Decálogo para trabajar en remoto

Mi decálogo para ayudarte a trabajar desde casa durante la cuarentena

Después de ocho años como nómada digital creo que tengo algo de experiencia en lo de trabajar lejos de la oficina. Al principio cumplía a pies juntillas el cliché de pasarme los días escribiendo desde cafeterías monas y muy instragrameables mientras tomaba cantidades ingentes de chai lattes, supongo que porque el hecho de estar rodeada de extraños enfrascados en sus propias conversaciones sustituía en parte al aspecto social que me estaba perdiendo por trabajar en remoto.

También tiene algo que ver el que en mis anteriores apartamentos no fuera capaz de encontrar el lugar idóneo para trabajar de forma cómoda —sobre todo en el anterior al actual, en el que la única habitación que podía destinar a ello era tan diminuta que resultaba incluso claustrofóbica, con todo el lío de focos, fondos, trípodes y demás parafernalia que suelo tener siempre de por medio para grabar—. Por eso a la hora de escribir o editar casi siempre prefería buscar alguna cafetería con WiFi cerca de casa.

Las cosas han cambiado en ese sentido desde mi última mudanza, así que hoy quiero contarte cuáles han sido esos pequeños trucos, ideas o gestos que me han ido facilitando cada vez más la tarea de trabajar desde casa.

Teletrabajo durante la cuarentena

1. Prepara un rincón exclusivo para ello que te haga ponerte en modo trabajo. Ya sé que no siempre es fácil, sobre todo si te toca compartir vivienda con compañeros de piso u otros miembros de tu familia. No hace falta que tengas tu propio despacho —aunque de ser así, mejor que mejor—, sino que se trata de encontrar un hueco en el que puedas concentrarte. Puedes hacerte con una mesa plegable y montarla en una esquina del salón o de tu dormitorio, idealmente cerca de alguna ventana para disfrutar de los beneficios de la luz natural. Evita trabajar desde la cama o el sofá, por muy tentador que parezca. Por higiene mental es mejor que tu cabeza sepa diferenciar perfectamente cuándo toca trabajar de cuándo toca relajarse viendo Netflix.

2. Intenta marcarte un horario y respetarlo. Si en tu empresa ya te lo marcan entonces no tienes que preocuparte de este aspecto. Pero si eres freelance como yo vas a necesitar un poco de autodisciplina. A mí me gusta mucho trabajar por la noche porque me va la cabeza mucho más rápido y además toda mi comunicación relacionada con temas laborales suelo hacerla por email, así que no tengo por qué estar disponible en horario comercial. Esto me permite despertarme tarde y sin necesidad de despertador —sobre las 10:00h—, dedicar el resto de la mañana a ir al gimnasio (obviamente me refiero a antes de que empezara la cuarentena) y hacer las tareas domésticas, y ya ponerme a trabajar cuando termino de comer. Después hago una pausa para cenar con mi pareja y ver alguna serie, y vuelvo a trabajar, normalmente hasta las dos o las tres de la madrugada. Mi vida puede parecer un poco caótica vista desde fuera, pero la verdad es que tengo una rutina bastante marcada y eso me ayuda mucho para organizarme.

3. No trabajes en pijama. Reconozco que yo misma me he saltado esta regla alguna que otra vez, y es que resulta muy tentador eso de no tener que vestirse, sobre todo si ese día no nos toca hacer ninguna videollamada. No digo que tengamos que vestirnos como si fuésemos a ir de verdad a la oficina. Pero arreglarse un poco también nos ayuda a ponernos en ese estado mental adecuado para rendir más. A mí antes no me costaba tanto porque al fin y al cabo solía salir de casa por las mañanas, a veces para hacer la compra y a veces para comer en algún restaurante. Pero desde que empezó la cuarentena he tenido que renegociar este aspecto conmigo misma, y ahora lo que hago es que tengo pijamas de dormir y pijamas de día. Los pijamas de día suelen estar compuestos por pantalones de chándal y jerséis calentitos y esponjosos, cómodos como cualquier pijama, pero con cierta dignidad por si me toca hacer alguna videollamada improvisada.

