Little black dress + piano bag

La Bruja little black dress piano bag

Tengo cierta debilidad por los little black dresses, hasta el punto de que tengo en mi armario más vestidos de este tipo que de otro cualquiera. Este que hoy os enseño es de Zara, de la temporada pasada, y es uno de mis favoritos. Me encanta que la parte superior sea tan estructurada. Es tan sencillo e intemporal que puedo llevarlo en muchas ocasiones diferentes, solo tengo que jugar con distintos complementos. Lo mismo puedo llevarlo con unas bailarinas y un bolso de tipo bowling que con unas sandalias joya y un clutch de fiesta.

Para el look que hoy os muestro quería contrarrestar la seriedad del vestido con algún toque más divertido y desenfadado, por eso lo he combinado con uno de los bolsos más originales de mi armario: un bolso de mano con forma de piano de ASOS.

La Bruja little black dress piano bag

Leer Más

Street style: minifalda con tachuelas y sandalias flúor

Street Style fluor sandals

Aunque estemos a las puertas del otoño aún hay muchas ciudades en las que las temperaturas nos permiten seguir echando mano de looks desenfadados y veraniegos como este que hoy os muestro en la recientemente rescatada sección de Street Style del blog. La protagonista de la fotografía de hoy se llama Sandra, y lo primero en lo que no pude evitar fijarme fue en sus sandalias planas, de un divertido rosa flúor, que ella consiguió en una tienda de León.  Leer Más

Street style: chaleco denim

Street Style denim vest portada

El chaleco denim es una de esas prendas que sin lugar a dudas se merecían ser rescatadas de la década de los noventa. Con él me ha pasado lo mismo que con la falda-pantalón: en mi adolescencia no quería verlo ni en pintura y ahora lo miro con otros ojos. Obviamente no soy una early adopter con esta tendencia, pero después de encontrarme con Teresa paseando por la Gran Vía de Logroño esta semana he decidido que de este otoño no pasa el hacerme con uno.

El chaleco que lleva Teresa es de Stradivarius, y lo que más me gusta de él son los detalles de cuentas en los hombros. Ella lo ha combinado con una camiseta estampada de Zara, unos vaqueros de tipo pitillo azul oscuro y unas sandalias azules con borlas de Marypaz. El bolso de tipo satchel en color cuero, otro de los básicos infalibles que no faltan en mi fondo de armario, es de C&ALeer Más

Tengo fobia a los shorts

Shorts TRF primavera verano 2013

Reconozco que los shorts me traen por el camino de la amargura. Aunque por simple lógica se trate de una prenda patrimonio de los días de calor yo solo me los permito en invierno, siempre gracias a la intercesión de unas buenas medias tupidas. Y en cuanto la subida de las temperaturas me obliga a despedirme de mis adoradas medias me resigno y le digo también adiós a mi escasa colección de shorts. Ya nos veremos el próximo otoño, les digo.

No sé si será una cuestión de edad, o que tal vez  mis piernas nunca han sido mi punto fuerte, pero cada vez que intento ponerme unos shorts en verano me doy cuenta de lo difícil que resulta lucir esta prenda con algo de dignidad. Solo hay dos tipos de chicas que pueden lucirla sin problemas: las que milagrosamente conservan piernas y caderas de adolescentes y las que no sienten ningún tipo de reparo por el hecho de que la celulitis se les desparrame de forma indecorosa cada vez que se sientan en una terracita a tomar unas tapas. Y desgraciadamente yo no pertenezco a ninguno de los dos.  Leer Más

Aires marciales para este otoño

Victoria Beckham otoño invierno 2012 2013

Hace unas semanas una amiga me decía en Twitter que no acababa de entender esta absurda manía de la moda de hacer que nos vistamos como si fuéramos a hacer algo que en realidad no vamos a hacer. El ejemplo con el que lo ilustraba era el de la tendencia del estilo safari, ya que según desde su punto de vista, no tenía ningún sentido vestirse de ese modo para ir por la ciudad, porque era como disfrazarse.

Tommy Hilfiger otoño invierno 2012 2013

No pude menos que mostrarle mi desacuerdo, porque para mí la moda siempre ha tenido algo de lúdico, y también algo de disfraz, en el mejor sentido de la palabra. Si solo pudiéramos vestirnos ciñéndonos a las circunstancias exactas y rigurosas de la situación para la que nos arreglamos no dejaríamos espacio alguno a la creatividad. No podríamos lucir un anorak de inspiración esquimal si viviésemos en Madrid en lugar de en el Polo Norte, ni llevar unas merceditas cuando se es mayor de edad, ni lucir un camafeo del siglo XIX porque estamos en el año 2012 y resultaría un tanto anacrónico.  Leer Más