Trucos usando tu lápiz de cejas

4 usos alternativos de tu lápiz de cejas

No es ningún secreto que soy un poco despistada, y en más de una ocasión he salido de viaje y al llegar a mi destino me he encontrado con que no llevaba en el neceser alguno de mis básicos imprescindibles de maquillaje. En esta situación, si no nos queda cerca alguna tienda en la que hacer compras de último momento, no nos queda otra opción que aguzar el ingenio para salir del apuro.

Fue en un viaje de estos en el que al abrir la maleta me di cuenta de que me había equivocado de neceser —suelo tener varios: para el gimnasio, para llevar en el bolso…— y había cogido el de “emergencia” en el que solo llevaba corrector de ojeras, un colorete/labial en stick y un lápiz de cejas.

Tenía que arreglarme para una cena y no me daba tiempo de salir a comprar más cosméticos, así que no me quedó más remedio que apañarme con lo que tenía a mano. No quería renunciar a definir un poco los ojos a pesar de no tener máscara de pestañas, así que usé el lápiz de cejas a modo de delineador. Y como tenía la textura adecuada, conseguí incluso hacerme un contouring bastante decente con él.

Y precisamente de estos usos alternativos de nuestro lápiz de cejas —y alguno más— os hablo en mi Cosmoclip de esta semana.

Ver en Cosmo trucos con un lápiz de cejas

5 razones para olvidarse del maquillaje en verano

5 razones por las que el verano es la mejor época para olvidarse del maquillaje

Al principio fue la dermatitis la culpable de que me viera en la obligación de reducir mi rutina de maquillaje habitual. Pero he de reconocer que, poco a poco durante estos últimos meses, me he ido reconciliando con mi cara lavada. No sé si a vosotras también os pasará, pero hasta hace muy poco yo era de las que se maquillaba incluso para trabajar sola desde casa. Después de tantos años de consejos de belleza y vídeos con trucos de maquillaje me costaba reconocerme en el espejo si no era con una base bien trabajada, una mezcla de al menos dos o tres sombras de ojos y varias capas de máscara de pestañas.

Pero gracias a la obligación impuesta de echar un poco el freno con los cosméticos, he acabado disfrutando de la libertad que me ha dado el hecho de empezar a sentirme mucho más segura de mí misma sin —apenas— maquillaje (porque algo sí que he seguido usando, tal y como os cuento a continuación). Y por si alguna de vosotras se está planteando hacer lo mismo, aquí os traigo hoy 5 razones para convenceros de que el verano es la época perfecta para olvidarse por completo del maquillaje.

1. Es más fácil tener buena cara en verano

El primer motivo es que durante los meses de verano la piel suele estar más descansada y tiene mejor color, aunque no tomemos el sol. Puede que sea porque dormimos más, porque estamos de vacaciones o porque llevamos un ritmo mucho más relajado en el trabajo. Lo importante es que el rostro nos lo pone más fácil que nunca y podemos permitirnos el lujo de pasar olímpicamente de nuestra base de maquillaje, y limitarnos como mucho a unos toques estratégicos de corrector y un poco de colorete para tener buena cara.

Consejos para tener buena cara sin maquillaje

Pero ojo, porque dejar de lado el maquillaje no significa olvidarnos de cuidar nuestra piel. La fórmula “exfoliar + hidratar + proteger” cobra más importancia que nunca para lucir una piel bonita y saludable. La buena noticia es que, con el tiempo que ahorrarás al minimizar tu rutina de maquillaje, tendrás tiempo y energía de sobra para darle a tu piel todos los mimos que hagan falta.

Clinique 7 Days Scrub Cream en Douglas

Yo soy muy fan del exfoliante 7 Day Scrub Cream de Clinique porque es tan suave que se puede usar a diario, y la semana pasada durante mis vacaciones en España me encontré con que en Douglas lo tenían rebajado 10€ sobre su precio habitual, así que aproveché para hacer acopio de provisiones. Me sorprende que con toda la información que tenemos hoy en día, aún haya gente que se salte este paso tan importante y que resulta imprescindible para conseguir un bronceado homogéneo, ya sea tomando el sol o usando autobronceadores.