4. Maquillaje, ¿sí o no? No hay consenso en este aspecto. Me consta que hay quienes se pintan los labios incluso aunque luego tengan que ponerse una mascarilla para ir a hacer la compra, y otros a quienes la pandemia les ha servido como excusa para relajarse un poco en ese sentido. Cada cual tiene que encontrar el tipo de rutina que mejor le haga sentir. En mi caso me he quedado en un punto intermedio: solo me maquillo si me toca grabar algún vídeo; el resto del tiempo únicamente me pongo crema hidratante, corrector de ojeras y un poco de colorete, por aquello de verme al menos buena cara.

5. No comas delante del ordenador. Del mismo modo que te desaconsejo que trabajes desde la cama, ahora te pido que, cuando hagas el descanso para comer —sea de quince minutos o dos horas— desconectes mental y físicamente del trabajo por completo. De otro modo la jornada de trabajo en remoto puede terminar siendo de diez o más horas antes de que te des cuenta, y empezarás a acumular cansancio que afectará a tu rendimiento laboral a medio y largo plazo.

6. Desactiva las notificaciones del móvil y silencia todos esos grupos de WhatsApp a los que no paran de llegar memes sobre el coronavirus o la metedura de pata del político de turno. También puedes configurar el modo no molestar de tu móvil —todos lo tienen— para que solo te notifique las llamadas y mensajes de ciertos números de teléfono.

7. Si te ha tocado hacer la cuarentena con niños en casa o si tienes vecinos muy molestos, invierte en unos auriculares con cancelación de ruido y evitarás muchísimos dolores de cabeza además de mejorar considerablemente tu concentración. También podrás reutilizarlos en aviones y trenes cuando por fin nos levanten el confinamiento y nos permitan viajar de nuevo.

8. No caigas en la tentación de pretender hacer las tareas domésticas al mismo tiempo que trabajas. Las tareas domésticas son ya un trabajo de por sí, y aunque de vez en cuando puedas poner una lavadora mientras respondes emails, lo único que conseguirás es mermar tu capacidad de concentración y terminarás necesitando más horas para hacer tu trabajo. Mejor organizarse y asignar tiempos determinados para cada cosa.

9. Mantén tu rincón de trabajo tan ordenado como puedas. Hasta hace no mucho yo me amparaba en eso que dicen de que las personas desordenadas son más creativas para justificar lo que en el fondo era solo pereza. Pero desde que intento llevar una vida un poco más minimalista, como tengo menos trastos en general, me resulta más fácil mantener el desorden a raya. Y eso se traduce en que no tengo que malgastar energías buscando un cuaderno o un determinado documento en una pila de folios encima de mi mesa, y puedo centrarme en terminar mi trabajo cuando antes.

10. Por último, si echas de menos el lado social de ir todos los días a la oficina aprovecha la tecnología para hacer videollamadas con tus compañeros de vez en cuando, o sincronízate con tu mejor amigo para hacer juntos una pausa a media mañana y tomaros juntos el café mientras charláis por Skype. De esta forma el aislamiento se te hará mucho más llevadero.

Espero que puedas aprovechar alguno de estos consejos, y si tienes algún truco de esos que facilitan la vida relacionado con trabajar desde casa, me encantaría que me lo contases en un comentario. 🙂

Facturación para bloggers

Asesorescloud.es: olvídate de todos los quebraderos de cabeza (burocráticos) de ser autónomo

Darse de alta en autónomos como blogger

Optar por la vía freelance y hacerse autónomo es un camino por el que, por fortuna o por desgracia, cada vez más jóvenes españoles se decantan. Puede que sea porque están cansados de no encontrar un puesto a la altura de sus expectativas trabajando por cuenta ajena, o bien porque tienen una idea de negocio con la que esperan conseguir más calidad de vida.

Pero por si acaso la vida freelancer no fuese ya lo bastante incierta, para llegar hasta ella hay que sufrir una serie de trámites que pueden ser un auténtico dolor de cabeza para quienes no estamos acostumbrados a lidiar con la burocracia. Sigue leyendo “Asesorescloud.es: olvídate de todos los quebraderos de cabeza (burocráticos) de ser autónomo”

Carmen Velarde - Intel

#Nosinmi2en1: resumen de mi experiencia (vídeo)

Ya han pasado tres semanas desde que me llegó mi ASUS Transformer Book T300 Chi y es el momento de repasar un poco la experiencia y sacar conclusiones al respecto. Debo reconocer que he tenido oportunidad de sacar partido de este equipo con Intel Core M en muchas situaciones y lugares diferentes, tanto para trabajar como para disfrutar de juegos, películas o incluso ratos de lectura.

