El mito de una vida de la que no necesitas vacaciones

El mito de “una vida de la que no necesites vacaciones”

Yo soy la primera que defiende a capa y espada eso de busca un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida. Pero solo hasta cierto punto. No hay nada más enriquecedor que poder ganarse el sustento haciendo algo que nos apasiona y que hace que las horas que pasemos trabajando vuelen casi sin darnos cuenta. Pero si algo he aprendido a lo largo de mi vida adulta es que de todos los trabajos, —por muy maravillosos que sean— se necesitan vacaciones, por el bien de nuestra salud mental y de nuestra creatividad.

Todos necesitamos vacaciones

Cuando era adolescente era una adicta a las artes marciales. Me saqué el cinturón negro de Hapkido y el azul de Taekwondo, y competía en distintas disciplinas de estas dos artes marciales, además de probar otras en cuanto tenía la más mínima oportunidad. Salía de clase y me iba directa al gimnasio a entrenar, y hacía otro tanto los sábados y demás días libres en que abriera el gimnasio. Y a veces, si el gimnasio estaba cerrado quedábamos algunos compañeros para entrenar un poco en algún parque cercano.

Durante los últimos años en la Escuela de Arte Dramático decidí buscarme un trabajo a tiempo parcial para tener algo de dinero para mis gastos. Tras un breve paso por uno de los Telepizza de mi ciudad —no se me daba nada mal estirar masa y voltearla en el aire, que conste— me pareció más lógica y atractiva la idea de trabajar en gimnasios dando clases de Hapkido. Al fin y al cabo era algo que me encantaba y que seguro que iba a ser mucho más llevadero que estar preparando pizzas. Así que en cuanto me surgió la oportunidad, acepté la propuesta y empecé a dar clases, al principio a niños y más tarde también a adultos.

No voy a mentiros: lo pasé en grande. Tuve la suerte de dar con unos alumnos increíbles que me mantenían motivada para preparar a fondo cada una de mis clases, y yo misma aprendí más enseñándoles de lo que me habría esperado.

Pero enseñar —independientemente de la materia de la que se trate— es una tarea muy exigente y mentalmente agotadora, y después de mi segundo año dando clases me di cuenta de que mi entusiasmo inicial había decaído considerablemente. Mi pasatiempo, mi pasión, se había convertido en trabajo y por lo tanto en una obligación, y estaba empezando a perder su halo seductor. Continue reading “El mito de “una vida de la que no necesites vacaciones””

DIY top palabra de honor con camiseta XXL

DIY: convierte una camiseta XXL en un top o vestido palabra de honor

Todos tenemos en casa alguna de esas típicas camisetas enormes destrozadas a golpe de lavadora que acaban convirtiéndose en el pijama comodín para esos días vagos en los que nos ponemos lo primero que pillamos para tirarnos en el sofá a ver series. Así que en este nuevo Cosmoclip os propongo una forma muy fácil de darle una tuerca de vuelta a esas camisetas XXL para convertirlas en un top —o vestido, dependiendo del largo— perfecto por ejemplo para llevar un look más sexy cuando vamos a la playa o a la piscina. Continue reading “DIY: convierte una camiseta XXL en un top o vestido palabra de honor”

Street Style looks verano destacada

Street Style: 10 looks a prueba de ola de calor

Street Style looks verano portada

Hacer fotos de street style es divertido, pero también puede ser muy duro en según qué ocasiones. Colgarse la cámara al hombro y salir a cazar instantáneas de chicas con un look inspirador no es tan fácil como puede parecer desde fuera, sobre todo en verano. Lo normal es que en esta época del año las temperaturas hagan que la mayoría de nosotros relajemos nuestros looks y demos prioridad absoluta a estar lo más cómodos posible.

Cuando llevaba el blog de Primeriti teníamos una sección de street style en la que publicábamos dos veces en semana. Dos fotos a la semana no parecen gran cosa -y realmente no lo son comparadas por ejemplo con las publicaciones diarias de mis amigas de Loca por tu ropa-. Pero la verdad es que cuando llegaba el verano había semanas en las que me costaba varias horas de paseos bajo un sol de justicia hasta que al fin encontraba algún look interesante.

Así que ahora que m ha vuelto a picar el gusanillo de la fotografía de street style y voy a retomar la sección en mi blog, he querido hacer una recopilación con algunos de los looks veraniegos que más me gustan de entre todos los que he fotografiado hasta ahora. Para que quede constancia de que se puede combatir el calor a golpe de estilo.  Continue reading “Street Style: 10 looks a prueba de ola de calor”

Baja el ritmo que (todavía) es verano

Summer time

Entramos en la recta final del verano y seguramente muchos de nosotros ya tengamos la cabeza metida de lleno en todas las novedades que septiembre trae consigo. Cuando era niña estas semanas me resultaban de lo más emocionante por aquello de empezar a preparar la vuelta al cole: comprar libros y cuadernos (tengo una peligrosa adicción a toda clase de artículos de papelería), empezar a especular con mi mejor amiga sobre qué profesores nos darían clase ese año, la emoción del reencuentro con nuestros compañeros después de tres meses de vacaciones.

