Cuarto de baño sin plásticos

Cómo librarte de una vez por todas de los envases de plástico en tu cuarto de baño

En el vecindario en el que vivo pasan a recoger el reciclaje una vez por semana, los miércoles por la mañana. No es como en España, que uno puede ir cualquier día con su bolsa al contenedor correspondiente para quitarse de en medio los envases de vidrio o plástico que tenga por casa. Toca guardarlos durante toda la semana, y a veces en las casas pequeñas eso supone tener que andar jugando al Tetris en algún armario o trastero, o incluso en la propia cocina.

Pero el lado positivo es que, cada vez que hago la compra en el supermercado ahora me lo pienso dos veces antes de comprar algo que venga en bandeja de plástico, y siempre intento encontrar otros productos alternativos. Aunque solo sea por el egoísmo de no tener que andar bregando con el reciclaje en casa durante toda la semana, pero lo importante es que el efecto es positivo en el medio ambiente.

Champú sólido de Lush

Desde hace tiempo y por cuestiones prácticas a la hora de viajar con equipaje de mano me he pasado a los champús y acondicionadores en pastilla. Empezó siendo solo un truco para saltarse las dichosas restricciones referentes a los líquidos al viajar en avión, pero la verdad es que me parece un formato muy práctico para este tipo de producto. Y como estaba segura de que tenía que haber también otras soluciones similares para otros productos cosméticos, me propuse hace algún tiempo llegar a tener un cuarto de baño lo más libre posible de plásticos. Y justo la semana pasada me crucé en Facebook con este vídeo al respecto que me ha dado algunas ideas y que hoy quiero compartir con vosotros.

Ideas para reutilizar pajitas de plástico

Un par de formas prácticas de reutilizar pajitas de plástico

Ahora que empiezo a estar algo más concienciada con el tema del medio ambiente me estoy tomando lo del reciclaje mucho más en serio. Tengo la sensación de que aquí en Inglaterra la gente presta mucho más atención al asunto, más que nada por la forma en la que está organizada la recogida de basuras.

En la zona en la que vivo la basura orgánica se recoge solo una vez cada 15 días —sí, habéis leído bien— y no hay contenedores públicos en las calles. Es decir, cada apartamento o casa tiene un bidón en su jardín y tiene que apañárselas para que toda la basura que una familia genera en dos semanas quepa ahí. Pero también tenemos un cajón de reciclaje por apartamento, y ese sí que pasan a vaciarlo cada semana.

De este modo consiguen que la gente se moleste en reciclar, porque de otro modo el bidón de basura orgánica se llena en unos días y se queda uno sin sitio para sobrevivir el resto de las dos semanas.

El reciclaje se mezcla todo en el cajón —vidrio, cartón, plástico, etc.— y el camión que pasa tiene diferentes compartimentos y los operarios separan las cosas en el momento de recogerlas. Si has echado al cajón algo que crees que se recicla pero no es así (como me pasó a mí alguna vez con envoltorios de plástico) te lo vuelven a dejar en tu cajón de reciclaje para que te lo comas con patatas te encargues tú de tirarlo donde corresponda. Sigue leyendo “Un par de formas prácticas de reutilizar pajitas de plástico”

Ideas súper prácticas para reutilizar tus portalentillas

No uso lentillas de forma habitual, solo he usado lentillas de colores o de fantasía en ocasiones puntuales, como por ejemplo para disfrazarme en Halloween. Pero cuando lo hago y me toca desecharlas procuro quedarme siempre con el estuche portalentillas que suelen traer para transportarlas, ya que con el tiempo he ido descubriendo cada vez más usos prácticos y formas de reutilizarlos.

Normalmente son de plástico de muy buena calidad, y su diseño a prueba de derrames convierte a los portalentillas en una opción a tener en cuenta si queremos llevar pequeñas cantidades de líquidos —como enjuague bucal en plan monodosis, o crema hidratante y base de maquillaje— en nuestro bolso o maleta. Yo además siempre llevo uno de estos estuches en el bolso cuando me pongo pestañas postizas para salir de fiesta. Así tengo la tranquilidad de que me las puedo quitar cuando quiera y guardarlas sin que se estropeen hasta que llegue a casa (para quien no lo sepa: los párpados se cansan de llevar pestañas postizas durante muchas horas seguidas, sobre todo cuando no estamos acostumbrados a usarlas de forma habitual; por eso a veces tengo la repentina necesidad de quitármelas mucho antes de llegar a la comodidad de mi cuarto de baño).  Sigue leyendo “Ideas súper prácticas para reutilizar tus portalentillas”

