Blackpills app

Estoy enganchada a Blackpills: la app gratuita para ver series en el móvil

Partamos de la base de que a mí el vídeo bajo de manda me parece uno de los grandes adelantos de nuestro siglo, una de esas cosas sin las que ya no sabría vivir, y de que soy subscriptora de todos servicios los que puedo permitirme de momento: Netflix, HBO, Prime Video.

Así que, cuando alguien en mi timeline de Instagram recomendó la app de Blackpills, me la descargué al momento con intención de investigarla con más atención cuando tuviera algo de tiempo. Pero me olvidé de ella durante varios meses. Tengo tantas aplicaciones instaladas en el móvil repartidas en diferentes carpetas que esto es algo que me pasa muy a menudo. En este caso en particular el olvido también se debió a que el móvil no es el primer dispositivo que suelo tener en mente a la hora de ponerme a ver series. Normalmente las veo en la tele o en el iPad si estoy de viaje.

Pero justo hace unas semanas me tocó combatir unas horas de espera sin más cacharro a mano que mi móvil, y acabé dando por casualidad con la carpeta en la que Blackpills había terminado olvidada. Recordé lo que le había oído en su momento a la persona que la recomendaba: que era una plataforma de series cuyos episodios duraban alrededor de los diez minutos, así que pensé que no perdía nada por probar.  Continue reading “Estoy enganchada a Blackpills: la app gratuita para ver series en el móvil”

5 formas distintas de usar un pañuelo

5 formas totalmente distintas de usar el mismo pañuelo

Dicen que el típico LBD o vestidito negro es la prenda comodín por excelencia, aquella que jamás debería faltar en ningún fondo de armario femenino que se precie, capaz de adaptarse a casi cualquier tipo de situación en función de los complementos y accesorios con que lo acompañemos.

Pero yo estoy cada vez más convencida de que, si hay otra pieza capaz de destronar al little black dress por su versatilidad, es sin duda un buen pañuelo cuadrado. Porque puede que no sea tan sencillo vestirse únicamente con un pañuelo, pero un par de ellos apenas ocupan espacio doblados en un rincón de nuestra maleta y pueden salvarnos más de un look o incluso ejercer de improvisado bolso de playa cuando más lo necesitemos.

En este post he querido reunir todas las ideas que he ido publicando en el blog para que saquéis partido a vuestro pañuelo favorito, todas distintas pero infinitamente sencillas. Continue reading “5 formas totalmente distintas de usar el mismo pañuelo”

Vestidos camiseros sin arrugas en la maleta

Así doblo los vestidos camiseros para que no se me arruguen en la maleta

Llevar en la maleta vestidos de tejidos vaporosos y conseguir que lleguen a su destino sin arrugas es todo un reto, pero en el caso de los vestidos camiseros la dificultad se la tarea se multiplica de forma exponencial.

La mayoría de los vestidos de fiesta o de verano pueden doblarse siguiendo estas indicaciones —de hecho yo llevé así mi vestido de novia para la boda civil en mi maleta de mano y conseguí evitar tener que plancharlo antes del gran día—. Pero el vestido camisero nos lo pone un poco más complicado por el cuello y las mangas, y porque por el tipo de tejido es muy probable que llegue hecho un higo si lo enrollamos sin más.

Pero basta con echar mano de alguno de los dos trucos que os cuento en mi Cosmoclip de esta semana para perderle el miedo a llevar este tipo de vestidos en nuestra maleta, y que son perfectamente válidos para llevar también camisas masculinas. ¡Espero que os gusten!

Ver en Cosmo vídeo cómo doblar vestidos camiseros en la maleta sin arrugas

Boda civil Carmen Velarde destacada

Me he casado (pero solo un poco), y el año que viene me caso otra vez

Aunque el título suene raro, es totalmente cierto. No había dado muchos detalles por aquí porque técnicamente la celebración formal va a ser en mayo del año que viene. En un principio la fecha elegida había sido septiembre de este año, pero como el enclave donde vamos a celebrarlo es un poco inusual teníamos que dejar todo el papeleo hecho con antelación.

Al final, por temas de logística y disponibilidad tuvimos que aplazar la celebración para mayo de 2019, pero como ya teníamos todo tramitado para firmar en el Ayuntamiento de Logroño ahora en agosto, decidimos seguir adelante con la firma aunque luego tuviéramos que esperar unos meses para la otra ceremonia.

Lo de la firma iba a ser algo rápido y totalmente informal, o al menos esa era la idea que teníamos. Pero a algunos amigos y familiares les hacía ilusión acompañarnos también en ese día, así que al final hemos terminado organizando una preboda, que ha coincidido con el día más caluroso del año en España, qué puntería la nuestra…

Así que, aunque quería mantener el espíritu relajado que inicialmente habíamos planeado para este día, tampoco era plan de desperdiciar la excusa para vestirme un poco de novia, y me decidí por este precioso vestido de Esprit. No pudo ser más adecuado para la ocasión: gracias al tipo de tejido llegó sin una sola arruga a pesar de haberlo llevado en la maleta de mano —lo doblé siguiendo el truco que os mostraba en este vídeo—, y como era muy cómodo y ligero no pasé calor a pesar de los más de cuarenta grados que nos acompañaron ese día.

Boda civil Carmen Velarde

Ahora ya sí me toca empezar a pensar en la boda formal de la próxima primavera, y debo de ser la más desastre de las blogueras de toda la blogosfera, porque a estas alturas no tengo la más remota idea del tipo de vestido que quiero llevar ese día… Aún tengo nueve meses por delante hasta la fecha, y ya he estado mirando algunos modelos de diferentes firmas, pero todavía no he encontrado ninguno que me haya provocado un verdadero flechazo.

Así que, si conocéis marcas —aunque sean pequeñas— que merezcan la pena, dejadme algún enlace en los comentarios para que pueda echarles un vistazo en mi búsqueda del vestido perfecto. ¡Muchas gracias!

Cómo hacer un bolso con un pañuelo

Cómo convertir un pañuelo en un bolso

Me encantan los capazos y bolsos de rafia, especialmente en verano para ir a la playa y a la piscina. Pero debo admitir que es bastante incómodo llevarlos conmigo a la hora de viajar porque ya sabéis que soy de las que solo lleva equipaje de mano, y siempre prefiero complementar mi maleta con una mochila que me deje las manos libres a la hora de moverme por las estaciones y aeropuertos.

Dentro de la mochila suelo llevar un clutch o algún bolsito pequeño para cuando llevo un look algo más formal, pero todavía no he encontrado la manera de meter mi capazo en la maleta sin que llegue totalmente chafado a su destino.

Así que desde hace algunos veranos lo que hago es incluir en mi equipaje un pañuelo grande cuadrado que lo mismo me sirve para usarlo de pareo, que para hacerme un top que poder llevar con mis vaqueros, o para hacerme este bolsito tan mono. Que viene de maravilla tanto para una mañana de turismo como para ir a la playa con algo más de estilo que con mi mochila habitual. ¡Y encima no ocupa nada de espacio en la maleta! Continue reading “Cómo convertir un pañuelo en un bolso”