Truco para cortarte capas delanteras tú misma

Truco para desfilar tú misma la parte delantera de tu melena

Sé que a algunos os parece de lo más exagerado mi decisión de no volver a pisar la peluquería hasta que tengamos una vacuna para este coronavirus que nos ha tenido todo patas arriba durante los últimos meses. Pero después de haberme informado bien sigo pensando que meterme con gente extraña en un local cerrado lleno de corrientes de aire de secadores solo por capricho estético es un riesgo que realmente no me merece la pena asumir.

Y es una verdadera contrariedad, porque ya había decidido que quería volver a llevar el pelo cortito para este verano. Mi plan A es intentar convencer a mi peluquera habitual para que venga a cortármelo al jardín de casa cuando por fin les permitan trabajar a partir del mes que viene. Y mi plan B en caso de que ella no quiera o no pueda por el motivo que sea, es cortármelo yo misma con la ayuda de Edu. Porque como lo quiero bastante corto no creo que sea capaz de hacerme bien la parte de atrás sin ayuda externa. Mi marido tiene un historial bastante descorazonador de desastres domésticos perpetrados tijeras en mano, así que no os podéis imaginar el acto de valor que supondría dejarlo trasquilarme. Pero cualquier cosa es preferible desde mi punto de vista a la alternativa de pasar por la peluquería.

Además, el pelo solo es eso, pelo. Y crece. Y a mí encima me crece rapidísimo, así que por muy terrible que fuera el desastre no habría mal que cien años durase en ese sentido. El caso es que como ya estoy mentalizada con que terminaré por cortármelo de una manera u otra, estoy aprovechando para experimentar un poco, y ahora acabo de hacerme yo misma capas desafiladas en la zona delantera de la melena con este truco tan sencillo que os cuento en mi último Cosmoclip. ¡Espero que os guste!

Truco para cortarte capas delanteras - ver vídeo en Cosmo

Córtate tú misma el flequillo con Brad Mondo

Córtate tú misma el flequillo paso a paso con Brad Mondo

En muchos países las peluquerías siguen cerradas debido a las medidas de seguridad para mantener a raya el coronavirus, y aunque en algunos otros hayan ido reabriendo sigue sin ser recomendable pasar varias horas en un lugar cerrado lleno de personas extrañas. Ya os contaba en este otro post que el aire de los secadores de pelo es capaz de mover por toda la habitación las partículas del virus que quedan flotando en el ambiente alrededor de las personas infectadas, aunque sean asintomáticas, aumentando así el riesgo de contagiarnos.

Pero aguantar tanto tiempo sin ponernos en manos de nuestra estilista puede ser todo un reto, especialmente para quienes suelen llevar cortes de pelo muy estructurados o flequillos muy definidos.

Si estás en este último grupo hoy estás de suerte porque precisamente esta semana Brad Mondo —el popular estilista youtuber famoso por sus vídeos con reacciones a desastres capilares caseros— ha hecho una colaboración con Beauty Insider y ha asesorado, vía Skype, a Caroline Aghajanian mientras esta se cortaba ella misma el flequillo sin salir de casa.

Así que ahora puedes seguir el tutorial paso a paso con ellos para retocarte el flequillo o incluso atreverte a cortártelo por primera vez. Es divertido experimentar con el pelo y poco a poco, con la práctica, puedes conseguir resultados estupendos. Y tampoco hay que preocuparse demasiado si cometemos algún pequeño error porque ¡el pelo crece!

El único paso imprescindible antes de empezar a experimentar con nuestro cabello en casa es el de hacernos con unas tijeras específicas para la tarea —no vale con coger las primeras tijeras que encontremos por ahí—, pero afortunadamente podemos conseguir tijeras más que decentes por muy buen precio en Amazon o tiendas online que distribuyen productos profesionales de peluquería.

¿Te animas a cortarte tú misma el flequillo? 😀

Ideas para mantener nuestras gafas de sol ordenadas

Hasta hace no mucho estaba convencida de que la mejor forma de guardar mis gafas de sol era bien protegidas dentro de sus fundas y resguardadas en uno de los cajones de mi armario. Y probablemente esta era la manera perfecta para que estuvieran siempre como nuevas.

El problema es que precisamente estaban como nuevas porque siempre terminaba usando las mismas, las que estaban ya en mi bolso. A veces por pereza, porque no me apetecía ponerme a rebuscar en el cajón, y a veces simplemente porque salía con prisas de casa.

El caso es que un día decidí que la mejor forma de asegurarme de usarlas todas era teniéndolas en algún sitio más accesible, y empecé a buscar ideas y trucos que me permitieran tenerlas más a mano, pero ordenadas al mismo tiempo. Y esas ideas son las que os muestro en mi último Cosmoclip.

