usos alternativos de tu rizador de pestañas

2 trucos de maquillaje usando tu rizador de pestañas

Siempre he tenido una relación de amor-odio con mi rizador de pestañas. A ratos me parece un instrumento del mal ideado por la mismísima Inquisición Española para torturarnos. Pero en ocasiones me parece una herramienta imprescindible y pienso que no podría vivir sin él.

Lo mismo me olvido de él por completo durante varios meses, que de pronto empiezo a usarlo a diario, incluso los días en que no me pongo máscara de pestañas.

He hecho varios vídeos sobre él, como este en el que os contaba cómo usarlo para haceros un tightlining, o este otro donde os mostraba cómo limpiarlo correctamente. Pero en el Cosmoclip que os traigo hoy os enseño dos formas alternativas de utilizarlo que nada tienen que ver con su propósito original, y que al menos a mí me han ayudado mucho en algunos pasos de mi rutina de maquillaje.

Ver en Cosmo 2 trucos usando tu rizador de pestañas

Ideas para mantener nuestras gafas de sol ordenadas

Hasta hace no mucho estaba convencida de que la mejor forma de guardar mis gafas de sol era bien protegidas dentro de sus fundas y resguardadas en uno de los cajones de mi armario. Y probablemente esta era la manera perfecta para que estuvieran siempre como nuevas.

El problema es que precisamente estaban como nuevas porque siempre terminaba usando las mismas, las que estaban ya en mi bolso. A veces por pereza, porque no me apetecía ponerme a rebuscar en el cajón, y a veces simplemente porque salía con prisas de casa.

El caso es que un día decidí que la mejor forma de asegurarme de usarlas todas era teniéndolas en algún sitio más accesible, y empecé a buscar ideas y trucos que me permitieran tenerlas más a mano, pero ordenadas al mismo tiempo. Y esas ideas son las que os muestro en mi último Cosmoclip.

Ver en Cosmo ideas para almacenar y ordenar gafas de sol
DIY saquito térmico

DIY: saquito térmico con aromaterapia

Siempre viene bien tener a mano un saquito térmico, en particular durante los meses más fríos del año. El primero que tuve yo me lo regalaron unas navidades y venía dentro de una funda graciosísima con forma de gato de peluche. Se sacaba el saco que contenía las semillas, se calentaba un minuto en el microondas y se volvía a guardar dentro del peluche. Me venía de maravilla para calentar la cama antes de ir a dormir, o para ponérmelo en el regazo para aliviar un poco los dolores de la regla.

Después de ese me acabé comprando alguno más en las clásicas tiendas de Natura Selection, pero con todo el uso que yo les daba en apenas unos meses notaba que las semillas iban perdiendo la capacidad de retener el calor y que los aceites esenciales que incorporaban perdían el olor.

Así que decidí empezar a fabricármelos yo. De esta forma podía elegir exactamente qué tipo de grano o semilla quería usar para cada uno —los garbanzos aguantan casi tres cuartos de hora calientes y son perfectos para calentar la cama, mientras que el arroz absorbe genial los aceites esenciales y se adapta mejor a zonas como las cervicales—, o el tipo de aroma que quería añadirle.

Y cuando noto que va perdiendo sus propiedades, solo tengo que descoserle un lateral, tirar el relleno, volverlo a llenar y coserlo de nuevo. En mi último Cosmoclip os cuento todos los pasos a seguir para que os hagáis el vuestro, y algún consejo para que os dure lo máximo posible. ¡Espero que os guste!

Ver en Cosmo vídeo DIY saquito térmico

Trucos para disimular raíces de tinte y mechas

Cómo disimular las raíces del tinte o mechas

Lo que más me gustaba de mi balayage era lo poco exigente que era en cuestión de mantenimiento: podía pasarme tranquilamente tres o cuatro meses sin poner el pie en la peluquería. El degradado estaba tan bien hecho que el crecimiento de mis raíces se integraba de maravilla con el resto del color.

Pero la estilista que me hacía el balayage dejó de trabajar en la peluquería a la que voy, y la que me atiende ahora es más de las de mechas normales de toda la vida. Así que, a raíz de que en un momento dado yo le pedí un poco más de luz alrededor de la cara, no sé cómo, cuándo ni por qué, he terminado por perder del todo el degradado que tenía desde mi rubio natural para acabar adoptando un rubio casi nórdico en toda la melena.

