10 motivos por los que necesitas un Huawei Watch

Huawei Watch

1. Porque parece un reloj

Si eres una amante de la tecnología seguro que esperabas con tantas ganas como yo el día en que por fin un smartwatch se pareciera más a un reloj de verdad que a un móvil enganchado de mala manera a la muñeca. El Huawei Watch tiene una esfera completamente redonda y su corona colocada a las dos es todo un homenaje a la relojería clásica suiza. La pantalla de cristal de zafiro promete resistir bastante bien a los arañazos. Leer Más

4 looks de tendencia para 4 fragancias de primavera

4 tendencias para 4 fragancias

Según van subiendo los termómetros llega el momento de cambiar no solo nuestro armario sino también nuestras fragancias habituales. Con la aparición del calor lo habitual es dejar a un lado los perfumes excesivamente densos para buscar aromas más ligeros que nos ayuden a sentirnos frescos y limpios durante el máximo tiempo posible. Por eso, aunque tengo debilidad por los perfumes especiados y avainillados, a medida que se acerca el verano empiezo a cambiarlos por otros de notas más frutales y refrescantes.

Desde hace un par de años mi perfume de verano era I love love de Moschino, pero como el bote que me queda está en las últimas esta primavera he decidido aventurarme con alguna nueva fragancia. He estado probando cuatro diferentes antes de decidirme por una, pero en lugar de hablaros únicamente de estos cuatro perfumes he querido hacer un post en el que además he creado un look inspirado en cada uno de ellos, según el estilo de mujer que cada uno me sugería. ¡Espero que os gusten!  Leer Más

¿Tiene la VFNO los días contados?

VFNO 2014

Cuando hace unas semanas leí este artículo que reflexionaba sobre el fracaso de la Vogue Fashion’s Night Out en Nueva York no me sorprendí en absoluto. El objetivo de este evento que ya se ha convertido en tradición en muchas capitales del mundo no era otro que el de reactivar un poco la economía y animar a los consumidores a salir de compras, y para ello se les ofrecían incentivos tales como descuentos, artículos de edición limitada que solo estaban unas horas a la venta o fiestas exclusivas con la presencia de celebridades del mundillo.

Y hoy por hoy creo que podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que ese objetivo no se ha cumplido por varios motivos. El primero es el hecho de que la mayoría de la gente que acude a este evento no va a comprar, solo acude al reclamo del cóctel gratis o de la bolsa de tela de regalo. El segundo es que las personas que realmente quieren comprar muchas veces no pueden hacerlo por lo masificado que está el evento por culpa de la gente que va solo a recolectar muestras y regalitos, tal y como os contaba ya en este post de hace dos ediciones.

Según los dueños de algunas boutiques neoyorquinas allí el desfase iba aún más lejos, ya que la gente no solo no acudía a comprar, sino que además había quienes tenían las manos más que largas y aprovechaban el desbarajuste del evento para llevarse las cosas sin pasar por cajaLeer Más

Aires marciales para este otoño

Victoria Beckham otoño invierno 2012 2013

Hace unas semanas una amiga me decía en Twitter que no acababa de entender esta absurda manía de la moda de hacer que nos vistamos como si fuéramos a hacer algo que en realidad no vamos a hacer. El ejemplo con el que lo ilustraba era el de la tendencia del estilo safari, ya que según desde su punto de vista, no tenía ningún sentido vestirse de ese modo para ir por la ciudad, porque era como disfrazarse.

Tommy Hilfiger otoño invierno 2012 2013

No pude menos que mostrarle mi desacuerdo, porque para mí la moda siempre ha tenido algo de lúdico, y también algo de disfraz, en el mejor sentido de la palabra. Si solo pudiéramos vestirnos ciñéndonos a las circunstancias exactas y rigurosas de la situación para la que nos arreglamos no dejaríamos espacio alguno a la creatividad. No podríamos lucir un anorak de inspiración esquimal si viviésemos en Madrid en lugar de en el Polo Norte, ni llevar unas merceditas cuando se es mayor de edad, ni lucir un camafeo del siglo XIX porque estamos en el año 2012 y resultaría un tanto anacrónico.  Leer Más