Ver en Cosmo ideas para almacenar y ordenar gafas de sol
DIY saquito térmico

DIY: saquito térmico con aromaterapia

Siempre viene bien tener a mano un saquito térmico, en particular durante los meses más fríos del año. El primero que tuve yo me lo regalaron unas navidades y venía dentro de una funda graciosísima con forma de gato de peluche. Se sacaba el saco que contenía las semillas, se calentaba un minuto en el microondas y se volvía a guardar dentro del peluche. Me venía de maravilla para calentar la cama antes de ir a dormir, o para ponérmelo en el regazo para aliviar un poco los dolores de la regla.

Después de ese me acabé comprando alguno más en las clásicas tiendas de Natura Selection, pero con todo el uso que yo les daba en apenas unos meses notaba que las semillas iban perdiendo la capacidad de retener el calor y que los aceites esenciales que incorporaban perdían el olor.

Así que decidí empezar a fabricármelos yo. De esta forma podía elegir exactamente qué tipo de grano o semilla quería usar para cada uno —los garbanzos aguantan casi tres cuartos de hora calientes y son perfectos para calentar la cama, mientras que el arroz absorbe genial los aceites esenciales y se adapta mejor a zonas como las cervicales—, o el tipo de aroma que quería añadirle.

Y cuando noto que va perdiendo sus propiedades, solo tengo que descoserle un lateral, tirar el relleno, volverlo a llenar y coserlo de nuevo. En mi último Cosmoclip os cuento todos los pasos a seguir para que os hagáis el vuestro, y algún consejo para que os dure lo máximo posible. ¡Espero que os guste!

Ver en Cosmo vídeo DIY saquito térmico

DIY accesorio secador para rizar el cabello

DIY: recicla una botella de plástico para conseguir una melena con ondas

Mi Remington Spin Curl fue una de esas compras inesperadamente maravillosas: se me había roto mi secador durante un viaje y el que había en la habitación del hotel tenía tan poquita potencia que tardaba casi tres cuartos de hora en secarme el pelo con él —era mi época de melena a lo Rapunzel por la cintura—. Así que decidí que era el momento perfecto para hacerme con uno nuevo.

No quería gastarme demasiado porque ya había hecho alguna que otras compras esa semana, y tampoco es que tuviera demasiadas exigencias. Solo quería un secador con potencia suficiente como para no tener que pasarme una hora encadenada a él cada vez que me lavara la cabeza. El dependiente no tuvo que insistirme demasiado para que me llevara el Remington Spin Curl: entraba dentro de mi presupuesto y era ligero y manejable. Al principio no le presté demasiada atención al accesorio que traía para crear ondas a medida que el pelo se secaba, pero al volver a casa empecé a experimentar con él y me pareció el cachivache más práctico de entre todas las herramientas de estilismo capilar que poseía hasta la fecha, que no eran pocas.

Más de siete años duró mi feliz matrimonio con este magnífico secador y su accesorio para rizar el pelo, hasta que de repente un día explotó. Literalmente. Y me dio un susto tremendo. Puede que fuera casualidad, que ya le hubiera llegado su momento. O quizá tenga algo que ver el hecho de que mi chico hubiera empezado a usarlo también y lo pusiera siempre a la máxima temperatura y a la máxima potencia. Que no es que esté yo acusando a nadie de nada , ¿eh? Pero menuda coincidencia, ¿verdad?

El caso es que corrí a comprarme uno igualito y me encontré con que ya está descatalogado y no hay forma de conseguirlo. Y me tocó conformarme con otro que, aunque tiene buena potencia, obviamente no es compatible con el accesorio para rizar. Y buscando alguna alternativa, acabé dando con esta idea que os muestro en mi último Cosmoclip y con la que podemos matar dos pájaros de un tiro: por un lado reciclamos y por el otro lucimos pelazo. Win/win!

DIY recicla una botella de plástico ondas para el cabello

Ideas para reutilizar pajitas de plástico

Un par de formas prácticas de reutilizar pajitas de plástico

Ahora que empiezo a estar algo más concienciada con el tema del medio ambiente me estoy tomando lo del reciclaje mucho más en serio. Tengo la sensación de que aquí en Inglaterra la gente presta mucho más atención al asunto, más que nada por la forma en la que está organizada la recogida de basuras.

En la zona en la que vivo la basura orgánica se recoge solo una vez cada 15 días —sí, habéis leído bien— y no hay contenedores públicos en las calles. Es decir, cada apartamento o casa tiene un bidón en su jardín y tiene que apañárselas para que toda la basura que una familia genera en dos semanas quepa ahí. Pero también tenemos un cajón de reciclaje por apartamento, y ese sí que pasan a vaciarlo cada semana.