2. Es el momento perfecto para cambiar tu base habitual por un autobronceador gradual

Si mezclamos una base pesada y cubriente con el sudor provocado por las altas temperaturas veraniegas, lo más probable es que nos encontremos con un montón de brillos en el mejor de los casos, o con un puñado de molestos granitos en el peor. Por eso lo mejor que podemos hacer es apostar por algún autobronceador facial gradual si aún no hemos tenido tiempo de escaparnos a la playa, o si somos de las que huyen del sol a toda costa.

Usa autobronceador en vez de base de maquillaje

Es normal sufrir reparos a la hora de lucir un bronceado artificial durante los meses de invierno por miedo a quedar demasiado en evidencia, pero si echamos mano ahora de nuestro gran amigo autobronceador la gente no sabrá si nuestra maravillosa piel dorada es producto de una semana de relax sobre la arena, si somos de las que tomamos el sol en la azotea al salir de la oficina, o si hemos pagado por cada centímetro de piel morena.

3. Puedes reaplicar tu protector solar tantas veces como necesites

Otra de las buenas razones para saltarnos el paso de maquillarnos cada mañana es que así nos resultará mucho más sencillo reaplicar nuestro protector solar tantas veces como sea necesario a lo largo del día. Cuando publiqué este post contando un truco para reaplicar el protector solar encima del maquillaje varias lectoras me escribieron preguntando cada cuánto había que volver a aplicar protector. La respuesta a esta duda tan común es que debemos volver a aplicar una buena capa de protector cada dos horas si estamos tomando el sol, y cada vez que nos mojemos o sudemos. Si no vamos a estar en la playa o la piscina suele ser suficiente con aplicarlo por la mañana, justo después de nuestra crema hidratante o tratamiento habitual.

Anthelios de La Roche-Posay

Y si aún te da un poco de vértigo lo de salir de casa con la cara lavada, prueba algún protector con un toque de color para unificar el tono del rostro. Yo para el día a día suelo usar protección solar 50 de la gama Anthelios de La Roche-Posay porque es de las pocas que no me irrita los ojos. Pero también tengo en mi neceser el Gel de Toque Seco con color de esta misma marca para esos días en los que me veo la cara un poco más apagada o con granitos. Como es antibrillos y de acabado mate ni siquiera hace falta aplicarle polvos encima. ¡Todo un descubrimiento!

4. Hazte un lifting de pestañas y olvídate de tu máscara

Las tendencias veraniegas de belleza nos ponen más fácil que nunca nuestro detox cosmético: nada como un lifting de pestañas, que ahora está tan de moda, o un combo de tinte y permanente, para tener buena cara ya sea recién levantada o saliendo de la piscina. Adiós rizador, adiós máscara waterproof. Y adiós a pasarse un buen rato frotando para desmaquillar cada noche. Lo que nos lleva a la 5ª razón…

5. Si no te maquillas, tampoco te tienes que desmaquillar

Bueno, esto no es del todo cierto, porque la piel hay que limpiarla todos los días antes de irnos a la cama aunque solo sea para eliminar impurezas y contaminación que se acumulan sobre ella a lo largo de las horas. Pero cuando apenas llevamos maquillaje la tarea es mucho más rápida y llevadera, y bastará con un poco de agua micelar y tónico para estar listas para meternos en la cama.

Desmaquillarse es más fácil en verano

Y si estas 5 razones no te parecen suficientes para animarte a darle un respiro a tu rostro este verano, piensa en lo ligera de equipaje que vas a viajar si te decantas por un neceser lo más minimalista posible. Nada como olvidarse de la pesadilla de intentar meter tropecientos productos en la diminuta bolsita para líquidos que te dan en los aeropuertos…

¿Cuál es vuestra rutina de maquillaje durante los meses de verano? ¿Cambiáis respecto al resto del año, o seguís usando los mismos productos?

Los errores más frecuentes al maquillarnos los labios

Los errores más frecuentes que cometemos al maquillarnos los labios

Dejando al margen a las profesionales del sector y a las auténticas adictas a la cosmética, tengo la sensación de que en lo referente al maquillaje la mayoría de las mujeres podemos dividirnos en dos grupos: las que disfrutan haciéndose un elaboradísimo ojo ahumado en cualquier ocasión y las que se sienten desnudas sin una pasada de su labial favorito. Porque esa es una de las reglas de oro del maquillaje: hay que elegir entre destacar los ojos o los labios, no se puede tener todo.