Tres meses de vacaciones… Parece mentira que haya yo estado alguna vez con tanto tiempo libre. Hace unos días leí un artículo que reflexionaba sobre si los emprendedores pueden o no tomarse vacaciones, entendidas del mismo modo que las que disfrutan los trabajadores por cuenta ajena. Aunque yo no me considero emprendedora en el sentido estricto de la palabra, solo soy una freelance como otra cualquiera, sí que me identifico con el colectivo como buena autónoma que intenta buscarse la vida. Y la conclusión a la que he llegado es que definitivamente no podemos tener ese tipo de vacaciones.

Pero afortunadamente en mi caso la vida me compensa, porque tengo un trabajo que me gusta tanto que no me pesa llevármelo puesto cuando me escapo unos días a la playa. Esa ha sido mi solución para disfrutar de vacaciones: o bien hacer un esfuerzo extra para dejar todo el trabajo adelantado los días previos cuando era una escapada corta, o bien dejar espacio para el portátil en la maleta cuando ha sido un viaje más largo. Continue reading “Baja el ritmo que (todavía) es verano”

Mango primavera 2011: Colección Ceremony, vestidos para ocasiones especiales

Parece que en Mango me han leído el pensamiento ahora que ando buscando vestido para ir de boda (vale, igual es que mi situación es bastante más común de lo que pienso), porque acabo de descubrir su recién estrenada colección Ceremony, compuesta también por blazers para darle un toque de formalidad a vuestro look si vuestro evento es por la mañana.

Pero centrándome en los vestidos, he visto un par de ellos bastante convincentes. Seguimos viendo el omnipresente nude en un par de modelos, aunque me llaman más la atención las combinaciones bicolor blanco/negro, y más aún los vestidos en azul marino, el nuevo negro de esta primavera.

¿Qué os parecen? ¿Os gustan más que los de H&M? (Seguid leyendo para ver la galería completa) Continue reading “Mango primavera 2011: Colección Ceremony, vestidos para ocasiones especiales”

H&M primavera-verano 2011: vestidos de fiesta

Supongo que no soy la única que en estas fechas anda buscando un vestido precioso (y de precio asequible) para deslumbrar en algún compromiso familiar esta primavera, así que si os pasa como a mí y tenéis alguna boda o comunión durante los próximos meses, quizá deberíais tener en cuenta esta colección de vestidos de fiesta que acaba de lanzar H&M.

Yo estaba casi decidida a comprarme aquel que descubrí en Mango, pero viendo los precios de uno y de otros, me da la sensación de que me compensa mucho más hacerme con uno de los de H&M, ya que al menos los cortos son algo más versátiles.

Aprovecho para pediros vuestra opinión con una pequeña encuesta: ¿Cuál de estos tres vestidos os gusta más? ¿Nude largo, corto, o el que tiene un lazo negro en el escote?

(Seguid leyendo para ver la galería completa de vestidos de fiesta) Continue reading “H&M primavera-verano 2011: vestidos de fiesta”

Prêt-à-porter primavera-verano 2011: de la bicromía de Chanel al estallido de color de Prada

Karl Lagerfeld no defrauda a sus más devotos admiradores con su colección de primavera-verano 2011, en la que vuelve a reinterpretar algunas de las creaciones más clásicas de la firma. Los emblemáticos trajes de tweed encuentran su vuelta de tuerca en los cuellos chimenea o en la sustitución de la falda por los shorts; y plumas, pedrería, encaje y transparencias conforman el denominador común de los vestidos, que se alargan por debajo de la rodilla, creando siluetas con ciertas reminiscencias de los años cincuenta.

Pero quien encuentra la inspiración en esa década y lo muestra con descaro es John Galliano para Christian Dior, que esta temporada ha convertido a sus modelos en sugerentes pin-ups protagonistas de una colección muy juvenil y divertida. La pasarela se transformó en una “base naval del Pacífico Sur” imaginaria, en la que los estampados hawaianos sustituyeron a las clásicas rayas de color índigo de los uniformes navales. Tanto los vestidos largos como los cortos, confeccionados en gasas y otros tejidos livianos, tienen como referente los pareos, y las flores de muselina en tirantes y escote nos recuerdan a los collares polinesios.

Y de los estampados hawaianos de Dior a los caribeños y afrocubanos que Prada alterna con la tendencia conocida como color block, y con la arriesgada decisión de mezclar rayas pop con bordados barrocos. Faldas entubadas y vestidos de espalda muy escotada, creados sobre un patronaje sobrio y sencillo que pretende dar todo el protagonismo a los estampados y al color. La aparente masculinidad de las camisas anchas de estampados tropicales se contrapone con la feminidad de las faldas de volantes. Una colección que hace guiños al arte y al constructivismo soviético, sólo apta para mujeres muy seguras de sí mismas.

También en la línea del color block, aunque con cierto aire ochentero, encontramos al diseñador Juanjo Oliva, que con su llamativo mix cromático (fucsias, turquesas, amarillos)  da una inyección de energía a la pasarela española. Vestidos de escotes asimétricos y drapeados de inspiración helénica, confeccionados en seda y con un corte impecable, que se modernizan con complementos realizados en PVC.