Que me gusta, no me malinterpretéis, pero es que a la velocidad a la que me crece a mí el pelo normalmente me tocaría pasar por la peluquería todos los meses si me pusiera demasiado exigente con el tema de las raíces —no quiero ni imaginarme lo engorroso que va a ser todo esto cuando empiecen a salirme canas—.

Como de momento me da mucha pereza lo de tener que ir a retocar las raíces tan a menudo, intento aguantar al menos dos meses, o incluso algo más si puedo, y entre visita y visita tiro de algunos trucos con los que disimular un poco el corte a medida que va creciendo el cabello. ¡Espero que os resulten útiles!

Ver en Cosmo cómo disimular raíces de tinte o mechas

Cartel A Quien Dices Amar

‘A quien dices amar’, el corto con el que Cosmo se suma al Día Internacional contra la Violencia de Género

Aunque muchos —y en especial ciertos políticos— intenten convencernos de lo contrario, el machismo sigue siendo un problema importante en España: en lo que va de año hay registrados 93 feminicidios (1.025 víctimas en total desde el 1 de enero de 2003), y por desgracia es más que probable que la lista aumente antes de demos el 2019 por finalizado.

A quien dices amar protagonistas

Por eso sigue siendo crucial apoyar todas las iniciativas que denuncian y visibilizan la violencia de género a la que se ven sometidas muchas mujeres por parte de sus parejas o ex parejas, tanto física como a esa variante —más sutil pero igual de capaz de anular la voluntad de las víctimas— que es el maltrato psicológico.

Hoy 25 de noviembre y con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género, Cosmopolitan TV se suma a la causa y estrena el cortometraje A quien dices amar, en el que Ana Polvorosa (Las chicas del cable) y Miki Esparbé (Malnazidos) son los encargados de retratar la violencia psicológica contra las mujeres.

Cartel vertical A Quien Dices Amar

La ficción, que cuenta con guión y dirección de Inés Pintor y Pablo Santidrián y que forma parte de una campaña más extensa de Cosmopolitan TV, se estrenará hoy a las 23:00h tanto en el canal de televisión, como en la web y redes sociales del canal, y estará también disponible en el servicio bajo demanda de todos los operadores.

DIY accesorio secador para rizar el cabello

DIY: recicla una botella de plástico para conseguir una melena con ondas

Mi Remington Spin Curl fue una de esas compras inesperadamente maravillosas: se me había roto mi secador durante un viaje y el que había en la habitación del hotel tenía tan poquita potencia que tardaba casi tres cuartos de hora en secarme el pelo con él —era mi época de melena a lo Rapunzel por la cintura—. Así que decidí que era el momento perfecto para hacerme con uno nuevo.

No quería gastarme demasiado porque ya había hecho alguna que otras compras esa semana, y tampoco es que tuviera demasiadas exigencias. Solo quería un secador con potencia suficiente como para no tener que pasarme una hora encadenada a él cada vez que me lavara la cabeza. El dependiente no tuvo que insistirme demasiado para que me llevara el Remington Spin Curl: entraba dentro de mi presupuesto y era ligero y manejable. Al principio no le presté demasiada atención al accesorio que traía para crear ondas a medida que el pelo se secaba, pero al volver a casa empecé a experimentar con él y me pareció el cachivache más práctico de entre todas las herramientas de estilismo capilar que poseía hasta la fecha, que no eran pocas.

Más de siete años duró mi feliz matrimonio con este magnífico secador y su accesorio para rizar el pelo, hasta que de repente un día explotó. Literalmente. Y me dio un susto tremendo. Puede que fuera casualidad, que ya le hubiera llegado su momento. O quizá tenga algo que ver el hecho de que mi chico hubiera empezado a usarlo también y lo pusiera siempre a la máxima temperatura y a la máxima potencia. Que no es que esté yo acusando a nadie de nada , ¿eh? Pero menuda coincidencia, ¿verdad?

El caso es que corrí a comprarme uno igualito y me encontré con que ya está descatalogado y no hay forma de conseguirlo. Y me tocó conformarme con otro que, aunque tiene buena potencia, obviamente no es compatible con el accesorio para rizar. Y buscando alguna alternativa, acabé dando con esta idea que os muestro en mi último Cosmoclip y con la que podemos matar dos pájaros de un tiro: por un lado reciclamos y por el otro lucimos pelazo. Win/win!

