor que azota a todo el país desde hace unos días. Y esto de que el verano haya entrado de lleno de forma súbita tiene un principal inconveniente que es el de las piscinas engañosamente tentadoras.

Te explico. Tú bajas con tu revista y tu toalla dispuesta a broncearte en una pose glamourosa mientras haces oídos sordos a los berreos de los hijos gritones de tus vecinos. Cuando llevas apenas diez minutos la ola de calor empieza a hacer de las suyas y empiezas a darte cuenta de que, por mucho que estilice, quizá no haya sido buena idea ponerte un bañador negro. Porque el sol se encarga de calentarlo tanto que tienes la sensación de que podrías hacer una barbacoa sobre él. Mañana me pongo el biquini blanco, te dices, ese que tienes reservado para cuando luzcas un bronceado envidiable.

Entre tanta reflexión trascendental la temperatura sigue subiendo y es entonces cuando barajas las posibilidad de darte un chapuzón rápido y volver a tu pose digna sobre la toalla. Dejan de importarte los alaridos de los niños mimados y chillones engendrados por tu vecindad que salpican y chapotean de forma ruidosa, frente a la idea, que cada vez va cobrando más fuerza, de convertir ese bañador negro que te abrasa en algo húmedo que refresque de forma agradable tu piel.

Sigue leyendo “Cuidado con las piscinas engañosamente tentadoras”

Clon del mono corto de Louis Vuitton en ASOS (y las rebajas son una tomadura de pelo)

Clon del mono de Louis Vuitton en ASOS

Ayer hice mi primera incursión en las rebajas de este verano y salí bastante mosqueada. No fue una incursión planificada: tenía algo de tiempo libre después de comer y decidí dar una vuelta por el centro comercial para ir fichando las posibles adquisiciones. Después de recorrer cuatro tiendas mi conclusión es que este verano las rebajas son una monumental tomadura de pelo.

Empieza a cansarme mucho eso de que retiren las prendas de la temporada y ocupen los percheros con toda la basura que tienen escondida de temporadas anteriores. Una cosa es un outlet y otra muy diferente son, o deberían ser, las rebajas. Si quiero ropa de otras temporadas a buen precio puedo visitar cualquier centro outlet físico u online en cualquier momento, pero si me tomo la molestia de ir hasta tu tienda en época de rebajas es porque espero encontrarme eso, ropa de esta temporada rebajada. Y no me refiero a un mísero 10% de descuento.

No quiero que las dependientas me cuenten mentiras milongas de lo agotadísimo que está desde el segundo día de rebajas el vestido que estoy buscando, ni quiero encontrarme con que los vaqueros que me gustaban estén rebajados de 39,95 a 35,95 euros y colgados bajo un cartel en el que de lejos puedes leer 20 euros, pero en el que a medida que te acercas descubres un diminuto desde. Porque 20 euros son 20 euros, pero desde 20 euros pueden ser 50, y de hecho muchas veces lo son.  Sigue leyendo “Clon del mono corto de Louis Vuitton en ASOS (y las rebajas son una tomadura de pelo)”