Contorno de ojos con veneno de medusa de Naturalium Bioactive

Contorno de ojos con esencia de veneno de medusa de Naturalium Bioactive: ¿elimina las ojeras?

Llevo ya tres semanas poniendo a prueba el contorno de ojos con Esencia de Veneno de Medusa de Naturalium Bioactive así que ya tengo una opinión bastante formada sobre este producto y quiero compartirla en este post por si os estáis planteando probarlo, para que sepáis qué esperar de él, para qué funciona de maravilla y para qué no.

Yo lo conseguí en la tienda online de Mírame Academy, una academia tanto presencial como online especializada en cejas y pestañas, pero que también se dedican a la venta al público de ciertos productos de belleza. El envío fue rapidísimo a pesar de ser internacional y la persona encargada de la gestión fue muy amable y accesible y resolvió rápidamente todas mis dudas por correo electrónico. Leer Más

Yoga Sllim 7 unboxing miniatura 2

Lenovo Yoga Slim 7: unboxing y primeras impresiones

La pandemia por la que el 2020 va a pasar a la historia ha afectado a nuestras rutinas de trabajo de muchas formas distintas. Hay quienes de repente se han visto obligados a montarse una oficina improvisada en el salón o en la cocina, o quienes viajábamos de forma regular para asistir a eventos y ahora nos arrepentimos seriamente de no haber invertido a tiempo en Zoom, dado que prácticamente todos esos eventos han pasado a celebrarse de forma virtual.

Pero si algo tenemos en común todos los que de alguna manera podemos trabajar desde casa es lo mucho que la tecnología nos ha facilitado la tarea. No quiero ni imaginarme lo que hubiera sido tener que pasar por una situación así hace quince o veinte años, cuando internet era aún una dimensión un tanto abstracta y limitada o las video llamadas algo que aún nos sonaba lejano o incluso a película de ciencia ficción. Qué complicado hubiera sido entonces organizarse en la distancia con los compañeros de oficina, o qué difícil habría resultado la situación para los que vivimos lejos de la familia y de los amigos. Leer Más

Leggings remodelantes y reafirmantes de Nivea

Leggings reafirmantes de Nivea: ¡cómo nos gustan las cosas fáciles!

Ya el concepto de crema anti celulítica está creado en base a una mentalidad bastante perezosa: en lugar de machacarnos en el gimnasio y de vigilar exhaustivamente nuestra dieta, queremos poder lograr los mismos resultados con el único esfuerzo de untarnos las piernas con un potingue mágico y maravilloso. Pero, aunque pueda parecerlo, este no es el colmo de la pereza.

El colmo de la pereza es querer incluso saltarnos el paso de tener que untarnos dicha crema todos los días. Que alguien o algo nos releve y nos sustituya en esa tediosa tarea, y que aún así podamos disfrutar de los resultados. Y eso es lo que prometen los leggings reductores de Nivea.

Ojo, que yo no critico esta mentalidad del mínimo esfuerzo. De hecho, me siento muy identificada con ella. Si no, no hubiera acabado comprando también, toda llena de esperanzas, estos leggings hace unos años. Leer Más

Adiós foro Vogue Divinity

Cierran el foro de Vogue: ciberacoso vs. libertad de expresión

El #AdiósForoVogue —el cierre del mítico foro de la revista Vogue España, con más de diez años de vida a sus espaldas— ha sido la noticia bomba de la semana dentro del ámbito del mundo online fashionista. El detonante ha sido el vídeo de YouTube en el que la bloguera Alexandra Pereira, responsable de Lovely Pepa, confesaba a sus seguidores que ya no podía más: que no podía seguir haciendo oídos sordos al ciberacoso al que se ha visto sometida durante los últimos ocho años por parte de las usuarias de dicho foro.

Alexandra muestra en su vídeo capturas de pantalla de algunos de los más de 70.000 —sí, 70.000— mensajes que habían sido publicados en las 2.800 páginas de un hilo de dicho foro dedicado a ella exclusivamente, con la única finalidad de criticar todas sus apariciones y publicaciones en su blog y perfiles de redes sociales. Leer Más

El mito de una vida de la que no necesitas vacaciones

El mito de “una vida de la que no necesites vacaciones”

Yo soy la primera que defiende a capa y espada eso de busca un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida. Pero solo hasta cierto punto. No hay nada más enriquecedor que poder ganarse el sustento haciendo algo que nos apasiona y que hace que las horas que pasemos trabajando vuelen casi sin darnos cuenta. Pero si algo he aprendido a lo largo de mi vida adulta es que de todos los trabajos, —por muy maravillosos que sean— se necesitan vacaciones, por el bien de nuestra salud mental y de nuestra creatividad.

Todos necesitamos vacaciones

Cuando era adolescente era una adicta a las artes marciales. Me saqué el cinturón negro de Hapkido y el azul de Taekwondo, y competía en distintas disciplinas de estas dos artes marciales, además de probar otras en cuanto tenía la más mínima oportunidad. Salía de clase y me iba directa al gimnasio a entrenar, y hacía otro tanto los sábados y demás días libres en que abriera el gimnasio. Y a veces, si el gimnasio estaba cerrado quedábamos algunos compañeros para entrenar un poco en algún parque cercano.

Durante los últimos años en la Escuela de Arte Dramático decidí buscarme un trabajo a tiempo parcial para tener algo de dinero para mis gastos. Tras un breve paso por uno de los Telepizza de mi ciudad —no se me daba nada mal estirar masa y voltearla en el aire, que conste— me pareció más lógica y atractiva la idea de trabajar en gimnasios dando clases de Hapkido. Al fin y al cabo era algo que me encantaba y que seguro que iba a ser mucho más llevadero que estar preparando pizzas. Así que en cuanto me surgió la oportunidad, acepté la propuesta y empecé a dar clases, al principio a niños y más tarde también a adultos.

No voy a mentiros: lo pasé en grande. Tuve la suerte de dar con unos alumnos increíbles que me mantenían motivada para preparar a fondo cada una de mis clases, y yo misma aprendí más enseñándoles de lo que me habría esperado.

Pero enseñar —independientemente de la materia de la que se trate— es una tarea muy exigente y mentalmente agotadora, y después de mi segundo año dando clases me di cuenta de que mi entusiasmo inicial había decaído considerablemente. Mi pasatiempo, mi pasión, se había convertido en trabajo y por lo tanto en una obligación, y estaba empezando a perder su halo seductor. Leer Más