Steph y yo viendo el atardecer

Paseos en tiempos de pandemia: Arthur Fletcher, The Music Man

Desde que empezara el segundo confinamiento aquí en Inglaterra, hace algo más de un par de semanas, mi vida social se ha visto reducida a un único paseo los jueves por la tarde con mi vecina y amiga Steph. Aquí las medidas permiten que nos encontremos con una única persona con la que no convivamos siempre y cuando sea al aire libre, así que si el tiempo lo permite Steph me recoge en mi portal después de comer, y caminamos juntas hasta el paseo marítimo de Torquay.

Brindis en el paseo marítimo de Torquay

Para que la caminata dure un poco más, y para que nos dé tiempo de ponernos al día con nuestra charla, damos un pequeño rodeo bordeando el puerto deportivo y cruzamos el puente levadizo antes de encaminarnos al Costa Coffee, uno de los pocos sitios que quedan abiertos en la zona y donde solemos pedir un par de bebidas calientes para llevar. Después nos sentamos un rato frente al mar para ver el atardecer mientras nos calentamos las manos, ella con su cappuccino y yo con mi chai latte.

Steph y yo viendo el atardecer

Todo el paseo marítimo está salpicado de bancos conmemorativos como el que os enseñaba en este post de Instagram, y esta semana Steph me mostró con orgullo uno dedicado a un amigo suyo que falleció en 1992.

Arthur Fletcher The Music Man

Arthur Fletcher era más conocido como The Music Man entre sus amigos tanto por ser batería en un club de jazz de Torquay que ya no existe pero que era muy popular en su época, como por ser el alma de cualquier fiesta en la que pusiese un pie. Cuando supo que estaba a punto de morir quiso despedirse de todos sus amigos y seres queridos con una celebración por todo lo alto en el piso en el que vivía, que estaba justo en uno de los edificios del acantilado que queda detrás de donde está ahora su banco.

El banco de Arthur Fletcher

Dice Steph que fue una fiesta memorable, como las que solo se hacían antes. Y que todos los amigos músicos de Arthur se habían puesto de acuerdo para despedir la velada tocando y cantando My way de Frank Sinatra. Cuenta que fue un momento muy emotivo, pero también muy feliz porque Arthur se sabía en cierto modo afortunado por poderse despedir así de todas las personas a las que amaba, a sabiendas de que algún día ellos recordarían la situación con una sonrisa, justo como Steph estaba haciendo en ese preciso instante.

Cuando Arthur falleció sus amigos hicieron una colecta entre ellos para pagar el banco conmemorativo. Y me confiesa Steph que decidieron ponerlo en ese punto del paseo marítimo, no porque Arthur soliera pasear mucho por allí, sino porque así cuando ellos pasaban delante del banco no podían evitar alzar la vista hacia aquel edificio en el que habían celebrado su vida para despedirlo.

El banco de Arthur Fletcher en el Seaside de Torquay

4 respuestas a “Paseos en tiempos de pandemia: Arthur Fletcher, The Music Man

¿Charlamos sobre esto? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .