Efecto lifting con colorete

Cómo conseguir un efecto lifting usando solo colorete

A raíz de haber tenido que pasar tanto tiempo trabajando en pijama desde casa durante el 2020 (y parte del 2021) me encuentro con que muchas mujeres de mi entorno han adoptado una relación con el maquillaje y la cosmética que oscila entre estos dos extremos: o bien se han acostumbrado a verse más naturales y han simplificado sus rutinas hasta mínimos extremos, o se han entregado de lleno a la diversión y el glamour de los delineados llamativos y los labiales descarados en cuanto han tenido la excusa de volver a hacer vida social, ya sea en la oficina o fuera de ella.

Yo estoy más en el primer grupo que en el segundo, y aunque algunos días me animo con mi adorado Russian Red de MAC cuando tengo alguna videollamada, la verdad es que me cuesta durante las primeras horas no verme rara con un maquillaje intenso después de tanto tiempo de ir a cara lavada. Leer Más

Truco para dar un toque se sabor a tus bebidas

No importa cuántas veces nos repitan aquello de que beber agua es lo más sano del mundo y que tenemos que beber como mínimo dos litros al día: cuando uno se acostumbra a los refrescos, especialmente para acompañar comidas y cenas, desengancharse de ellos para sustituirlos por un insípido vaso de agua puede hacerse muy cuesta arriba.

Y sé perfectamente de lo que hablo porque no hace mucho yo estaba en un momento de mi trayectoria vital en el que vivía con el temor de hacer ejercicio demasiado intenso por si acaso empezaba de repente a sudar Pepsi Max. Pero con la crisis de la mediana edad, en lugar de comprarme una moto o adoptar un perro, me ha dado por empezar a cuidarme un poco más. Y uno de los pasos imprescindibles era precisamente el de dejar de hidratarme a base de refrescos. Leer Más

Tips para hacer la maleta - cómo doblar bikinis y sudaderas

Cómo doblar bikinis y sudaderas para llevarlos en el equipaje

Hasta hace no demasiado yo era de las que cometen el trágico error de echar de cualquier manera a la maleta la ropa interior y los bikinis. Ya sé que lo de trágico error suena muy a drama queen, pero te aseguro que hay pocas cosas más embarazosas que eso de que te abran la maleta en el control de seguridad del aeropuerto y que toda tu lencería quede ahí expuesta de repente sin piedad ninguna.

Que yo como soy de letras no entiendo mucho de probabilidades, pero ya me extraña que no me toque nunca el sorteo de los Euromillones y en cambio me toque un control aleatorio de seguridad dos de cada tres veces que piso un aeropuerto. Vaya suerte rara la mía, debo de tener cara de terrorista o de traficante de drogas tratando de hacer fechorías.

Leer Más

Truco para hacer un moño alto con media melena o pelo muy fino

Cortarme el pelo el año pasado fue un gesto de lo más liberador, aunque desde entonces he recibido en más de una ocasión mensajes de seguidores del blog diciéndome que echaban de menos mis tutoriales de trenzas, o preguntándome directamente si no tenía pensado volver a dejarme el pelo largo para hacerme los peinados que me hacía antes.

De momento las ventajas del pelo corto (o más bien media melena, que es lo que tengo ahora) son muchas más que las de la melena a lo Rapunzel que había llevado durante tantos años. Pero si hay algo que echo de menos es la capacidad de hacerme un moño rápido informal cuando quiero apartarme el pelo de la cara y conseguir que quede bien. Porque si ya era difícil conseguir que los recogidos me quedasen con volumen cuando tenía el pelo tres veces más largo, ahora directamente es misión imposible.

Leer Más

Cómo limpiar y reciclar recipientes de velas

Aquí en Inglaterra me da la sensación de que mucha gente le tiene un poco de fobia a las velas hasta el punto de que incluso en algunos contratos de alquiler se menciona expresamente que está prohibidísimo usarlas en el piso o apartamento en cuestión. No les faltan motivos para preocuparse, porque la mezcla de fuego con paredes de madera y moquetas por todas partes les da razones de sobra para hacerlo.

Pero como el piso en el que estoy ahora no tiene alfombras ni moqueta —es lo primero que cambiamos antes de mudarnos— he recuperado la afición y he vuelto a usarlas para ambientar las habitaciones. Mis favoritas son las de Yankee Candle: aunque tienen un precio un poco más elevado que otras marcas me gusta la variedad de fragancias que tienen, que las velas arden muchísimas horas y que se van derritiendo de forma homogénea, por lo que se aprovecha hasta la última gota de cera. También suelo comprarlas en Marks & Spencer, sobre todo en Navidad porque suelen lanzar colecciones especiales y con olores dulces y originales por esas fechas.

Leer Más