Yo obviamente me siento más identificada con el segundo grupo. Puedo prescindir por completo de las sombras de ojos —para mi día a día me basta con mi lápiz de cejas y mi máscara de pestañas, o a veces solo con uno de los dos—, pero soy de las que no sale de casa sin llevar al menos un par de barras de labios en el bolso. En mi cuarto de baño hay probablemente el triple de labiales que de sombras de ojos. Y los números no mienten, o eso dicen.

Así que, como buena aficionada que soy a maquillarme la sonrisa, creo que he cometido, en más de una ocasión, prácticamente todos los errores que se pueden cometer al hacerlo. Y esta semana los he recopilado en un nuevo Cosmoclip para que toméis nota y no caigáis en ellos vosotros también.

Ver en Cosmo errores frecuentes al maquillarnos los labios

5 trucos usando sombras de ojos

5 cosas que no sabías que podías hacer con tus sombras de ojos

Ya sabéis lo mucho que me gusta ponerme a imaginar todo tipo de usos alternativos que podemos darle a cada uno de nuestros cosméticos, sobre todo a la hora de conseguir un neceser lo más minimalista posible para viajar.

Antes, llevar una paleta de sombras en la maleta me parecía un desperdicio de espacio. Prefería llevar alguna sombra suelta acoplada en algún rincón de mi bolsa de maquillaje, o como mucho dos tonos para poder jugar un poco más en caso de tener que alternar looks informales con otros un poco más arreglados.

Pero una vez, por error, metí en mi maleta el neceser equivocado —hace tiempo tenía la costumbre de acumular neceseres de más— y en lugar de con mi arsenal de maquillaje habitual, al llegar a mi destino me encontré con que solo llevaba una vieja paleta de sombras, un rímel a punto de morir y uno de los cientos de correctores de ojeras que había probado y descartado pero no me había atrevido a tirar.

Improvisando y jugando un poco con las sombras pude hacerme un maquillaje de lo más completo, y desde entonces siempre llevo una pequeña paleta de sombras conmigo, por si acaso me toca volver a poner en práctica alguno de los trucos que os muestro en mi último Cosmoclip.

Ver en Cosmo - vídeo trucos sombras de ojos

Trucos para ordenar el maquillaje

Cómo mantener tu maquillaje habitual ordenado y accesible

Cuando era más jovencita era mucho más desastrosa y desordenada. Tampoco es que ahora haya cambiado de forma de ser radicalmente y de manera repentina, pero sí que valoro cada vez más mi tiempo y no me gusta malgastarlo en cosas innecesarias, como por ejemplo buscando mi rímel favorito o un determinado pincel para sombras dentro de un neceser caótico, especialmente cuando tengo algo de prisa. Sigue leyendo “Cómo mantener tu maquillaje habitual ordenado y accesible”

Trucos para limpiar neceser y herramientas de maquillaje

Trucos para limpiar nuestro neceser, sacapuntas y rizador de pestañas

Pocas cosas hay que me den tantísima pereza como andar limpiando brochas, Beauty Blenders y demás componentes de mi arsenal de herramientas de maquillaje. Y del sacapuntas que uso para los perfiladores de ojos y labios, mejor no hablar. Aunque ahora me dé vergüenza admitirlo, hace algunos años era de las que prefería tirar las cosas y reemplazarlas por otras nuevas, en vez de andar limpiándolas y manteniéndolas en condiciones.

Pero desde que me he propuesto consumir de una forma un poco más responsable intento comprar menos cosas y cuidarlas todo lo posible para que me duren, y para eso limpiarlas a menudo es un requisito casi imprescindible.

Así que, como soy la defensora número uno de la ley del mínimo esfuerzo para estos menesteres, estoy siempre buscando y poniendo a prueba esos trucos que nos facilitan estas ingratas pero necesarias tareas. Y en este Cosmoclip os muestro algunos de esos trucos, que con el tiempo se han convertido en mis favoritos para mantener el neceser, el sacapuntas y el rizador de pestañas impecables. Espero que os gusten.