Dentro de la gama de portátiles 2 en 1, este ASUS T300 Chi me ha sorprendido por su versatilidad, ya que además de poderse utilizar en todas las posiciones que otros equipos de este tipo (como la posición tienda de campaña para jugar o ver vídeos), también existe la posibilidad de separar la pantalla por completo del teclado para usarla como si fuera una tableta. Un detalle muy práctico por ejemplo a la hora de viajar en avión, ya que hoy en día hay muchas aerolíneas que solo permiten que se usen durante el vuelo dispositivos electrónicos que puedan manejarse con una sola mano. Estoy deseando ver la cara que se le queda a la azafata cuando me vea separar la pantalla de mi ASUS la próxima vez que venga a decirme que tengo que guardar el portátil. 😛  Sigue leyendo “#Nosinmi2en1: resumen de mi experiencia (vídeo)”

odcast Ximena de la Serna destacada

‘Asalto emprendedora’, el podcast de las mujeres con iniciativa

Asalto Emprendedora Ximena de la Serna

Creo firmemente que la foto de mi amiga Ximena debería aparecer en el diccionario al lado de la palabra emprendedora. Siempre que nos reencontramos anda inmersa en una nueva aventura a la que dedica un entusiasmo envidiable y contagioso. Lo mismo está preparando un ebook, que recopilando consejos de belleza o productividad en sus vídeos para Youtube. Es polifacética y todoterreno como pocas, y es imposible no dejarse arrastrar por ese torbellino de energía que le imprime a todas las cosas que hace.

Por eso cuando este verano me propuso ser una de las primeras entrevistadas para su nuevo podcast no me lo pensé dos veces. Siempre es un placer colaborar con ella, pero la experiencia es aún más gratificante cuando además el objetivo no es otro que el de ayudar a otras mujeres a emprender en internet una nueva aventura laboral que se ajuste a sus deseos y expectativas.

Con esta idea en mente ha nacido Asalto emprendedora, un podcast semanal en el que Ximena reúne los consejos y experiencias de mujeres que de un modo u otro, han decidido liarse la manta a la cabeza y buscarse la vida en internet.  Sigue leyendo “‘Asalto emprendedora’, el podcast de las mujeres con iniciativa”

Ventajas de trabajar desde casa

Celebrando el Día del Trabajo en Casa

Día del Teletrabajo

La empresa Microsoft promueve por segundo año consecutivo su iniciativa el Día de la Oficina en Casa, con la intención de concienciar a las empresas de las innumerables ventajas del teletrabajo. Antes de nada quiero dejar claro que no soy tan boba como para afirmar que cualquier profesión pueda desempeñarse lejos del centro de trabajo, aunque es cierto que no comparto esa reticencia de muchas empresas de nuestro país a permitir que sus empleados administren su jornada laboral, sobre todo en sectores relacionados con la creatividad o la tecnología.

Puede parecer exagerado, pero a muchos empresarios les gusta sentirse dueños absolutos del tiempo de sus trabajadores. Aunque suene a broma, es una forma actual del dicho de la esclavitud no se abolió, sino que se cambió a ocho horas diarias. Ellos creen que la empresa será mucho más productiva cuantas más horas puedan disponer de sus empleados ya que piensan que cuando estos acaben de desempeñar su labor podrán encomendarles otra, pero lo cierto es que por cuestiones de supervivencia y para preservar la salud mental, los empleados dosifican su rendimiento.

Si se les dijera que podrían tomarse el resto del día libre cuando terminaran su labor, nos sorprendería ver cuántos han acabado a la hora de comer. Pero el trabajador sabe que no va a ser así, y que como poco tendrá que estar sentado en su sitio hasta las siete de la tarde en el mejor de los casos, por lo que se toma las cosas con calma. El empresario, que puede elegir entre productividad/resultados o tener a una persona a su disposición durante un número determinado de horas, suele preferir esto último.  Sigue leyendo “Celebrando el Día del Trabajo en Casa”