Adiós foro Vogue Divinity

Cierran el foro de Vogue: ciberacoso vs. libertad de expresión

El #AdiósForoVogue —el cierre del mítico foro de la revista Vogue España, con más de diez años de vida a sus espaldas— ha sido la noticia bomba de la semana dentro del ámbito del mundo online fashionista. El detonante ha sido el vídeo de YouTube en el que la bloguera Alexandra Pereira, responsable de Lovely Pepa, confesaba a sus seguidores que ya no podía más: que no podía seguir haciendo oídos sordos al ciberacoso al que se ha visto sometida durante los últimos ocho años por parte de las usuarias de dicho foro.

Alexandra muestra en su vídeo capturas de pantalla de algunos de los más de 70.000 —sí, 70.000— mensajes que habían sido publicados en las 2.800 páginas de un hilo de dicho foro dedicado a ella exclusivamente, con la única finalidad de criticar todas sus apariciones y publicaciones en su blog y perfiles de redes sociales. Leer Más

Victoria Beckham maquillándose para un tutorial de Vogue

Victoria Beckham se maquilla en un tutorial para Vogue (pero ya estaba maquillada antes de empezar)

El vídeo es del mes pasado, pero yo lo he visto esta semana en una de las newsletters de Vogue. Se supone que en este tutorial la ex Spice Girl nos explica su rutina matinal de maquillaje con la que consigue estar lista en solo cinco minutos cada mañana antes de salir de casa, smokey eye incluido.

Victoria Beckham make up tutorial

Por supuesto, corrí rauda y veloz a ver el vídeo. Aunque el motivo, más que descubrir el maquillaje diario paso a paso de la señora Beckham, era el morbo inevitable de verla sin maquillar y con su cara de recién levantada. Recuerdo que cuando publiqué mi primer tutorial hace varios años me aterraba la idea de ponerme delante de la cámara con mis ojeras y mis granitos al descubierto. Leer Más

Smartwatches: ¿ha llegado la hora de actualizarse?

Smartwatch Samsung

En la película Los becarios Vince Vaughn y Owen Wilson son dos comerciales cuarentones a los que despiden de una empresa dedicada a vender relojes. En una de las primeras escenas Vince Vaughn le exige a su jefe que le explique el motivo por el que quiere cerrar la empresa y despedirlos. A modo de respuesta el jefe le pregunta a la secretaria, que está sentada en su mesa fuera del despacho, qué hora es. La secretaria mira la hora en su iPhone y contesta. Y a Vince Vaughn no le queda más remedio que admitir con un suspiro que lo de vender relojes es una batalla perdida. Por culpa de la tecnología.

Por eso no deja de resultar muy gracioso que ahora precisamente sea esa tecnología la que ponga todo su empeño en rescatar la costumbre de hacernos mirar de nuevo nuestra muñeca.  Leer Más

El ocaso y decadencia de los blogs de moda

Bloggers en el front row

No quería escribir este post. ¿Acaso hay algo más endogámico que una bloguera de moda reflexionando sobre el ya trilladísimo asunto del fin de la hegemonía de los blogs de moda? Pero este fin de semana he leído un artículo en Vogue que me ha tocado la moral.

El artículo en cuestión aplaude la medida por parte de la organización de la New York Fashion Week de restringir al 20% las invitaciones y acreditaciones a blogueros, y recoge declaraciones del tipo “No entiendo cómo los diseñadores sientan en tercera fila a un comprador y sin embargo a un bloguero, casi en pañales aún, en el front row. Las cosas tienen que cambiar”, o “Las pasarelas se estaban convirtiendo en un zoo”.

¿Pero quiénes son los responsables de este zoo?

En el artículo de Vogue da la sensación de que la culpa es de los propios diseñadores, que de forma alocada e irresponsable invitan a blogueros en pañales que solo se preocupan de dar autobombo a su fama vacía, y que les quitan los asientos a esos posibles compradores, que al fin y al cabo son los que realmente importan.

No conozco de primera mano cómo se gestiona el tema de las acreditaciones en la semana de la moda de Nueva York, pero de lo que sí puedo hablaros con conocimiento de causa es de cómo se hace aquí en España.

Leer Más

Tendencias más que necesarias: moda post-apocalíptica

The Walking Dead

Desde que me he enganchado a The Walking Dead vivo con el temor constante de que el fin del mundo me pille en tacones. Mi fascinación por los tacones afilados siempre ha sido bastante notable y para percatarse de ello basta con echar un vistazo al nombre de este blog. En muchos eventos para bloggers he revivido una y otra vez esta pequeña conversación:

  • Miembro de la organización con la lista de invitados en la mano: Perdona, ¿cuál era tu nombre?
  • Yo: Carmen, del blog La Bruja con tacón de aguja.
  • Miembro de la orgblablabla: Veo que vienes haciendo honor al nombre, ¡menudos tacones!
  • Yo: Yaa… (sonrisa educada + cara de circunstancias)

Pero ahora, tres temporadas de The Walking Dead después, las dudas me asaltan cuando llega el momento de calzarme para salir de casa. No puedo evitar pensar cosas cómo ¿y si llega el fin del mundo y me pilla así vestida y subida a unos tacones de diez centímetros? ¿Y si la humanidad entra en pánico y empieza a saquear supermercados porque una tormenta solar nos deja sin electricidad y los tacones me ralentizan tanto que cuando yo llegue ya no haya ni una triste lata de lentejas precocinadas que saquear? O peor aún, ¿y si tengo que huir de una horda de zombies hambrientos dando saltitos ridículos y con un bolso enorme colgado del codo a lo Victoria Beckham?

Un mal outfit para huir de los zombies

Estas y otras dudas han sido las culpables de que cada vez me haya vuelto más desconfiada hacia los que han sido mi bolso y mis botines favoritos durante todo el invierno (los de la foto de arriba, de Zara), y han hecho que me obsesione sin darme cuenta con botas y mochilas y empiece a atesorarlas en el armario. Una sabe que está obsesionada con las mochilas si después de comprar dos en menos de una semana, como es mi caso, sigue girando la cabeza de forma brusca al pasar junto a un escaparate solo porque ha visto de refilón otra en la que parece que caben más cosas.  Leer Más