Ver en Cosmo trucos para limpiar tu neceser y herramientas de maquillaje
Trucos para aclarar y oscurecer bases de maquillaje

Trucos para aclarar u oscurecer tu base de maquillaje

A la mayoría de la gente le varía el tono de la piel en función de si se acerca el verano o de si se ha tomado el sol en la playa. En mi caso —como no tomo el sol y llevo siempre protección solar de factor 50— el tono me varía dependiendo de si se me ha ido un poco la mano con el autobronceador o si, por el contrario, se me ha olvidado aplicármelo durante varias semanas seguidas.

En cualquiera de esas situaciones siempre viene bien tener en nuestro neceser al menos un par de bases de maquillaje de tonos diferentes para ir tirando de una u otra según nos convenga. Pero eso de tener tantos productos abiertos al mismo tiempo puede no ser una buena idea, ya que podemos encontrarnos con que el que menos usamos termine por caducarse o simplemente se estropee.

Para que eso no me pase yo lo que hago es aclarar u oscurecer mi base habitual echando mano de estos dos trucos que hoy comparto con vosotros en mi último Cosmoclip. ¡Espero que os gusten!

Ver en Cosmo trucos para aclarar y oscurecer bases de maquillaje

Cuánta cantidad usar de cada producto cosmético

¿Usas la cantidad adecuada de cada producto cosmético?

La primera vez que una dependienta me dijo que bastaba la cantidad equivalente a un grano de arroz de crema para el contorno para cada ojo, me quedé en shock. Nunca se me ha dado demasiado bien eso de calcular cantidades, y siempre he pensado que mejor que sobre que no que falte. Así que en lo concerniente al contorno de ojos he desperdiciado mucho más producto del que debería a base de embadurnarme las cuencas como si no hubiera un mañana.

Y por si acaso estáis en la misma situación en la que estaba yo, en mi Cosmoclip de esta semana os he hecho una lista con algo de ayuda visual para que os hagáis a la idea de cuál es la cantidad recomendada para usar según el tipo de producto: sérum, base de maquillaje, hidratante, exfoliante, limpiador, etc.

¡Espero que os parezca interesante! 🙂

Ver en Cosmo cuál es la cantidad adecuada de cada producto cosmético

Trucos para no mancharte los dientes de pintalabios

No tengo término medio con los labiales: o llevo los labios en un discretísimo nude, o me da por ponerme llamativa con un par de pasadas del Russian Red de MAC. Con los colores suaves no hay mucho de lo que preocuparse, pero cuando se trata de las tonalidades más intensas he acabado en más de una ocasión con los dientes llenos de manchitas rojas y sin percatarme de ello.

Creo que ya he mencionado alguno de los trucos que os muestro esta semana en algún Cosmoclip anterior, pero tenía pendiente hacer un nuevo vídeo enumerando mi rutina habitual e infalible para mantener mis dientes impolutos cuando me inclino por pintalabios intensos y cremosos. ¡Espero que os guste!

ver en cosmo trucos para que el labial no manche los dientes

¿Os pasa también a vosotras eso de que al maquillaros los labios de color rojo se os levanta inmediatamente el ánimo? 🙂

Truco para rímel sin grumos y arreglar polvos compactos

Trucos para un rímel sin grumos y unos polvos compactos siempre como nuevos

No es por ponerme pesimista o filosófica, pero con el tiempo todo va siempre a peor. Y nuestros cosméticos tampoco se libran. A base de abrirla y cerrarla nuestra máscara de pestañas tiende a secarse en tiempo récord —a menudo incluso mucho antes de lo que predecía su fecha de caducidad—, y eso se traduce en un montón de grumos a la hora de aplicarla.

Y los productos en formato de polvos compactos acaban endureciéndose y dificultando que podamos tomar con nuestra brocha la cantidad adecuada para maquillarnos. Por suerte son dos problemas que tienen una solución tan relativamente sencilla como fichar estos trucos que os muestro en mi último Cosmoclip.

Ver en Cosmo trucos para rímel sin grumos

P.D.: aprovecho para recordaros que en este otro vídeo que publiqué hace algún tiempo os explicaba otra forma —un poco más agresiva, pero también muy eficaz— de poner a punto nuestros cosméticos en polvo. 😉