DIY recicla una botella de plástico ondas para el cabello

Trucos usando tu lápiz de cejas

4 usos alternativos de tu lápiz de cejas

No es ningún secreto que soy un poco despistada, y en más de una ocasión he salido de viaje y al llegar a mi destino me he encontrado con que no llevaba en el neceser alguno de mis básicos imprescindibles de maquillaje. En esta situación, si no nos queda cerca alguna tienda en la que hacer compras de último momento, no nos queda otra opción que aguzar el ingenio para salir del apuro.

Fue en un viaje de estos en el que al abrir la maleta me di cuenta de que me había equivocado de neceser —suelo tener varios: para el gimnasio, para llevar en el bolso…— y había cogido el de “emergencia” en el que solo llevaba corrector de ojeras, un colorete/labial en stick y un lápiz de cejas.

Tenía que arreglarme para una cena y no me daba tiempo de salir a comprar más cosméticos, así que no me quedó más remedio que apañarme con lo que tenía a mano. No quería renunciar a definir un poco los ojos a pesar de no tener máscara de pestañas, así que usé el lápiz de cejas a modo de delineador. Y como tenía la textura adecuada, conseguí incluso hacerme un contouring bastante decente con él.

Y precisamente de estos usos alternativos de nuestro lápiz de cejas —y alguno más— os hablo en mi Cosmoclip de esta semana.

Ver en Cosmo trucos con un lápiz de cejas

Cómo doblar abrigos y toallas

Cómo doblar toallas y anoraks o chaquetones para que ocupen poco espacio

Una de las reglas de oro a la hora de hacer la maleta si queremos viajar ligeros de equipaje es la de llevar siempre puestas las prendas más voluminosas, como los abrigos o chaquetones. Pero esto puede ser un poco incómodo si por ejemplo estamos viajando desde un país con un clima muy cálido. Aunque haga frío en nuestro destino y vayamos a necesitar abrigarnos al llegar allí, puede que no estemos dispuestos a pasar calor cargando con nuestro anorak en brazos durante todo el viaje.

En esas ocasiones toca usar un poco el ingenio para doblar nuestros chaquetones de forma que ocupen el mínimo espacio posible dentro de nuestra maleta, y eso es precisamente lo que os muestro en mi último Cosmoclip.

En este vídeo os muestro también una forma de enrollar toallas con el mismo propósito, por si alguna vez os toca llevároslas con vosotros. Todas estas ideas se pueden aplicar también para cuando guardamos la ropa de invierno si nuestro armario no es demasiado espacioso (o si ya lo tenemos demasiado lleno, que suele ser lo más habitual).

Ver en Cosmo cómo doblar abrigos y toallas

¿Qué os parecen estas formas de doblar abrigos y toallas? ¿Tenéis algún truco para que no os ocupen demasiado en el armario o en la maleta?

Trucos caseros con cubitos de hielo

Trucos caseros y de belleza usando cubitos de hielo

Hace algún tiempo compartí con vosotros este vídeo en el que os mostraba algunos trucos de belleza para los que lo único que necesitábamos era un poco de agua caliente. Esta semana me voy al extremo contrario y os enseño algunas cosas muy útiles que podemos hacer utilizando tan solo algunos cubitos de hielo. Espero que este Cosmoclip os parezca interesante.

Ver en Cosmo vídeo trucos con cubitos de hielo

¿Conoces algún otro truco usando cubitos de hielo? ¡Cuéntamelo en un comentario! 🙂

2 trucos con tónico facial

2 formas alternativas de usar tu tónico facial

Sé que no es lo ideal, pero yo el paso del tónico suelo saltármelo muy a menudo. La excepción suele ser cuando quiero preparar la piel en profundidad para hacerme por ejemplo un maquillaje especial, para alguna fiesta o evento, que quiero que me dure muchas horas. Por culpa de esta dejadez, sumada a mi impulsividad a la hora de hacer ciertas compras —los 3×2 de Superdrug son mi perdición—, en más de una ocasión me he encontrado con algún bote olvidado de tónico abierto a punto de caducar.

Como no me gusta tirar nada, si me veo en esa situación, me pongo como loca a investigar e inventar formas alternativas de aprovechar hasta la última gota del producto en cuestión. Así que de eso precisamente va mi último Cosmoclip, de dos maneras diferentes de utilizar tu tónico facial que probablemente no conocías.

2 hacks de belleza con tu tónico facial - ver vídeo en Cosmo