Eden Project Cornwall

Proyecto Edén: un paraíso en Cornualles (vlog)

El domingo el mal tiempo nos dio un poco de tregua y aprovechamos los rayos de sol para conducir las casi dos horas que nos separan de Eden Project, un jardín botánico en Cornualles que tenía desde hace tiempo en mi lista de cosas pendientes de visitar.

Mapa de Proyecto Edén

El Proyecto Edén está construido sobre las 50 hectáreas de una cantera abandonada, y está financiado por una fundación sin ánimo de lucro que pretende con la iniciativa destacar la importancia de la conservación de los recursos y la contribución de la diversidad vegetal a la vida humana. Su propósito inicial fue el de demostrar la capacidad de utilizar la naturaleza a la hora de regenerar un lugar previamente deteriorado por la explotación humana.

Bioma tropical en Proyecto Edén

Su principal atracción son los dos invernaderos, cada uno de ellos con un bioma diferente: uno de clima tropical húmedo (que además es el más extenso del mundo de este tipo) y otro de climas calientes y secos de tipo mediterráneo.

Tropical biome Eden Project

A sus creadores no les gusta que se catalogue la instalación de parque temático, pero lo cierto es que el Proyecto Edén tiene todo lo necesario para pasar un día disfrutando en familia: desde exposiciones y tiendas hasta actividades para todas las edades (incluyendo actividades de aventura, como un puente tibetano o la tirolina más larga de Inglaterra), pasando también por bares y restaurantes.

Abejas y dalias en el jardín botánico Proyecto Edén en Cornualles

La entrada cuesta £26 para adultos y £13.50 para niños, y permite disfrutar de este peculiar jardín botánico tantas veces como queramos durante un año a partir de la fecha de la compra. Así que ahora que ya tenemos entrada libre durante el próximo año estaré atenta a los diferentes eventos interesantes que hagan por allí para no perdérmelos. De momento ya tengo apuntado en mi agenda el festival de invierno, durante el cual ponen una pista de patinaje sobre hielo en el jardín, y me quedan pendientes también todas las actividades de aventura para esa próxima visita si la meteorología lo permite.

View this post on Instagram

Hoy me he escapado a Cornualles a visitar @edenprojectcornwall, un jardín botánico impresionante que tenía desde hace tiempo en mi lista de cosas pendientes. 🌸🌼🌹🌺 ⠀ Pero como en Devon siempre hay tantos planes por hacer y tantas cosas que ver, siempre acababa posponiendo este viaje (hay que conducir casi dos horas desde donde yo vivo para llegar aquí). 🗺 ⠀ Y ha merecido la pena el trayecto. En unos meses volveré otra vez (la entrada se paga una vez pero vale para todo un año), a patinar sobre hielo en la pista que ponen para celebrar el festival de invierno. ⛸⛸ ⠀ ¿Os gustan los jardines botánicos? ¿Qué habéis hecho este fin de semana? ⠀ #discoveringdevon #instatravel #traveler #traveller #devonlive #travelgram #vloggerlife #traveldiary #traveladdict #travelingram #travelvloggers #wowplanet #letsgosomewhere #edenphotocomp @sparkcamera

A post shared by Carmen Velarde (@blogdelabruja) on

Maravillas de cristal craquelado en Casa Batlló Store Barcelona

Maravillas de cristal craquelado

cristal-craquelado-casa-batllo-store-7

House of Marbles fue uno de los primeros lugares turísticos que visité desde que llegué a Torquay hace unos meses, y debo reconocer que se trata sin duda de un sitio muy curioso, con permiso del Time Travellers Museum de Totnes del que os hablaba la semana pasada. Al margen de aquella entrañable exposición de juguetes antiguos, lo que realmente me llamó la atención fue el hecho de poder ver a los artesanos del vidrio mientras trabajaban, dando forma a todo tipo de creaciones. Sigue leyendo “Maravillas de cristal craquelado”

Vacaciones en Roma calleja con puestos de pintura

Rincones que visité en mi última escapada a Roma

Hace un par de semanas me tocó viajar a Roma para actuar en una gala de magia en el Auditorio de la Conciliación —por si alguien aún no lo sabía: sí, algunas noches en vez de bruja soy maga—. A pesar de que en principio era un viaje de trabajo quisimos quedarnos un día más para poder disfrutar al menos un poco de la ciudad.

Yo ya había estado en Roma hace un par de años, así que la parte más turística como la zona del Foro o la Fontana di Trevi ya las conocía. Por eso lo que me apetecía en este día libre en Roma era callejear un poco, perderme paseando con toda la tranquilidad del mundo y sin las prisas de querer ver en tiempo récord todo lo que marcan como imprescindible las guías turísticas.  Sigue leyendo “Rincones que visité en mi última escapada a Roma”