De este modo consiguen que la gente se moleste en reciclar, porque de otro modo el bidón de basura orgánica se llena en unos días y se queda uno sin sitio para sobrevivir el resto de las dos semanas.

El reciclaje se mezcla todo en el cajón —vidrio, cartón, plástico, etc.— y el camión que pasa tiene diferentes compartimentos y los operarios separan las cosas en el momento de recogerlas. Si has echado al cajón algo que crees que se recicla pero no es así (como me pasó a mí alguna vez con envoltorios de plástico) te lo vuelven a dejar en tu cajón de reciclaje para que te lo comas con patatas te encargues tú de tirarlo donde corresponda. Sigue leyendo “Un par de formas prácticas de reutilizar pajitas de plástico”

5 formas distintas de usar un pañuelo

5 formas totalmente distintas de usar el mismo pañuelo

Dicen que el típico LBD o vestidito negro es la prenda comodín por excelencia, aquella que jamás debería faltar en ningún fondo de armario femenino que se precie, capaz de adaptarse a casi cualquier tipo de situación en función de los complementos y accesorios con que lo acompañemos.

Pero yo estoy cada vez más convencida de que, si hay otra pieza capaz de destronar al little black dress por su versatilidad, es sin duda un buen pañuelo cuadrado. Porque puede que no sea tan sencillo vestirse únicamente con un pañuelo, pero un par de ellos apenas ocupan espacio doblados en un rincón de nuestra maleta y pueden salvarnos más de un look o incluso ejercer de improvisado bolso de playa cuando más lo necesitemos.

En este post he querido reunir todas las ideas que he ido publicando en el blog para que saquéis partido a vuestro pañuelo favorito, todas distintas pero infinitamente sencillas. Sigue leyendo “5 formas totalmente distintas de usar el mismo pañuelo”

Cómo hacer un bolso con un pañuelo

Cómo convertir un pañuelo en un bolso

Me encantan los capazos y bolsos de rafia, especialmente en verano para ir a la playa y a la piscina. Pero debo admitir que es bastante incómodo llevarlos conmigo a la hora de viajar porque ya sabéis que soy de las que solo lleva equipaje de mano, y siempre prefiero complementar mi maleta con una mochila que me deje las manos libres a la hora de moverme por las estaciones y aeropuertos.

Dentro de la mochila suelo llevar un clutch o algún bolsito pequeño para cuando llevo un look algo más formal, pero todavía no he encontrado la manera de meter mi capazo en la maleta sin que llegue totalmente chafado a su destino.

Así que desde hace algunos veranos lo que hago es incluir en mi equipaje un pañuelo grande cuadrado que lo mismo me sirve para usarlo de pareo, que para hacerme un top que poder llevar con mis vaqueros, o para hacerme este bolsito tan mono. Que viene de maravilla tanto para una mañana de turismo como para ir a la playa con algo más de estilo que con mi mochila habitual. ¡Y encima no ocupa nada de espacio en la maleta! Sigue leyendo “Cómo convertir un pañuelo en un bolso”

DIY aceite casero cejas y pestañas

DIY: aceite casero para fortalecer cejas y pestañas

Por culpa de algunos estropicios depilatorios cuando era adolescente, me ha costado muchos años volver a tener unas cejas decentes. Al principio me ayudé mucho de tintes y delineados para recuperar la apariencia de unas cejas más juveniles y pobladas.

Pero no paraba de fantasear con tener unas cejas que me permitiesen saltarme el paso del delineado dentro de mi rutina de maquillaje. Durante un tiempo estuve usando un bálsamo que compré en The Lab Room cuando me hicieron el diseño de cejas que os mostré en este vídeo. Sigue leyendo “DIY: aceite casero para fortalecer cejas y pestañas”

DIY personaliza la correa de tu cámara de fotos

DIY: convierte tu cámara de fotos en un accesorio de tendencia

No soy muy fanática en general de las correas de las cámaras de fotos. Rara vez llevo la mía colgada del cuello, ya que suelo llevarla en el bolso o la mochila. Como mucho la uso enrollada en la muñeca por si acaso tuviera la mala suerte de que se me resbale mientras estoy haciendo alguna foto.

Pero hace tiempo en un evento vi a una fotógrafa que había cambiado la correa original de su réflex por un pañuelo, y me pareció una forma grandiosa de convertir una cámara en un accesorio de tendencia, o simplemente de darle un toque con mucha personalidad. Sigue leyendo “DIY: convierte tu cámara de fotos en un accesorio de tendencia”