Ni fueron felices ni comieron perdices: Las princesas caídas de Dina Goldstein

Snowhite by Dina Goldstein

Las expectativas irreales que las historias de Disney graban a fuego en la mente de muchas niñas, concretamente en la de su hija, fue el motivo que impulsó a la fotógrafa Dina Goldstein a crear su serie Fallen princesses, en la que nos muestra lo que podría ser la cruda realidad de la vida cotidiana de las princesas de los cuentos clásicos más allá del y fueron felices y comieron perdices.

Seamos realistas, lo más probable es que a Blancanieves su apuesto marido no le ayudase demasiado con las tareas domésticas, amparándose en el argumento de que después de cuidar de siete enanitos, cuatro críos llorones seguro que eran pan comido para ella. Mucho más descansada estaría en cambio la Bella Durmiente. Aunque después de cien años de siesta el que otrora fue su joven y atractivo príncipe tendría edad para estar como mínimo en una residencia de ancianos. 

Sleeping Beauty by Dina Goldstein

Tampoco sería muy halagüeño el destino de la princesa Pocahontas, que se quedaría como una solterona que vive en su cabaña rodeada de gatos mientras su amado John Smith regresaba a su Inglaterra natal, o el de Caperucita Roja, con bastante sobrepeso de tanto meterle mano a la cestita con la merienda para su abuela, plagada de comida rápida.

Pocahontas by Dina GoldsteinRed Riding Hood by Dina Golstein

Princesas de cuento con vidas desidealizadas a base de una buena dosis de realidad mezclada con un toque de cruel sentido del humor son las protagonistas de esta serie de fotografías, perfectas para ponernos los pies bien sobre la tierra.

Princess and pea by Dina GoldsteinJasmine by Dina GoldsteinRapunzel by Dina GoldsteinAriel by Dina GoldsteinCinderella by Dina GoldsteinBelle by Dina Goldstein

Si os gustan las fotografías de Dina Goldstein visitad su web In the doll house y encontraréis otra serie de imágenes en las que desmitifica la idílica felicidad de Barbie y Ken, no tiene desperdicio.

13 respuestas a “Ni fueron felices ni comieron perdices: Las princesas caídas de Dina Goldstein

  1. Sumisas y esposas, y si no, brujas (mejorando lo presente). Los cuentos de Disney sólo reproducen estereotipos de los que deberíamos huir, más si hablamos de educar a críos. Ellas son princesas guapérrimas necesitadas de protección qué prácticamente sólo se mueven en el entorno privado/ hogar (pobrecita Rapunzel). Ellos, en contraposición, son valientes, fuertes y perfectos dominadores del espacio público. Cuánto daño.

    Me gusta

    1. Está bien huir de la realidad a través de historias bonitas, pero que en todas se repita el estereotipo de mujer florero que no puede más que esperar a que su príncipe azul la salve hace que a base de tanta repetición muchas mujeres acaben creyendo que eso es lo que hay que esperar de la vida.

      Necesitamos más princesas guerreras! 😛

      Me gusta

¿Charlamos sobre esto? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.