DIY x 2: soporte para cargar el móvil + funda calcetín

DIY Móviles

Esta semana me he visto poseída por el espíritu del reciclaje, o eso al menos puede deducirse echando un vistazo a mi nuevo Cosmoclip. En él os cuento cómo convertir el bolsillo trasero de esos vaqueros que se nos han quedado pequeños en un práctico soporte para sujetar el móvil mientras lo cargamos enchufado a la pared. Y os cuento también una forma fácil y rapidísima de hacernos una funda universal para móviles de cualquier tamaño usando solo un calcetín mono y un poco de hilo.  Sigue leyendo “DIY x 2: soporte para cargar el móvil + funda calcetín”

¡No tires las bolsitas antihumedad de los bolsos y zapatos!

Trucos con bolsas de gel de sílice

Cuando compramos un bolso nuevo o unos zapatos a menudo nos encontramos en el interior unas bolsitas de papel con una sustancia granulada dentro. Se trata de perlas de gel de sílice, un desecante fabuloso que se encarga de que la humedad no haga de las suyas y cause por ejemplo malos olores dentro de nuestro bolso mientras está guardado en el almacén de la tienda.

Lo habitual es no prestarles demasiada atención a estas bolsitas de papel, e incluso tirarlas enseguida. Pero lo cierto es que podemos reutilizarlas para muchísimas cosas, tal y como os cuento en mi Cosmoclip de esta semana.

Ver vídeo - trucos caseros con gel de sílice

Haciendo uso de estos pequeños trucos caseros damos una segunda vida a estas bolsitas antihumedad al mismo tiempo que cuidamos el medioambiente y protegemos por ejemplo nuestras joyas de plata, nuestras fotos o nuestras prendas de cuero. Al igual que ocurre con estas últimas tampoco está de más dejar una de estas bolsitas de gel de sílice en el interior de nuestros bolsos de piel favoritos cuando va a estar cierto tiempo almacenados.

Además, el gel de sílice puede volver a reactivarse cada cierto tiempo para que recupere su capacidad de absorción si vemos que la ha ido perdiendo. Para ello bastará con calentarlo en el horno o en el microondas para ayudar a que se evapore la humedad que haya ido absorbiendo.

¿Qué os han parecido estos trucos? ¿Usáis estas bolsitas desecantes o las tiráis a la basura en cuanto os topáis con ellas en una caja de zapatos o un bolso nuevo? 😀

5 trucos de belleza ¡con un cepillo de dientes!

Trucos de belleza con un cepillo de dientes

Mi hermana Laura me contó una vez que usaba un cepillo de dientes para exfoliarse de forma suave los labios cuando los tenía agrietados o antes de hacer un maquillaje de fiesta en el que fuera a darles protagonismo. La idea me gustó tanto que, no solo se la copié, sino que además me puse a darle vueltas al asunto para ver qué otros usos relacionados con trucos de belleza podía tener un cepillo de dientes reciclado.

Aunque se me ocurrió alguno más, estos cinco que os muestro esta semana en mi Cosmoclip son los que suelo usar de forma más habitual, hasta el punto de que en casa tengo siempre al menos dos cepillos más aparte del que uso para lavarme los dientes: uno para el pelo -para los usos que vais a ver en el vídeo- y otro para exfoliar y quitar durezas.  Sigue leyendo “5 trucos de belleza ¡con un cepillo de dientes!”

Segunda Moda: Renueva tu armario de forma responsable

Cada temporada me prometo a mí misma invertir solo en prendas de buena calidad y concederme solo uno o dos caprichos. Pero igual que para el 31 de enero se nos han olvidado todos los buenos propósitos del día de año nuevo, en cuanto llegan las rebajas sufro de amnesia selectiva y acabo comprando muchas más cosas de las que necesito o debería.

No puedo evitarlo, a pesar de tener clarísimo el fondo de armario que espero llegar a tener algún día, me pueden las gangas de las tiendas low cost. El problema principal llega cuando te das cuenta de que no tienes un vestidor del tamaño de tu salón (algo con lo que todas las mujeres soñamos secretamente), y no sabes qué hacer con esa falda midi tan mona, pero que sabes que no volverás a ponerte.  Sigue leyendo “Segunda Moda: Renueva tu armario de forma responsable”